TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / juanmilpreguntas / Mil Preguntas y el rey de hombres

[C:86657]

MIL PREGUNTAS Y EL REY DE HOMBRES
Por: Juan Esteban Osorio G.

Capitulo 1:

Mil Preguntas se encontraba solo, durante cuatro días había caminado por las ardientes arenas del desierto, este viaje era uno de los más extraños que había emprendido, pero debía de seguir las indicaciones del Guardián del Tiempo para encontrar al Rey de Hombres, y la ruta del norte, que cruzaba el desierto, era la que el guardián había señalado. Mil Preguntas que siempre estaba atento, escucho con atención un batir de alas, venia del oriente, Mil Preguntas concentro todo su atención en aquel sonido que rasgaba el viento: Es un águila, pensó para si mismo y sonrió.

Mil Preguntas se durmió a un lado del camino, hizo fuego y se sentó a comer el pan de centeno que siempre lo acompañaba. De pronto sintió otra vez el batir de alas pero esta vez muy cerca, tan cerca que casi lo podía tocar, Mil Preguntas se volteo, un águila majestuosa, de plumas blancas y negras lo miraba fijamente. - ¿Qué quieres de mi? Susurro Mil Preguntas al águila.

Y el águila elevo sus alas y trazo un circulo alrededor de Mil Preguntas, que asombrado la observaba, luego se poso en la arena y dibujo un circulo con sus garras.

Mil Preguntas dijo al ave: - Ya puedes revelar tú verdadera forma.

Y en un abrir y cerrar de ojos un viejo de pelo largo y nariz puntiaguda estaba sentado frente a Mil Preguntas con una expresión de amistad sincera.

- Soy Águila Manchada y he venido a entregarte el báculo con el que se ha de gobernar a los hombres.
- Yo soy Mil Preguntas un caminante más. Exclamo Mil Preguntas con una reverencia.

Los dos se dieron un apretón de manos, y el anciano dijo:- Dormiremos hoy aquí, mañana será otro día.

Al levantarse Mil Preguntas, lo primero que advirtió era que el anciano aún continuaba dormido, antes de que Mil Preguntas se le acercara este exclamo:- No le niegues el descanso a un viejo y más cuando a cuidado día y noche el buen dormir de la gente de su pueblo. Más bien recoge las cenizas que ha dejado el fuego, ve a aquella roca que esta a tú izquierda y entierralas allí, no queremos que el fuego siga viviendo y acechando por estas tierras que ya tienen suficiente con el calor que produce el Sol.

Mil Preguntas un tanto confundido hizo lo que el anciano había indicado, luego se dirigió de vuelta al lugar donde se encontraba Águila Manchada.

Mil Preguntas le dijo:- ¿Podrías decirme porqué exclamaste que el fuego puede aún seguir vivo después de haberse hecho ceniza?

- Mira el fuego es como una fuerza, ¿tú has sentido una fuerza alguna vez o me equivoco?
- Si, si la he sentido exclamo Mil Preguntas. Por ejemplo he sentido la fuerza de...
- Calla eso no nos incumbe, exclamo el anciano en un tono seco. Y prosiguió: - Bueno eso no nos incumbe por ahora, lo importante, lo realmente importante, es saber que una fuerza nunca muere, la fuerza del fuego en el desierto puede alimentarse de la fuerza del Sol o de la arena y volver a su antigua forma, la forma que podemos ver, pero esta no es real, bueno para algunos si, para otros, digamos que no.
- O sea que el fuego aún vive, después de haberlo apagado.
- Pues claro! ¿Porqué crees que le pusimos una roca encima?
- No entiendo, ¿para que pusimos la roca? Exclamo Mil Preguntas un tanto vacilante.
- Solo una fuerza puede contenerse o dirigirse si así le quieres llamar, si es nivelada por otra fuerza de una naturaleza contraria a la de ella, bueno en algunos casos.
- A ver si entiendo usted me esta diciendo que todo lo que para nosotros perece sigue vivo en otra forma, una forma por así decirlo no perceptible.
- Si es perceptible! Es perceptible con tus entrañas. Y el anciano callo e hizo un gesto a Mil Preguntas con sus manos, era como una especie de orden a ejecutar, pero Mil Preguntas se quedo parado en el mismo lugar. El anciano se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia el norte mientras decía: - Muchas veces no necesitas de palabras para darte a entender.

Capitulo 2:

Águila Manchada y Mil Preguntas caminaron durante horas, al cabo de las cuales llegaron a una aldea, las personas de la aldea tenían una contextura similar a la de Águila Manchada y eran muy amigables.
- ¿Por qué todos sonríen cuando pasamos?
- Porque esta gente sabe mirar en el corazón. Dijo el anciano en tono solemne y sonrió a Mil Preguntas.

En la aldea estuvieron toda la tarde y Mil Preguntas se maravillo por la forma en que cada uno de los integrantes de la aldea cumplía su función en una completa concentración, solo de vez en cuando los aldeanos dejaban su trabajo a un lado cuando los niños pasaban cerca con sus risas y alegres cantos, que eran celebrados por los adultos que se ocupaban en las actividades de cualquier aldea común, de cualquier lugar donde convivían hombres que compartían una misma tierra.

