TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos Infantiles / Recuerdas tu primer día de escuela? - [F:11:11434]


Sectumsempra,22.01.2010
Lo que más recordamos de nuestra escuela es el primer día y el ultimo, pero hablemos del primero, para algunos fue algo muy nuevo y maravilloso, para otros fue devastador, y para otros casos como el mío fue irónico y algo chistoso.
recuerdo que llegué y me senté como buena niña esperando al maestro, en ese entonces yo tenía 5 años, já! recuerdo que llegó un niño y a pesar del ruido de los demás niños escuche que me dijo:
"te quieres casar conmigo?"
ja! fue tan aterrador para mí en ese momento, pero ahora que lo pienso fue gracioso, lo primero que me dijeron el primer día de clases fue una propuesta de matrimonio jajaja y tan sólo tenía 5 años...

entonces yo asustada le dije "no te oí, qué me dijiste?"
y el me repitió la misma pregunta
"que si te quieres casar conmigo?"
entonces yo le dije otra vez
"no te oí" él repitió lo mismo y así sucesivamente hasta que me cansé y me tapé los oidos y me puse a gritar
"!no te oigo, no te oigo, no, no, no!!!!!!!!!"
jajaja todos se me quedaron viendo y el niño se fue muy abochornado..
ja ja y así fue mi primer día de clases.
 
Muertelenta,22.01.2010
Tengo una cicatriz de ello.
 
Sectumsempra,22.01.2010
no creo que seas la única, de mi primer día de clases no me fuí con cicatrices, pero durante mi segundo año de primaria... hasta hace poco superé mi trauma, todo por que me cambiaron de escuela y habían unos mocosos escuincles del demonio.. perdón por las expresiones pero de verdad fue horroroso todo ese acoso a mi edad, pero bien creo que estas cicatrices nos hacen fuertes en el futuro, o es por lo menos lo que intento creer en mi caso
 
flop,26.02.2010
La historia esta interesante. El tema es, como se la debería contar para que pueda ser literatura infantil y se la pueda contar a los niños de 1º grado que sería la edad de la protagonista.
No se olviden que en este foro todo debe ser contado para los niños.
 
lovecraft,07.03.2010
Solo fui a 1ºbasico!
 
loretopaz,30.03.2010
Recuerdo un edificio enorme, gigante, con enormes puertas, pasillos interminables y un gran patio vacío y desolador. Nunca me sentí tan pequeña e intimidada como en ese primer contacto con la escuela.
 
flop,31.03.2010
bloretopaz

ESo que acabas de decir es rescatable. Podría ser el principio de un cuento infatil si te lo propones.
Cuenta con mi ayuda.

Hasta ahora son comentarios entre adultos pero así como están no son relatos infantiles.

A ver quien se anima a trabajar un poco más./b
 
_rhcastro,31.03.2010
Conocì las estrellas de cerca. Eso recuerdo.-
 
rezsito,03.11.2010
Llevaba mandil gris rata y una lonchera amarilla, mi cabello caia en cerquillo sobre mi frente.

La puerta del colegio se encontraba abierta de par en par, muchas madres sonreian y hacian adios con la mano a sus hijos, mis futuros compañeros de clase y amigos, quienes lloraban mientras eran arrastrados al interior por una profesora de rostro afable.

Fui el unico que ingreso sonriendo y haciendo adios con la mano mientras mi mamá lloraba entre el gentio.
 
yosoyasi2,11.01.2011
recuerdo mi primer día de escuela y apretada a las manitas de un tio muy querido. algo mayor que yo
sentía como mi corazón golpeaba en el pecho.
me costó superar el miedo, pero habia cierta rivalidad con él y bastó que me repitiera: sos mujer, vos?
 
flop,11.01.2011
bYo soy así:
Traer un recuerdo de la memoria es un buen comienzo si lo que queremos es trasformarlo en un relato infantil.
Ahora tenés un buen trabajo por delante. Ya que, así como está, lo primero que te preguntaría un chico es:
¿Es tonto? ¿Por qué le pregunta si es mujer? ¿Acaso no la ve?
Bueno, ya que te mandaste en un foro de textos para niños. Te desafío a que lo sigas trabajando. No importa si para hacerlo anécdota tengas que agregar algunos ingredientes que no estaban en el relato que pasó de verdad. De eso se trata. Adelante.
A ver si sos la primera que lo logras. Acá muchos tiraron sus recuerdos pero luego arrugaron.

 
yosoyasi2,11.01.2011
claro que si, flop, aquí estaré
 
Tanitani,11.01.2011
Mi primer dia escolar fue en el jardin de infantes de una escuela inmensa con tres patios, llena de niños bochincheros y maestras altas con delantales de colores. Estaba como en una jugueteria, un poco aturdida pero sin miedo, me gustó todo, todo, todo
 
Lacaradelaluna,11.01.2011
Nop, no recuerdo nada de los 9 años hacia atrás... ¿Está mal?
 
flop,12.01.2011


bContar como punto de partida para narrar:

Todos contamos oralmente en nuestras conversaciones cotidianas. Contamos lo que nos ha sucedido en el día, lo que hemos visto y nos ha impresionado, lo que nos han contado, lo que soñamos e imaginamos.