Pero había algo diferente en esta aldea, por ejemplo Mil Preguntas se dio cuenta de que en el centro del pueblo se encontraban un grupo de ancianos como Águila Manchada que estaban sentados en pequeñas sillas hechas de paja, de vez en cuando acudían los aldeanos al centro del pueblo y se quedaban conversando con los ancianos, en algunas ocasiones estos se ponían de pie y acompañaban a los aldeanos a sus lugares de trabajo, Mil Preguntas observo como uno se dirigía con un hombre hacia las plantaciones donde se encontraban los cultivos. Mil Preguntas pensó que los ancianos eran como estatuas hermosas que de pronto cobraban vida, por un segundo creyó entender a que se refería Águila Manchada cuando hablaba de la vida que se ocultaba en las cenizas.

- Casi lo logras pero recuerda que te dije que era algo que se percibia con las entrañas. Pero eso requiere de unos pasos, como requiere de unos pasos el convertir la leña en fuego, inclusive diría que requiere de una técnica y de un aprendiz, no cualquiera es capaz de prender un buen fuego para pasar una noche en el desierto.

Mil Preguntas cambio abruptamente el tema de conversación y pregunto: - ¿Por qué esos hombres se dirigen hacia el centro del pueblo a hablar con los ancianos?
- Porque son como árboles que cuidan los secretos de los bosques.
- ¿Y porque se paran de sus lugares los ancianos y van hacia donde los dirigen los aldeanos?
- Para ser más claro ellos son como las águilas que se hacen más fuerte con el tiempo. Las águilas a medida que pasan los años conocen mejor su cuerpo y lo utilizan con mayor destreza. Ellos son el cuerpo del conocimiento y enseñan a los aldeanos las artes aprendidas en el origen de los tiempos.
- Y quien les enseño esas artes?
- Que ya no te dije que habían sido los árboles! Exclamo Águila Manchada un tanto confundido por la pregunta.
- Antes había más bosques mira ahora estamos en el desierto.
- ¿Pero al perderse los árboles, la sabiduría no se pierde?
- Solo se pierde si los ancianos dejan de sentir la tierra, ellos saben que aunque la tierra ha cambiado, sigue siendo la misma, por eso aún ahora se maneja la misma sabiduría. La tierra no es temporal curioso amigo, la tierra es intemporal y en ella habitan fuerzas que estarán en ella hasta su último día, ellas nacieron con la tierra y morirán con ella.
- ¿Y esta siempre ha sido la tierra de su pueblo?
- Digamos que la tierra entera siempre ha sido la tierra de mi pueblo. Pero este lugar nos fue dado como un regalo, por una gran hazaña que hizo un guerrero de antiguos tiempos, ya perdido en la memoria de los hombres pero no de este desierto. De hecho esto antes era un valle fértil, pero este guerrero perdió el respeto que tenia por los poderes y cultivo donde no debía de cultivar e hirió los suelos, en castigo los poderes convirtieron el verde valle en un árido desierto. Desde entonces hemos aprendido a tener respeto, el respeto es lo más importante que debe de tener un hombre a la hora de construir en tierra libre.
- ¿Tierra libre, a qué se refiere con eso?
- Tierra libre mi querido amigo es la tierra que esta libre de la influencia de los hombres, en un principio las tierras fueron repartidas por los poderes a las cuatro grandes razas de hombres, para esto se hizo una gran reunión en la cual a cada raza se le dio una tierra donde habitar y se le dieron secretos que debían de guardar y aprender de esa tierra. El mundo es como un gran libro y en cada uno de los lugares de la tierra hay un capitulo que el hombre debe descifrar, por eso todos los caminos son diferentes pero todos llevan al mismo conocimiento, solo son las distancias las que separan a los hombres. Con el tiempo estas distancias han crecido a pesar de que los “Come Tierra” con sus artefactos dicen que las acercan. El hombre ha olvidado su origen por eso anda como anda, buscando sus entrañas en disfraces de oro y plata.

Mil Preguntas inmediatamente cambio su postura para prestar mayor atención a las palabras de Águila Manchada y pregunto: - ¿Señor Águila Manchada podría usted decirme cuál es el origen de los hombres?

Águila Manchada observo a Mil Preguntas inquisitivamente durante largo rato, al final respondió en un tono cortante:
- ¡El origen de los hombres esta en todas partes, que no ves a tú alrededor!

Capitulo 3:

Águila Manchada le dijo a Mil Preguntas que ya era hora de descansar efectivamente ya las estrellas iluminaban los cielos, era un espectáculo hermoso.

El anciano dijo con dulce voz a Mil Preguntas: - No te quedes observándolas mucho tiempo se pueden llevar tú alma.

De todos los personajes enigmáticos que había conocido Mil Preguntas, Águila Manchada era el más enigmático de todos, pero Mil Preguntas sabia que debía de ser así...
Águila Manchada interrumpió los pensamientos de Mil Preguntas y le dijo: - No se le habla ni de luz ni de oscuridad al ciego.
- ¿Entonces de que se le habla?
- De atardecer y de amaneceres.

Águila Manchada hizo un gesto a Mil Preguntas, que se hallaba meditabundo, y le indico el camino hacia el lugar donde iba a pasar la noche. Al levantarse al otro día Mil Preguntas se sentía renovado, había dormido en una hamaca que colgaba de un salón común donde dormían todas las personas de la aldea.