Porque todos contamos, todos podemos llegar a contar artísticamente.

La oralidad de nuestras conversaciones tiene que ser el puente de partida si deseamos formarnos como narradores artísticos, si queremos contar no sólo en la rueda de amigos cercanos, sino frente a un público.

Si queremos utilizar una anécdota para una creación literaria, para leerla, o contarla a los chicos, debemos trabajarla.

La idea del foro es trabajar y ayudarnos a convertir una simple anécdota en un texto para niños. Hasta ahora todos arrojan algo salido de la memoria sin procesar y luego lo abandonan.

Espero el primero que presente su anécdota contada para niños. Y además aclaren para que edad la están contando.

¡A trabajar! Esto no es un recreo. :(



 
miriades,12.01.2011
Mi primer día de escuela

-Muy buenos días- una voz ronca sentí cuando abrió las puertas la escuela esa mañana. Yo algo perdida, ni sabía quien hablaba y no respondí al saludo; sólo me tomé bien fuerte de la mano de mi papá.
- Esta es la escuela, hija-dijo él apretándome, también mi mano y con su sonrisa me díó algo de tranquilidad.
Ya dentro, en una recepción de grandes ventanales y techos bien altos apareció alguien que mágicamente sabía mi nombre.
- Hola, Inés- era una señora de delantal blanco, algo vieja para mi, que se acercó dulcemente a darme la bienvenida. Yo, asustaba, me trepé por los pantalones de mi papi y abrazada a él esperé mi consuelo. Las lágrimas rodaban ya en mis mejillas. Todo era muy desconocido. Tanto maestra como padre trataron de calmarme.
Cruzamos un inmenso patio y llegamos a un aula. Yo seguía alzada. Sentándose mi padre conmigo a upa en su regazo, en una sillita pequeña, pude ver una gran sala como si fuera una ciudad en miniatura. Eso me gustó. En un rincón, una casita con cocina, cacerolitas, muñecas. Más allá un biblioteca llena de libritos con estantes a baja altura y tambien un lugar repleto de bloques de madera. Tan atenta miraba todo que sin darme cuenta, ya me había despegado de mi papá, que con ojos chispeantes me miraba de cerca de la puerta. Eso sí, otros niños también estaban alí, pero a mí por ahora ellos, ni me interesaban. De la casita, tomé una muñeca de trapo, la acomodé en cuna de juguete, la tapé con una mantita y le movía para que se durmiera. De repente con dulce canción la maestra alzó su voz y nos invitaba a los niños a sentarnos en esas sillitas frente a amplias mesas redondas. Por primera vez, sentí que otros niños andaban a mi lado. La idea seguía sin gustarme mucho, pero observadora, en silencio, los contemplé a cada uno. Uno rubio y charleta; una niña pelirroja y sonriente; otra, de pelo castaño, curiosa y callada me miraba de arriba abajo. Cantando la maestra se presentó. Dijo que se llamaba Juanita y de a poco fue nombrando a cada uno de nosotros con un títere de un oso en la mano. Mi primera sonrisita relució ese día. Luego atenta vi como mi papá se retiraba del lugar. Supuse que volvería enseguida y a jugar con plastilina vi como jugaba el resto de mis compañeros. Yo solamente miraba como hacían pelotitas, la aplastaban y como mezclaban los colores. Entre angustia y curiosidad sentía en mis adentros, pero no lloré, sólo permanecí pensativa. Al ratito, las puertas del aula se abrieron y salimos al inmenso patio. Del lado de Juanita, no me despegué ni un segundo. Eso sí. me entretenía mirando como corrian, se trepaban al tobogán y jugaban a rondas los otros niños. No pasó mucho tiempo y pude ver que mi papá se colaba también en ese patio. Mi sonrisa fue inmensa al volverlo a ver. No sé que habló con la maestra, pero lo que sí sé que a ella, le acerqué mi cara, ella me besó y dijo con voz bien suavecita, acariciándome los cabellos: -Hasta mañana, Inés. Me gustó que estuvieras a mi lado. Te has portado muy bien. Me abrazó con tanto cariño que es algo que no olvido. Feliz, de la mano de mi padre fuimos a mi casa, donde conté sin parar a mi familia, todo lo que pasé en mi primer día de Jardín.
Recuerdos que no se borran de mi memoria.

Esta es mi anécdota que creo que puede ser contada para niños de cinco, seis años. Besitos, Flop.
 
Tanitani,12.01.2011
bueno,ahora entendí.luego colgaré mi texto
 
flop,12.01.2011


b Me emocioné. Mucho. Miriades me sorprendiste enormemente.
A mí como adulta me llegó hasta el alma tu relato.
Puede verte chiquita, demasiado flaquita con ojos grandes. Pude ver a un papá preocupado por su chiquita tratando de remplazar a su madre como podía. Pude ver ausencias que dejan huellas.
El tema, ideal para un niño que comienza la primaria, así también como más grande. Un tema potente, enfrentarse a un espacio muy grande, desconocido de la mano de un papá. Una niña callada, con tristezas ocultas, introvertida que se quiere asomar al mundo. Atrapa.
Te felicito.

Este es el primer cuento nacido de una anécdota real.


 
MujerDiosa,12.01.2011
Me siento muy feliz al leer relatos hermosos, frescos, inocentes. Me hace bien saber que fueron dentro de todo felices, aunque con algunas excepciones. No sé bien lo de Muertelenta y lo de Sectumsempra, pero casi acaban con mi vida.

De tener que narrar no mi primer día, sino mi primer año y medio en la escuela, sería muuuy diferente y para nada podría adaptarse a un público infantil. Por lo tanto, adelante todos aquellos que hayan disfrutado de su primer día de escuela!!!
Un abrazo grandote.
 
Tanitani,12.01.2011
genial Miriades! no sabia como hacer un cuento que tocara el alma de niños - niños y grandes - grandes, ahora puedo elaborar algo de mi propia niñez. Felicitaciones !
 
yosoyasi2,12.01.2011
mis felicitaciones a las que se animaron y contaron su cuentito
pronto viene el
mio

 
jagomez,12.01.2011
Yo no tengo la menor idea de cómo fue mi primer día de clases, creo que pro primera vez me sentí libre, en fin, buenas historias las aquí narradas, graciosas, gracias por la sonrisa
 
tarambana,13.01.2011
miriades: Se ve que el recuerdo está fresco, lleno de imágenes y emociones. Lo supiste transmitir. Me llegó. Me gustó. Felicitaciones.
 
miriades,13.01.2011
Tantas felicitaciones me emocionaron a mí. Muchas gracias por hacerme saber que les gustó la anécdota y espero poder leer más anecdotas para niños por aquí. Flop, la iniciativa fue tuya. Gracias, principalmente a vos.Saluditos.
 
mariaclaudina,14.01.2011
Tenía miedo, muchísimo miedo. Me sentía una hojita caída de un árbol, volando como loca en un patio enorme, montada en el viento cálido de marzo.
El guardapolvo blanco me fastidiaba en el cuello; no me gustaba nada cómo se sentía, áspero, duro, nuevo.
En la pared del salón había un adorno de yeso de forma ovalada color gris. Allí vi con total claridad la cara de mamá.
Lloré.
 
tequendama,15.01.2011
Es hermosa la primer historia. Me encantó.

De mi primer día de clases no recuerdo nada, debe haber sido normal, pues mi cabecita no la registro. Lindas historias.
 
flop,15.01.2011
mariaclaudina
excelente microrelato que se le puede leer a un niño tanto como a un adulto.
Un besito
 
loretopaz,17.01.2011
Miriades: que cantidad de detalles guardaste de ese primer día, son hermosos recuerdos, que ademas permiten ver la diferencia entre una entrada "suave" a un jardin infantil por ejemplo, y la llegada al primer grado de la escuela, muchas veces más brutal. A mi me tocó llegar de sopetón a una escuela "normal", a ver si me sale algo con sabor infantil, que pueda gustar a los niños.
 
loretopaz,17.01.2011
Mariaclaudina, tu relato es precioso, entregas en dos o tres pinceladas todo el desamparo que puede llegar a sentirse en ese primer dia de escuela.
 
loretopaz,17.01.2011
Bueno, traté de escribir algo, no sé si sea un poco largo para niños de 6 años, aqui va en todo caso:

Lola caminaba muy derechita de la mano de su mamá rumbo a ese nuevo mundo que se presentaba ante su vida, la tan anhelada ESCUELA. El edificio era imponente y cuando su mamá tocó el timbre que le parecía altísimo, su corazón empezó a latir con más fuerza. Lola se sentía diminuta frente a esa puerta y ventanas tan grandes, parecía un lugar más adaptado a los hijos de un gigante que a niños como ella.