Mil Preguntas quedo impresionado profundamente por esto y le hablo amablemente a una joven que había acabado de levantarse:- Oye, joven criatura dime ¿por qué duermen todos ustedes juntos?

- Para cuidar el sueño de cada uno de mis pawas.
- ¿Qué es un pawa?
- Es como decir: roca de una misma montaña. Ves la forma de la cabaña asemeja la forma de una gran montaña, nosotros somos las pawas de esa montaña, y a su vez somos sus guardianes.

Mil Preguntas agradeció a la niña por aclararle el asunto que lo intrigaba y le pregunto:- Oye ¿como sabes tanto acerca de las costumbres de tú aldea?
- Señor, a mi me gusta hablar con los ancianos. Por lo cierto señor no las llame costumbres, esas costumbres como usted las llama son wita.
- ¿Y que significa wita?
- Wita es la vida misma de la aldea.

Mil Preguntas salio de la cabaña y observo su estructura, efectivamente su techo largo la hacia parecer una montaña, se dirigió a comer algo con los aldeanos y allí se encontró al anciano. Mil Preguntas se encontraba en una especie de comedor común al aire libre, los aldeanos estaban sentados en circulo y una persona llenaba una gran bandeja con comida que era pasada de mano en mano hasta que se acababa, cada uno tomaba lo que quería de la bandeja. Después de llenar la bandeja un par de veces todos habían comido y se encontraban satisfechos. Mil Preguntas comió de los frutos que eran servidos en la bandeja y le parecieron exquisitos.
- ¿Qué son? Pregunto Mil Preguntas a un hombre fornido sentado a su lado.
- Son bacua. Bacua regalo de Wole.
- ¿Amigo me producía usted decir que es Wole?
- Ahora lo veras.

Mil Preguntas paso todo el día con los ancianos que lo invitaron a sentarse entre ellos y a observar su trabajo. Mil Preguntas se extraño de Águila Manchada no estuviera entre ellos. Y le pregunto a un anciano al respecto. Este le respondió: - Águila Manchada fue escogido por los poderes, por eso le decimos Águila Manchada, Manchada significa escogido.

Mil Preguntas estuvo hablando con ellos largo rato y estos le respondieron por turnos como si todos estuvieran de acuerdo. Mil Preguntas abrió la conversación preguntandoles porque todos los del circulo eran ancianos, estos le respondieron:- A los ancianos ya no nos asombra tanto el mundo como a los jóvenes, nosotros hemos sido curiosos y los árboles nos han enseñado. Por eso estamos aquí, en el circulo, los otros de la aldea están afuera escudriñando el mundo, aprendiendo de los poderes, nosotros también lo hacemos pero en vez de aprendices ya somos guías. Cuando necesitamos saber algo viajamos, en estos momentos muchos de nosotros están viajando así estemos aquí, nuestro corazón esta rondando, abarcando toda la aldea, todo el universo. Recuerda bien esto: somos como el fuego que se levanta de las cenizas.
- Pero ¿como? Pregunto Mil Preguntas desconcertado.
- Como, no se, solo se que el fuego que surge de las cenizas se siente, se siente como si fuera real.
- Y la roca, no hay roca que detenga ese fuego?
- La roca, la roca es el cuerpo, el fuego es la voluntad que tengas para levantar esa roca.
- Ya hemos hablado demasiado, ahora ve a lo alto de la colina, Águila Manchada te esta esperando. Tú ya has recorrido varios caminos, ahora debes de saber que todos los caminos solo te conducen a una certeza, la certeza de que estas vivo, tú decides que hacer con el tiempo que se te es dado, ya sea para prolongar el camino o para acortarlo.
Mil Preguntas se sintió desconcertado y pregunto: ¿como puedo prolongar el camino?
- Esa es la pregunta que tarde o temprano se debe hacer cualquier hombre, exclamaron los ancianos en coro. Con lo que hemos vivido solo te podemos decir que sientas cada pasó que das, nunca pero nunca olvides que el camino yace bajo tus pies. Siempre bajo tus pies. Ahora ve con Águila Manchada, te esta esperando.

Capitulo 4:

Águila Manchada estaba mirando el horizonte, desde la colina se veía toda la aldea.