Cuando la gran puerta de madera se abrió, la oscuridad que cubría todo al interior aumentó aun más su inquietud, ese lugar no le gustaba para nada, y Lola se aferró con todas sus fuerzas a la mano de su mamá que ya había empezado a conversar con la mujer en la puerta entreabierta.

Una vez dentro, se dio cuenta de que la pieza no era oscura, y que sólo le había parecido así por el contraste con el brillo del sol en la calle. El director las recibió con amabilidad, y le conversó a la mamá de timbres, horarios de entrada y salida, matrícula y del delantal blanco obligatorio. Mientras escuchaba, Lola empezó a tranquilizarse, y cuando el director leyó en voz alta la lista de útiles escolares a ella le pareció que se trataba de una lista de palabras mágicas: lápiz, goma, cuaderno, silabario, lápices de color, goma líquida, tijeras sin punta.

A Lola le encantó ir a comprar el delantal, el bolsón y todos los útiles escolares, y los días siguientes se entretuvo mucho mirando las ilustraciones del "Silabario Hispanoamericano", cuyas hojas daba vuelta con mucho cuidado, tal como le había enseñado su papá.

Cuando llegó el día tan esperado, Lola partió feliz de la mano de su mamá, la escuela ya no le parecía tan terrible. Pero a medida que se acercaban y que iban apareciendo más y más niños y niñas con delantales y bolsones, empezó a intimidarse nuevamente, la mayoría era más grande que ella y casi todos ya tenían amigos.

Lola empezó a dar pasos cada vez más cortos y a caminar más y más despacio, y su mamá llegó a la puerta de la escuela casi arrastrándola. Lola quería partir de ese lugar, ya se le habían quitado las ganas de aprender a leer y escribir, y no se despegaba de su mamá mientras ella buscaba a la maestra de primer año.

La señorita Cecilia tenía una lista con los alumnos entre los cuales figuraba el nombre de Lola. Al darse cuenta de que sus compañeros de clase eran pequeños como ella, Lola se resignó a soltar la mano de su mamá. Después de despedirse con un beso, Lola se quedó mirándola hasta que desapareció en medio de las otras mamás en la puerta de entrada. Agachó la cabeza y se pasó rápidamente la mano por la mejilla para secarse una lágrima que se le había escapado.

Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiiing, sonó el timbre de salida. Lola corrió a abrazar a su mamá y se puso a hablar de todo lo que le había visto y oído durante ese primer día de clases: la fila antes de entrar a la sala, Lucía, su compañera de asiento, los primeros palotes, el recreo, los grandes que corrían como locos, y tantas otras cosas. Tenía mucho que contar.
 
miriades,18.01.2011
Maria claudina, hermoso tu microrrelato . En ese adorno de yeso encontraste el apoyo necesario para aceptar el cambio.
Loretopaz, también me gustó tu historia. Muy ágil y llevadera incorparando también todo tipo de detalles. Le añadiste un muy buen sabor para niños. Te agradezco tu comentario a mi anécdota.
Tequendama , me alegro que te haya gustado lo que escribí.
Por las anécdotas que he leido creo que el común que tienen es que a todos se nos hizo difícil el cambio y derramamos lágrimas.
Flop, te dejo saluditos por acá.
 
mariaclaudina,18.01.2011
Muchas gracias! Es cierto miriades, ese cambio fue muy duro!
Los relatos que leí son todos muy lindos! Creo que ayudarían mucho a los chiquitos que enfrentan ese día que, por más que pase el tiempo, siempre está lleno de incertidumbres...
 
yosoyasi2,19.01.2011











MI PRIMER DIA DE CLASE

Tengo como 5 años y ya soy grande.
Este año por primera vez voy a ir a la escuela y voy a estudiar mucho, porque quiero ser veterinaria para curar a los perros y gatitos.
¡Mis papis me compraron un delantal blanco como las nubes, y una cinta, para sujetar mis rulos.

Me encanta el olor nuevo que tienen mis zapatos.
Todo está preparado.
¡Claro que algo de miedo tengo y miles de mariposas me vuelan en mi pancita!
Kuqui, mi hermano mayor, me alienta.

_Pero si no es nada pavota ¡Y en los recreos, no quiero que me busques! No sea que me hagas pasar papelones con mis compañeros.

Hago puchero y pregunto:

_ ¿Y que voy a hacer?

Me apreté a sus manos y nos encaminamos a la gran aventura
¡En la puerta todos se saludaban y las seño repartía besos a los chicos!

Mi hermano me acompañó hasta mi aula y se fué.
Entré y me senté en el último pupitre.
Acomodé mis cuadernos, mis lápices y mi merienda.
Un gordito entró corriendo y se llevó mi manzana.
Me largué a llorar y al escucharme, mi hermano entró rápidamente al aula y agarró al chico por un brazo justo cuando se estaba escapando y le dijo muy enojado:

_ ¡Ahora vas a ver a la salida!