- Porque me has citado aquí?
- Preguntar es bueno, eso demuestra que tienes deseos de aprender, pero calla, solo escucha. Mil Preguntas escucho pero no logro oír lo que Águila Manchada le pedía que oyera, solo sintió un gran silencio que invadía todo a su alrededor, por un segundo Mil Preguntas se abandono a aquella sensación.
- No te dejes llevar, no te entregues! Exclamo fuerte Águila Manchada en el oído de Mil Preguntas.
- Que no me entregue a que? Balbuceo Mil Preguntas como si acabara de salir de un sueño.
- No te entregues a la ausencia, la ausencia es una de las más maravillosas sensaciones que pueda sentir un hombre, pero no te entregues a ella porque te atrapa y más nunca puedes volver, cuando crees ser libre en ella, te agarra por el pescuezo, no lo olvides.
Luego de un incomodo silencio, Águila Manchada añadió:- Realmente eres libres cuando no tienes cadenas.
- ¿Cadenas? ¿A que se refiere?
- Por ejemplo el mal es una cadena.
- Podría explicarme eso señor Águila Manchada?
- Esta bien. Escucha con atención:- El mal es una cadena, y el bien, o yo diría más bien la manera correcta de vivir, es darse cuenta de que esa cadena existe.
- Pero podría usted decirme por qué los hombres quieren hacer parte de esa cadena?
- Los hombres quieren hacer parte de la cadena por poder. Ellos creen tener poder, porque la tienen bajo sus manos para estrangular a sus semejantes y cuando menos piensan la tienen sobre el cuello. Pero este poder no es real es solo un poder ilusorio, en realidad el hombre que sigue al mal es un instrumento. ¿Que poder anhela el hombre, solo siendo un instrumento?
- Un instrumento del mal, que solo fuera una cuerdita sino fuera por la ambición del hombre.
- Señor Águila Manchada podría usted decirme de qué es el hombre un instrumento?
- De fuerzas que llegaron con los poderes en el inicio de los tiempos. Y Águila Manchada miro al horizonte como si esas fuerzas estuvieran allí presenciando la conversación entre ellos.
- A esas fuerzas debes tratarlas con respeto, con distancia adecuada, nunca te olvides de eso. Nunca intentes entrar en un territorio que no sea el tuyo, en el que no te sientas seguro. Mis ancestros nos han enseñado que lo más importante que uno tiene son sus entrañas, el territorio en donde vive. Para un aldeano lo más importante es su tierra, por eso existe wita.
- ¿Qué es wita?
- Wita es la vida misma que corre por la tierra, wita es cuando estas en comunión con todo, entonces cuando existe wita existe amor, y cuando existe amor puedes compartir.
- Ustedes todo lo comparten verdad.
- Ese es uno de los secretos que esta grabado sobre el báculo que sirve para gobernar hombres. En realidad el secreto del báculo no es su poder, porque no lo tiene, es su sabiduría. Es lo que esta grabado en él.
Y Águila Manchada extendió una manta sobre el suelo, la desenvolvió y ante los ojos de Mil Preguntas apareció un báculo de madera finamente pulida, cubierto de extrañas inscripciones.

Bueno ya lo has visto, es un regalo de Wole a los primeros pobladores de la aldea.
- Quien es Wole?
- Un poder.

- Ahora bajemos a la aldea, ya casi anochece, vamos a honrar a Wole.

Capitulo 5:

Cuando Mil Preguntas bajo de la colina, todos los aldeanos estaban en el centro del pueblo. Cuando Mil Preguntas y Águila Manchada llegaron todos se levantaron y formaron una larga fila horizontal.

De pronto todos empezaron a cantar y a danzar en línea recta, Mil Preguntas hizo lo mismo, al observar a ambos lados se dio cuenta de que todos los aldeanos sonreían y se veían muy alegres.

Alguien grito y toda la caravana se detuvo, estaban en mitad del desierto, llevaban dos horas de camino. Uno por uno los aldeanos empezaron a moverse y a dispersarse algunos se arrodillaban y oraban en vos alta, otros cerraban sus ojos y se quedaban inmóviles con las manos abiertas, otros danzaban pero era una danza diferente para cada cual, Águila Manchada y los ancianos cantaban. Luego de un tiempo de estar en alabanza todos se quedaron inmóviles y empezaron a agitarse y a moverse como si un vaivén de olas los hiciera actuar de esa manera, Mil Preguntas no se explicaba que pasaba pero se sentía flotando en un río de aguas serenas, era una sensación completamente placentera, unos reían, otros lloraban, Mil Preguntas sintió que una puerta se habia abierto en su vientre, sintió como un cordón umbilical fluía de este y se alimentaba del agua, de un agua que no veía, que era completamente invisible para él. Y Mil Preguntas vio a Wole era un gran pez de color rojo que se movía por el aire, al enfocar mejor su visión vio un río, un río de luz corría a lo largo del desierto, y Mil Preguntas vio los bosques que había alrededor del río, y Wole se acerco a él y beso su ombligo... De un momento a otro los ancianos se dieron la vuelta, palmotearon tres veces y la sensación de estar flotando y viendo el río ceso para Mil Preguntas. Los aldeanos se dieron la vuelta y se dirigieron al camino que conducía a la aldea. Águila Manchada alcanzo a Mil Pregunas y le dijo:- Muy bien, veo que estas aprendiendo wita, conexión a través de tus entrañas.
- Que acabo de pasar? Prguneto Mil Prenguntos con un gesto de asombro.
- Por alli corrio el río de Wole, tú lo sentiste así no lo hallas visto, visto con tus ojos. Pero lo sentiste y eso es bueno para ti.
Águila Manchada se irguió y exclamo: - Mira todo esto es un desierto, mi aldea sobrevive, sobrevive porque respeta la tierra y respeta a Wole. Y sabe que el aún esta allí, los Come Tierra olvidan con facilidad esto.
- Desde hace rato lo oigo hablar de los Come Tierra, digame qué son?
- Son los que no tienen wita, por eso arrasan y destruyen la tierra, al destruir la tierra, muere wita y si muere wita, muere todo para un hombre, entiendes, ¡todo! ¿Pregunta a una planta qué puede hacer sin raíces?
Mil Preguntas miro al anciano con respeto y le dijo:- Si pude ver a Wole y su río con mis propios ojos.
- No eran tus ojos eran los ojos de Wole, tú veías lo que él quería que vieras. Todos veían lo que Wole quería que viéramos.