El gordito rápidamente me devolvió la manzana y salió corriendo. Yo estaba segura de que no me iba a molestar más y le di un sonoro beso a mi hermano en la mejilla. Él se lo sacó con la manga de su guardapolvo, pero yo igual sé que le gusta pero siempre disimula.

De pronto escuché una canción hermosa;
“Alta en el cielo”.

Entró mi maestra con los que iban a ser mis compañeros y al verme con cara de susto me pasó la mano por mis rulos, me sonrió y yo le dije:

—Soy la nueva.









 
flop,19.01.2011


bYosoyasí gracias por un cuento tan tierno, tan cercano. Las emociones fluyen y nos dejan ver los celos entre hermanos, no querer responsabilizarse por el más pequeño, pero luego el amor es mucho más fuerte y sale a defenderlo.
Tanto grandes como chicos nos sentimos identificados con estos sentimientos tan humanos, cercanos al mundo infantil.
No dejan de sorprenderme.
Al final fue bueno que empezaran este foro hace tanto y un año después lograran resolverlo.
Un abrazote grande.
Gracias por contarnos este relato impregnado de recuerdos.


 
girouette,20.01.2011
Leí el relato de yosoyasi2 y me encantó jajaja, tempranamente le pidieron matrimonio.
Bueno, a esa edad los niños hablan más de casarse que ya grandecitos.
Te felicito flop, trataré de volver por aquí.
Abrazos.
 
mariaclaudina,20.01.2011
yosoyasí: PRECIOSO!! Muy tierno, y hermosamente trazada esa relación de amor que nos une a nuestros hermanos.
 
girouette,20.01.2011
yosoyasi2: Me encantó tu relato (este también),
muy tierno y muy verdadero. Felicitaciones.
 
jagomez,20.01.2011
Felicidades yosoyasi2, tu primera clase y lo has hecho maravillosamente, felicidades, abrazo amiga
 
tanitani,20.01.2011
Hoy mi mamá me dijo que empezamos una nueva etapa, no sé que eso de las etapas, pero algo bueno debe ser, porque ella estaba muy contenta y se puso un vestido muy lindo.
Ella me dijo " Tani vas a conocer a la señorita y a jugar con tus nuevos compañeros de la escuela"
Yo sentí alegría porque mis hermanos ya van a la escuelita del barrio, que estpa recién pintada y tiene tres patios enormes, la conozco bien porque el año pasado ibamos con mami a dejarlo a mi hermanito Joaquín, en el jardín ¡y este año me toca a mi!
Mamá me peinó con dos trenzas, que mucho no me gustan, a mi me queda mejor el pelo suelto, pero ella dice que se enamaraña mucho ¿que será enmaraña?
Me puso un delantal a cuadritos blanco y rosa con mi nombre bordado por la abuela.
La abu también estaba contenta esta manaña, cuando me dió el beso de despedida me dijo "mi nenita se esta haciendo grande" y yo le conteste "abuelita no llorés que estoy creciendo despacito"
 
miriades,21.01.2011
Yo soy así precioso tu relato de tu primer día de clase en primaria de la mano de tu hermano, que bien supo cumplir su papel de tal. Veo que te fue de gran apoyo. Hasta la canción de la bandera recuerdas y también esa primera caricia de la maestra. Me pareció escucharte con fina vocesita diciendo: Soy la nueva " Hermoso fue imaginar ese día de clases.
Tani, todos esos preparativos de ese primer día de escuela están muy bien reflejados en tu cuento. La despedida de la abuela y tu contestación le dan un marco de ternura sin igual.
Besos a todos.
 
yosoyasi2,21.01.2011
tani hermoso, tierno y dulce tu relato
 
flop,21.01.2011

bloretopaz
Releí varias veces tu cuento y me pareció fabuloso.
Tiene ritmo, música, suspenso, idas y venidas en la acción y buen remate.
Me están dejando muy sorprendida.
Un excelente aporte para la literatura infantil. Era sólo cuestión de tirar el hilo de la memoria y conectarnos con el niño de hoy.


 
tanitani,21.01.2011
gracias flop y gracias compañeras es un placer jugar a ser niña, descubri cositas en la memoria que tenia olvidadas o casi. besos a todas Tani
 
flop,22.01.2011
bTanitani tu cuento corto es una dulzura.
 
loammi,22.01.2011
No me recuerdo tanto, quizás los años han borrado un trozo de memoria, lo unico es que debe haber sido tormentoso, los dias consecutivos, eran un verdadero espanto, que me alejasen de mi mamita y ya no tener apretada su monito santa, era mi tormento, enfrentarme a tanto niño desconocido unos más malos que otros, niñitas peleadoras ufff.