Y añadio:- Wole es un maestro, por eso nos dio su báculo, él enseña a cualquier hombre que lo encuentra. Pero el enseña y no exige nada a cambio viste como todos adoraban a Wole a su manera, así es él no exige pero es infinitamente generoso.
- Es difícil encontrar a Wole?
- Tú no lo buscabas y él te encontró.
- Pero Wole no actúa según su voluntad, todo en el universo es una jerarquía infinita que llega hasta Manwa.
- Manwa?
- Si, el sin nombre.
- Querrás decir el Rey? Repuso Mil Preguntas.
- El Rey, si el Rey, llámalo como quieras, por eso le decimos el sin nombre, lo llaman de mil formas pero ninguna es la verdadera. A cada una de las cuatro razas le fue revelado un nombre diferente según la tierra que habían recibido, el nombre de Manwa esta escrito por toda la superficie de la tierra y no solo de la tierra también del universo.

- Señor Águila Manchada podría usted responderme una última pregunta:- Qué cantaba usted cuando estábamos en el río de Wole?

Águila Manchada sonrió y dijo a Mil Preguntas: - No te engañes amigo, esa no será tú última pregunta. Además si quieres preguntar, pregunta! Ese es tú modo de acercarte al conocimiento, por lo menos no tienes miedo al preguntar, ya tienes coraje para aprender. Luego canto serenamente: - Detras del viento estan los pajaros..
En las entrañas de la Tierra crece la flor de la vida...
El agua es dulce porque Wole la ha regado...
Nada muere, nada cesa, todo fluye, todo se renueva...

Y Mil Preguntas sonrió extasiado ante el melodioso canto.
- Por cierto exclamo el anciano, Wole no es femenino ni masculino, es solo un poder. Cuando conoces wita sabes que nada es ni hombre ni mujer, todo es pawa, pawa es hermano. También sabes que nada se gobierna así mismo sino que todo esta gobernado por el sin nombre.
- Y qué es el sin nombre para usted?
- El sin nombre es un buen pensamiento.


Capitulo 6:

Cuando llegaron a la aldea ya era de madrugada, como nadie se sentía fatigado sino renovado todos emprendieron sus labores como de costumbre. Águila Manchada llamo a Mil Preguntas y le pregunto con un gesto un tanto asombrado:- ¿Por qué el otro día te extrañaste de qué Sol Saliente te contestara acertadamente sobre lo que significaba qué todos durmieran en la cabaña, sobre lo que significaba wita para la aldea?
- No se, es que paso demasiado tiempo con Come Tierras como tú les dices.
- Los Come Tierra no saben nada de sus orígenes si supieran de sus orígenes no destrozarían los suelos, ni causarían pestes y hambrunas. Come Tierra, seca la tierra, la exprime, la fatiga y como si no le bastara luego sigue con otra, hasta que ya no quedara nada.
Y agrego:- Los poderes han tenido infinita paciencia con el hombre. El hombre siempre ha querido dominar Tonkwe, la fuerza, pero nunca lo conseguirá, porque la fuerza no reside en un solo lugar sino en todas partes. Mientras que el hombre no se de cuenta de esto, Tonkwe lo atemorizara y siempre querrá poseerla. Solo logrando que Tonkwe se vaya en contra del hombre o más bien que se adapte a sus movimientos, Tonkwe es un camaleón que se adapta a la fuerza que la invoca. En este caso la voluntad que mueve al hombre es el miedo a ser temporal, a morir, por eso el hombre crea modas, por eso inventa disfraces, piensa que el mundo a cambiado pero el mundo no cambia, los ríos de Wole aun corren por la tierra, aun por las grandes ciudades de los Come Tierra.

Águila Manchada midió cada una de sus palabras y lo hizo siempre mirando a los ojos a Mil Preguntas.
- Por que me miras tanto a los ojos?
- Estoy midiendo tus intenciones, tus intenciones frente al conocimiento. Tú quieres aprender pero no por poder sino por tener wita, eso es adorable, por eso Wole te beso, Wole quiere que tú tengas wita.
- No todos quieren tener wita, wita es el camino hacia pawa, si todo es pawa todos son tus hermanos, todo es una familia. Así es en realidad, así es en la verdadera realidad. Por eso debes de andar con respeto para no ofender a tus hermanos, para ser conciente de que todo lo que hagas se te permite hacer solo si los poderes quieren, solo si el sin nombre quiere.

Águila Manchada se río y dijo:- Me has desviado del tema ahora respondeme:- ¿Por qué te extraño la reacción de Sol Saliente? Tú bien sabes que el conocimiento esta al alcance de quien lo busca con el corazón. Nada esta oculto, todo esta al descubierto para quien desea traspasar la delgada línea que une a los mundos.
- Es solo que Sol Saliente hablaba con tanta claridad. Dijo Mil Preguntas un tanto extrañado por lo que había acabado de pronunciar.
- Cuando un pawa habla lo hace con el corazón, y con sus entrañas. El corazón es el deseo que mueve al alma, las entrañas son las que lo hacen realidad. Eso fue lo que le paso a Sol Saliente cuando te hablo de wita, te hablo con el alma.
- A ti lo que te dio fue miedo, cuando alguien toca tú alma puede llegar realmente a conocerte, eso es wita.