Por apariencia, fíjate en mi casa era regalona la hija menor, siempre me cuidaban pero en ese lugar los juegos para mi eran una pesadilla, hasta me coscorreaban, no sabia defenderme, siempre solitaria en cualquier banca del patio me sentaba y esperaba que ya me fueran a buscar...sólo queria ver la carita de mi mami....eso ansiaba todo el rato.

Fui muy retraida, entonces antisocial, niña obediente, buena, respetuosa, silenciosa...

Simplemente no me gustó el colegio.
 
flop,22.01.2011
Loami tu recuerdo es fresco y nos describe a una niña tímida que se enfrenta a compañeros que la atemorizan.
Si te animás el tema es muy bueno para escribir un cuento con un principio, un conflicto y un final.
Teniendo el recuerdo tan fresco es cuestión de pensar como lo podemos presentar y por supuesto se le puede agregar cosas que te imagines de ficción que muevan la acción.
En cuanto al colegio para mí fue una experiencia muy impersonal, éramos 30 niñas en 1º grado y perdí valioso años de mi vida que me hubiera podido dedicar a jugar y a estudiar un montón de cosas que no me dejaron hacer por cumplir con lo que ellos me pedían sin considerar mis capacidades y posibilidades. :(
Luego de grande además de trabajar como maestra me dedique a seguir estudiando y perfeccionarme en lo que más me gusta y nunca dejé de hacerlo.
Un besote
 
loammi,23.01.2011
Flop es verdad me gustaria participar, escribir mis vivencias en un cuento con un nudo, un desenlace, eso me gusta, imaginación como de las mil leguas de largo, así como aquella vez que me salio sangre de nariz, veras siempre fui la más pequeña de mi curso, y mi carita era tierna, ojos grandes Jumper bajo la rodilla delantal limpio y con mi nombre en la solapa, cuidaba mi goma como el mayor tesoro, era de miga blanca, no sé que misterio tenia dentro de esa goma pero lucia una franja azul al medio, y amaba esa goma, tanto se la habia pedido a mi mamá que me la compro, entonces le di un lugar especial y era el hueco de mi mano, esta gomita llenaba mi mano entonces, en una oportunidad una niña grande me quitó mi goma llore alli mismo, y le decia pásamela, pero ella se la echo a su bolsillo, yo lo vi, y claro fui forzada a ir a la profesora y yo le insisti que la tenia en su bolsillo, la niñita le dijo que era de ella, pero al final me la dieron a mi, era mía. Pero no queria perderla, ahora de grande cuido mis cosas me duele perderlas, si flop igual es triste lo que tu viviste pero sirvió, ahora enseñas y eres bienaventurada. Voy a leer los otros post están muy buenos, te das cuenta que a menudo nos acercamos en relatos como estos donde vemos que nuestras vidad se desenlazan en un mismo vivir o pasar. Saludos estaré escribiendo un bonito cuento. Gracias por abrirme los brazos
 
flop,23.01.2011
Les dejo un cuento que me llega desde Cuba sobre experiencias de ingreso a la escuela.
Como en Cuba no les permiten abrir internet se lo ponemos nosotros aquí.
La autora se llama Menchi del Carmén Rico y trabaja en la biblioteca de La Habana con niños muy pequeños.