Mil Preguntas escuchaba con atención cada una de las explicaciones de Águila Manchada, estaba fascinado, era increíble la sabiduría con la que hablaba, Mil Preguntas sentía que estaba sentado frente a un poder y que este le estaba revelando sus secretos.

- Sientes que soy Wole, en parte Wole me insito a hablarte mientras volaba sobre el desierto, tú te diriges hacia un Rey de Hombres, por eso Wole quiere que te entregue su báculo, es una orden del sin nombre o del Rey como tú le llamas.

No me voy a andar con rodeos, exclamo Águila Manchada decidido:- Uno de los otros secretos que están inscritos en el báculo de Wole es que el conocimiento se debe repartir como la lluvia, la lluvia no discrimina, simplemente se da. Nuestros ancianos se dan a quien quiera buscar su sabiduría. Ese es el pilar que han olvidado los reyes de los hombres, llenan de ignorancia a su pueblo, les ocultan todos sus movimientos y son tan evidentes, ha veces los hombres pueden ser tan evidentes. No saben wita si supieran wita se darían como la lluvia. Los reyes de los hombres son como nubes que nunca quieren tocarse pero se tocan y cuando se tocan no producen lluvia sino truenos.
Y agrego y se hizo evidente su vejez y su fatiga por la expresión de su rostro:- Wole quiere que enseñes a gobernar a los hombres, que les enseñes que no sean egoístas, que sean en verdad hombres de sabiduría, guardianes de secretos. Mira nada más lo que han hecho con el nombre de Manwa, cada uno dice conocer su verdadero nombre y miran su piel y ven que es diferente a la de sus hermanos y dicen Manwa nos escogió para revelar su nombre, somos nosotros los escogidos, y cada uno tira para su lado. El sin nombre no escogió a nadie, el es pawa, él es el lazo que une a todo, todo es Manwa porque Manwa es pawa.

- Ahora ve como el caballo que cabalga sobre el trueno y muestra a los hombres la sabiduría del báculo de Wole. El rey de hombres cruza en este momento el camino del desierto del norte, ve rápido, él te espera.

Cuando Águila Manchada hubo terminado, Mil Preguntas se despidió de los ancianos y de la demás gente de la aldea, por un momento sintió que nunca los podría olvidar. Wole los había unido y lo que Wole une nada lo puede separar. Por eso Wole se presenta como un río, un río que une las gotas dispersas por el camino y las lleva hacia el mar.

Capitulo 7:

Mil Preguntas corrió rápido como el viento en un caballo que le habían dado en la aldea, Trueno Dorado, en su espalda llevaba envuelto en una manta el báculo de Wole. Mil Preguntas pronto diviso una gran comitiva que andaba por un camino maltrecho, Mil Preguntas galopo aún más fuerte, pero no tuvo que golpear a Trueno Dorado para que acelerara, Mil Preguntas ahora tenia wita, no necesitaba actuar de esa manera para comunicarse.

La caravana se detuvo y Mil Preguntas le dio alcance. Mil Preguntas escucho la voz del Rey de Hombres que chillaba montado en un lujoso carruaje.
- ¿Por qué llora el rey?
En un abrir y cerrar de ojos los guardianes del rey tenían sus lanzas puestas sobre Mil Preguntas.
- No os preocupéis dijo el rey, me ha agradado su voz, parece sincera.
- Queréis saber porqué lloro buen hombre? Dime porque ha de llorar un rey?
- Considero, mi Señor que un rey ha de llorar por su pueblo.
- Pues yo considero que un rey ha de llorar por la dura carga que implica ser rey, ¿sabes que es derramar lagrimas por cada uno de los habitantes de un pueblo y cargar con todas sus quejas y no poderles hallar una solución? ¿No lo sabes verdad?
- No lo se mi señor, en verdad que no lo se. Exclamo Mil Preguntas compadecido por la angustia del rey.
- Mira cuantas formas ha tenido el hombre de gobernarse y cual le ha servido, mira cuanto tiempo lleva mi dinastía en el poder y siempre son los mismos problemas: peleas de territorio, hambre, mala repartición de los recursos, poca educación para el pueblo...
- Ya veo porque lo ha escogido Wole.
- ¿Decías?
Mil Preguntas se acordó de las palabras de Águila Manchada: no se le habla ni de luz ni de oscuridad al ciego. Mil Preguntas exclamo elocuentemente:
- Mi rey disculpe, es que pensaba en el atardecer.
- ¿Qué dices del atardecer?
- ¿No ha observado usted el bello atardecer que esta haciendo? La luz da paso a la oscuridad, o diríamos que la luz se convierte en oscuridad.
- ¿No comprendo, qué tiene que ver el atardecer con las calamidades de mi pueblo?
- Muy sencillo mi rey, las calamidades de su pueblo son como el atardecer usted no puede desear ver un atardecer, el atardecer simplemente aparece, usted esta allí para presenciarlo, pero esta allí porque usted lo ha deseado. Ahora la solución a un problema no puede aparecer porque usted simplemente la desee, pero si usted a deseado en verdad solucionar el problema solo tiene que estar allí, esperando a que la solución aparezca.
- Allí, en donde?
- Allí, en donde pueda estar atento.
- No se a que te refieres.
- Déjeme explicarle, usted ha deseado el bienestar de su pueblo. Entre más grande sea lo que uno quiere más fuerte debe de ser el deseo de su corazón y el suyo en realidad ha sido fuerte. Por eso le he traído un báculo que le puede enseñar como debe de gobernar a los hombres.
- En realidad he estado atento como usted dice?
- En realidad usted se ha abierto a la idea de que ni en sus fuerzas ni en las de ningún hombre esta la capacidad para gobernar un pueblo, y con eso es suficiente.
- Y si no esta en ningún hombre entonces donde esta?
- Mi rey las leyes que gobiernan el universo no las ha escrito ningún hombre y sin embargo fíjese como ha marchado todo de bien, o tiene alguna queja acerca de nuestro planeta.
- Bueno yo diría que la naturaleza es un tanto hostil con el hombre.
- Es hostil porque el hombre quiere dominarla, quiere gobernar su fuerza, y como ya le dije esas cosas y muchas otras no son gobernadas por el hombre.
- Si el papel del hombre no es gobernar, entonces cual es?
- Es el de obedecer, obedecer y respetar.
El Rey se sintió satisfecho con la respuesta de Mil Preguntas, y lo invito a cenar.