EL PRIMER DÍA DE CLASES


Llegó el primer día de clases y Vivían empezaba Prescolar.
-Despierta hijita, hoy es tu primer día en la escuela.
-Vivían abrió los ojos, se levantó de un salto, se lavó la cara, los dientes y cuando salió del baño ya venía poniéndose el uniforme. La mamá la ayudó a vestir, la peinó y la niña fue a desayunar.
-¡Qué linda se ve esa niña con uniforme! –exclamó el papá.
Llegaron a la escuela y se dirigieron al aula de Prescolar.
-¡Qué aula tan linda! –le dijo la mamá.
-Sí mami, está muy linda pero no te vayas –respondió la niña.
La maestra se acercó y le dijo cariñosamente:
-Ven conmigo Vivian, para que conozcas a tus compañeritos.
-Acompaña a tu maestra –aprobó la mamá.
La niña sujetó muy fuerte la mano de la mamá y empezó a llorar.
-Ven tú también mami, no me dejes sola.
-¿Sola? Vas a estar con todos los niños y la maestra –le explicó la mamá.
Vivian siguió llorando y la maestra la acarició y fue a atender a un alumno que llegaba.
Los niños seguían entrando. Otro niño, Raulito, tampoco quería que su mamá se marchara y estaba a su lado lloriqueando.
Al día siguiente ocurrió lo mismo. Ni Vivian ni Raulito querían que sus mamás se fueran pero la maestra intervino:
-Todos tenemos obligaciones. Los abuelos, ayudan en la casa; los mayores, van a trabajar; los jóvenes, estudian; los niños, vienen a la escuela a aprender y si son muy pequeñitos al círculo. Ahora, se despiden de sus mamás y vienen conmigo para el aula.
Los dos niños siguieron a la maestra llorando y las mamás se marcharon.
El jardinero de la escuela, era un viejito al que todos los niños llamaban “abuelo”. El no había perdido un detalle de lo ocurrido y a la hora del receso buscó a Vivian y a Raulito que todavía seguían lloriqueando y les preguntó:
-¿Qué les pasa? ¿Por qué lloran?
Los niños no respondieron.
-¿La maestra es buena o es mala?
-Buena –afirmaron.
-¿Algún niño les hizo algo? –preguntó el abuelo.
-No, pero nos queremos ir para la casa.
-Está bien, yo les voy a ayudar. Me escriben en este papel el teléfono de sus casas y yo llamo para que los vengan a buscar.
Vivian y Raulito dejaron de llorar.
-Yo no sé escribir el número del teléfono. ¿Tú sabes escribir, Raulito? –preguntó Vivian.
-Yo no sé –respondió el niño.
Entonces el abuelo les dijo:
-Vamos a hacer una cosa: ustedes me prometen que van a venir a la escuela todos los días hasta que aprendan a escribir el teléfono. Cuando ya sepan, lo anotan y yo llamaré a sus casas.
-Está bien –aprobaron los niños y poco a poco dejaron de llorar.
Al día siguiente cuando llegaron a la escuela el abuelo los esperaba en la puerta.
-Aquí tienen un papel, atiendan a la maestra para que aprendan a escribir el número de teléfono de sus casas. Ya saben, cuando sepan apuntarlo yo llamo para que vengan a recogerlos.
-Sí, abuelo –respondieron Vivian y Raulito.
Entraron al aula, atendieron a la maestra y compartieron con otros niños.
Cuando terminaron las clases el abuelo los esperaba.
-¿Aprendieron a escribir el número?
-Todavía abuelo, hoy la maestra nos enseñó los días de la semana –respondió Vivian.
-De lunes a viernes venimos a la escuela y el sábado y el domingo son los días de pasear –agregó Raulito.
-Está bien, me dan el papel en blanco y mañana se los entregará de nuevo.
Otra vez estaba el viejito jardinero en la puerta esperándolos.
-Aquí tienen el papel, veremos si hoy les enseñan los números.
Ese día, cuando terminaron las clases también entregaron el papel en blanco al abuelo que los esperaba a la salida.
-Abuelo, no aprendimos los números pero sí los colores –explicó Vivian.
-Hicimos una competencia en el aula y mi grupo ganó –añadió Raulito entusiasmado.
-La maestra dijo que mañana haríamos otra y seguro que les ganamos –enfatizó Vivian.
Cuando el abuelo les fue a dar el papel al día siguiente, Vivian le dijo:
-Abuelo, hoy la maestra va a explicar las figuras geométricas, enseñará los números otro día, pero no te preocupes, ya no tengo apuro para aprenderlos, me gusta mucho mi escuela.
Raulito añadió:
-Yo voy a venir todos los días a clases. La maestra es muy buena, tengo muchos amigos y no quiero que avises a mi casa para que me vengan a buscar.
Entonces, el abuelo botó el papel en blanco y sonrió satisfecho mientras veía alejarse corriendo a los dos niños que los primeros días de clases se quedaban llorando.

 
miriades,23.01.2011
Hermosa anécdota de Menchi, Esa ocurrencia del abuelo dio su efecto positivo. Muy buena historia.
 
yosoyasi2,25.01.2011
me encantó, manchi
 
loretopaz,27.01.2011
Que fuerza tienen todos los relatos, son recuerdos llenos de vida, y leyéndolos me doy cuenta de que esa primera vez en que se sale del hogar es un verdadero trauma, y que es importante poder contarlo de forma tal que ayude a los niños a tomar conciencia de sus miedos y angustias y puedan tal vez enfrentarlos y superarlos mejor.
 
Sectumsempra,29.01.2011
yosoyasi! muy tierno tu cuento me parecio muy bueno.

podemos hacer de anecdotas cuentos, ahora no recuerdo alguna que valga la pena pero ya pensare en una
 
loammi,03.02.2011
Ahora bien, podría contar tal incertidumbre del primer día que llevé a mi hijo al párvulo saliendo de la puerta de mi casa las manos nuestras no se separaban, el jardín infantil estaba cerca, caminamos dos cuadras, iba con su uniforme su mochila sus lapices de colores, sus útiles, y una conversación tan trivial, lo que quería conseguir es darle un toque normal, el hecho de ir a la escuela, quería evitar a toda costa el escandalo, entonces le decía que pronto lo iría a buscar y tendría una rica comida para el, entonces el me contaría de sus nuevos amiguitos, ja ja. Quedaban algunos pasos cuando sentía cada vez mas pesado su caminar, como que cada paso que daba le costaba más, su rostro parecía una luna, con ojos suplicantes, no quería mirarle y pasar por inadvertido que su manito se apretara más a la mía, él no solo lloro, pataleo y grito....¡No quierooooo!