Capitulo 8:

El rey se levanto muy temprano y busco a Mil Preguntas.
- Quiero qué me muestres el báculo? Fue lo primero que le dijo al verlo.
- Lo siento no puedo.
- Por qué no puedes?
- Ayer mientras dormía tuve un sueño en el pude leer la tercera enseñanza del báculo de Wole.
- Y qué decia?
- Que el solo hecho de desear el poder te deja descalificado para poseerlo.
- Eso no es verdad, en tiempos antiguos, mis familiares fueron bravos en la guerra y ganaron el poder, sino lo hubieran deseado dime, ¿cómo podrían haber conseguido la fuerza para conseguirlo en la batalla? Además tu mismo dijiste que el deseo era necesario a la hora de solucionar un problema.
- Que pena rey pero usted esta confundiendo lo que le digo, el deseo es necesario solo si tiene corazón, si tiene corazón tiene entrañas y se puede hacer realidad. Otra cosa muy diferente es el poder, ni los poderes mismos tienen poder, el único que tiene poder es el Rey.
- Osas declarar que existe un rey más poderoso que yo.
- Si existe, es el Rey!
Fue tan convincente la respuesta de Mil Preguntas y tan fuerte el brillo de sus ojos en el momento de decirla que el rey de hombres se sintió avergonzado.
Mil Preguntas sonrio:- No se preocupe el poder del Rey existe en forma de pawa.
-¿De qué cosa?
- De hermandad.
- La hermandad surge cuando hay wita o sea conexión, al percibir la conexión se percibe la hermandad. Si usted entendiera esto podría gobernar a su pueblo con justicia.
- Pero yo he gobernado ha mi pueblo con justicia! Exclamo el rey ofuscado.
- Si lo ha gobernado con justicia entonces dígame: ¿Porqué no hay pawa entre su pueblo? ¿Por qué no hay hermandad?
El rey callo porque sabia que Mil Preguntas tenia la razón.

Capitulo 9:

Mil Preguntas y el rey llevaban muchos días de camino, hablaban desde el amanecer hasta altas horas de la noche. Mil Preguntas concentro toda su voluntad en la tarea de hacer entender al rey las enseñanzas de Wole que habían sido transmitidas a él a través de Águila Manchada, Mil Preguntas se percato de que estaba siendo un instrumento y se acordó del Guardián del Tiempo, él le había dicho que solo siendo un instrumento se podía servir al Rey. Que le importaba ser a Mil Preguntas un instrumento, si no llevaba una cadena sobre el cuello como la que el mal producía. De pronto Mil Preguntas sintió con claridad como emergían de su mente estas palabras: encuentra tú obra solo por medio de ella podrás llegar a la gran obra. Mil Preguntas pensó en cual era su obra: su obra era traducir a todas las criaturas que quisieran escucharlo lo que había aprendido con los poderes en innumerables caminos, y se acordó de la Dama del Viento.

Mil Preguntas llevaba un rato recordando lo que había vivido, desde que buscao al dragón y se alejo de su aldea, en ese instante se acordó de unas palabras que algunas ves le habían dicho, de esas palabras que la gente pronuncia sin darle importancia pero para quien esta atento tienen una importancia vital: piensa en un lugar donde estar y allí estarás. Mil Preguntas pensaba en su aldea y se encontraba inmerso en ella, podía sentir el olor de las flores en la plaza, se acordó de una joven que le gustaba, había dedicado demasiado tiempo a buscar el conocimiento y había olvidado apreciar las pequeñas grandes cosas de la vida. Y decidió volver a la aldea después de arreglar el asunto del rey para formar una familia. Algunas veces un hombre necesita construir una casa sobre la roca, pensó para sus adentros y sonrió. Y se sumergió en sus pensamientos y efectivamente allí estaba con su familia. También pensó que Manwa, el sin nombre quería que el fuera feliz, que hiciera el bien y encontrara su felicidad.

- El rey interrumpió los pensamientos de Mil Preguntas:- Dime porque hay veces que siento que no te impresiona mi corona?
- Mi rey, algún día conocí un hombre, un hombre como tal, por eso ya no me impresionan las coronas que se puedan crear los hombres.
- En fin, yo te aprecio, porque eres un buen consejero, no me importa que no me respetes por mi corona, hay veces que siento que algunos de mis súbditos solo me respetan por eso.
- Ya le hable de pawa, cuando se sabe de pawa, se respeta hasta la más insignificante pulga.
- A que se debe esto?
- A lo que es.
- Solo a lo qué es qué?¿La pulga?
- Solo a lo que es. Dijo decididamente Mil Preguntas.
- Esas son las trompetas que anuncian la llegada a la capital de mi reino, una última pregunta: - Como sabes de pawa?
Mil Preguntas se sonrió porque se acordó de Águila Manchada y exclamo:- Se, porque siento wita.
- Y como aprendiste a sentir wita?
- No se, fue algo que recibí.
- De quien?
- De un pez que me beso en el ombligo.
Y los dos rieron mientras una gran multitud se agolpaba a los lados del carruaje del rey.


Capitulo 10:

- Espera dile al cochero que pare. Dijo Mil Preguntas apresuradamente.
- Siento que Arturo esta aquí.
- Quien es Arturo?
- Arturo es un caminante.
El rey quería hacer nuevas preguntas a Mil Preguntas pero este se bajo rápidamente del carruaje y abrazo a un hombre que había entre la multitud. Mil Preguntas se dirigió al carruaje, mientras los guardias le abrían paso pues había simpatizado con ellos durante el viaje.
- Mi rey le presento a Arturo. Exclamo Mil Preguntas.
- Arturo, ¿quién eres Arturo?
- Mi Señor, me dedico a fabricar zapatos, Mil Preguntas me enseño como convertirme en caminante y advertí la necesidad que tenían los caminantes de tener unos buenos zapatos para el camino.
Mil Preguntas observo fijamente al rey, este sintió todo el peso de su corona sobre su cabeza, y le dijo a Arturo:- Toma mi corona ahora eres el rey de estas tierras.
- Pero mi rey, como puede usted...? Y miro a Mil Preguntas que hizo una seña de aprobación.
- Tú ya eres caminante Arturo yo soy solo un mendigo que pide pan a la orilla del camino. Pronuncio el rey solemnemente y se levanto de su silla se dirigió a su pueblo y entrego la corona a Arturo.

La gente tomo con gran alegría la noticia, pues todos en la ciudad querían a Arturo, con sus zapatos había hecho más fácil no chuzarse con las piedras del camino.

Mil Preguntas se quedo con Arturo largo tiempo, en el cual le enseño a formar un circulo de ancianos en medio de la ciudad, de todos los gremios y profesiones.
- Recuerda bien Arturo, le dijo algún día, todo hombre tiene dos opciones a escoger: el poder o la justicia, has tú elección. Recuerda esto al elegir a los ancianos.
- Pero señor Mil Preguntas como un anciano va desear poder? Con sus años han de perder la necesidad de crear lazos materiales en este mundo.
- Arturo esa es la mala semilla que esta sembrada en el corazón del hombre y que lo lleva a querer sujetar cadenas. Cadenas para apegarse a lo pasajero.
- Es por eso que usted me abandono en el bosque ¿no quería atarse a mi verdad?
- No era eso, simplemente tú destino es diferente del mío. Alguna vez yo conocí un hombre que me ayudo a cruzar un río, creeme Arturo que el tiempo que pasaba con ese hombre era tiempo de ganancia, y un día así como yo te deje a ti, él me dejo a mi. Al principio no lo comprendía, pero siempre debe de haber una distancia adecuada, especialmente entre un maestro y su aprendiz. Además el destino de cada hombre es como el final de un libro que aun esta por editar. Y a tú libro aun le quedan muchas páginas. Por ejemplo tú creías que eras caminante, pero no lo eras, tú debías de caminar para aprender a gobernar este reino, en cambio yo no tengo reino, mi Rey no tiene reino, ya te lo había dicho antes.

Arturo recibió cada una de las lecciones con sumo agrado. Mil Preguntas también le enseño sobre wita y como compartir con los hermanos.

- Eso es algo que si se aprende en la pobreza señor. Pronuncio Arturo.
- Toma, te dejo el báculo de Wole, no te olvides de lo que te enseñe, y recuerda siempre que el conocimiento es como la lluvia que se da sin mirar en donde cae, solo por el simple placer de darse.
- Por último recuerda darle educación a tú pueblo que en ella esta la base del progreso, enséñales a construir su obra para que por medio de ella puedan llegar a la gran obra.
- Señor Mil Preguntas, exclamo Arturo:- Dígame usted, porque el poder debe estar sustentado en un solo hombre?
- Porque la tierra es el reflejo de los cielos, eso me lo enseño un águila mientras volaba sobre mi cabeza. Y porque así como en los cielos, la tierra debe ser gobernada por un buen pensamiento. En este caso por un hombre de buen pensamiento. ¡Buena suerte Rey Arturo! ¡Que el amor siempre te acompañe!

Mil Preguntas abrazo a Arturo, con la segura convicción de que seria un buen rey, un hombre como tal. Y se dirigió a su aldea a buscar a la joven que alguna vez lo había transportado hacia un lugar donde las pequeñas grandes cosas de la vida tenían cabida y Mil Preguntas, el sabio que había aprendido de los poderes, que había bebido de la misma mano del Rey, hacia parte también de ellas. Pero eso es otra historia...

Texto agregado el 18-02-2005, y leído por 152 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]