La tía lo dejo igual, entro sólo porque iba con su primita que lo llevó de la mano, juntos ellos dos, mi niño me miro hasta desaparecer y yo no pude desprender mis ojos de él. luego que entro a la salida me cayeron lágrimas de mis ojos y lo espere hasta el final, sufría por él, inevitablemente.
Creo que el hecho de unirnos por el cordón umbilical hace que me duelan las entrañas por cada desacierto que comete, mi entonces primogénito hijo, ojala volviera a ser un niño de 4 años,
 
flop,05.02.2011
Loami así como lo contás suena un recuerdo traumático. Pero verás que vuelta podes darle para transformarlo en un relato infantil.
Tendrás que pensar a que edad lo queres dirigir.
Puede ser de tres a doce. Pero hay que elegir una edad para saber a quine le estamos contadando nuestra historia.
Un beso.
 
_libelula_,14.02.2011
Mi primer dia en la escuela fue horrible, se puede decir que crecí casi casi un tanto salvaje (jajajaja si cabe la expresión) y querer ponerme de buenas a primeras en un colegio de monjas fué el mayor error de mis padres. Me tuvieron que coger de las piernas y los brazos mientras me sacudía para soltarme, me da pena recordar a la pobre monja que le mordí la mano. Esta de mas decir que no entre a mi aula ese día. Pero los padres "que siempre saben lo que es mejor para nosotros" decidieron que se me pasaría y que me acostumbraría. Nunca. En 6to grado me sacaron, se imaginan! 6 años después rodeada de monjas imponiendo reglas que no entendía y yo solo quería ser libre. Fué en el otro colegio donde fuí feliz, pero esa es otra historia.
 
MujerDiosa,16.02.2011
Leí el relato de Yosoyasí2 y de Loammi, y me encantaron!!! Bravo Flop que sacás adelante este Foro lleno de dulces, alegres y traviesos recuerdos!

Como el mío no puedo comentar acá, les contaré algo breve que hizo mi hijo más chico en su primer día de clase: Vaya a saber porqué, no le gustó algo que dijo o hizo la maestra, entonces fue derechito hacia ella sin que se diera cuenta, y le mordió bien fuerte y con todas las ganas la cola!!! jájajaaaa...
Ay Flop, no te enojes si me río por eso, es que causa gracia. Al parecer le duró bastante la marca del tarascón!. Besitos a todas y todos.
 
ergozsoft,16.02.2011
Dìas felices aquellos...

Pero despuès se pudriò todo cuando los maestros se convirtieron en "trabajadores de la educaciòn".

ergo, vaya paradoja eso de "trabajadores"

 
el_tabano,16.02.2011
http://www.mundolibertar... a.pdf
 
flop,17.02.2011
Tanto libélula como mujerdiosa tendrían que entrar en un relato de humor y absurdo para poder llevar estas historias al mundo infantil.
¿Realmente quieren trabajarlas?
Un besote a todas.
 
flop,17.02.2011
el tabano:
no es el tema que estamos tratando en este foro.
 
el_tabano,18.02.2011

Perdón, dejé el enlace como una respuesta al comentario de Ergozsoft. En realidad, no me había fijado bien de qué era el foro, por eso me costó encontrarlo hoy. Quisiera hacer notar que el foro fue abierto para relatar la anécdota del primer día de clases, no específicamente para hacer de eso un texto de literatura infantil, aunque ese parece ser la orientación que se le quiso dar después. Considerando el objetivo original, el primer día como una experiencia de la niñez, el enlace no me parece estar fuera de lugar. Y no está de más leer a Ivan Illich, un extraordinario pedagogo considerado un anarquista de la educación y que propugnaba la desescolarización. En el texto que dejé, habla del proceso según el cual el adulto va transformando el hecho traumático en un hecho romántico y nostálgico. Quizás, sólo digo quizás, eso podría hacer replantear la conveniencia de esta experiencia como tema de literatura infantil.
 
-St_Clipper,03.06.2011
Yo me acuerdo q mi abuela me sacó una foto, y camine (me quedaba re cerca) y estaba emocionada por mis colores nuevos :3 y porque mis bancas tenian una compuerta pa guardar los libros ;D
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]