TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cienfuegos / 20:30

[C:67896]

20:45


Miro otra vez el reloj, van más de veinte minutos esperando y el micro parece que no va a llegar más, para empeorar la espera, y para mejorar el relato comienza nuevamente a llover. A lo lejos por la plaza veo venir una figura que se coloca la capucha del pilotin para protegerse de la lluvia, que en definitiva solo es agua.
Se acerca a mí y pone cara de pregunta:
-¿acá para el 214? dice el extraño.
- Si, eso creo... (Y pensándolo bien) y eso espero.
- Eso parece decir el cartel y para colmo ¡¡¡Como llueve!!!
- Efectivamente el tiempo está loco.
Siempre digo que cuando alguien no tiene de que hablar con otra persona, habla aunque no sepa nada de meteorología, la corriente del niño, la niña y hasta la jovata si nos dieran un poco más de tiempo.
- ¿Para adonde viaja? me indaga el tipo éste.
Me pregunté como hacia el tipo éste para saber que me iba de viaje, al casamiento de mi amigo, allá en mi pueblo, me tomaba el 214 hasta la terminal, ya tenia el boleto de viaje para irme, 20:30, asiento 17. El cual ya había jugado a la quiniela, medio para ver si agarro un pesito más, medio de ritual nomás.
Despues, me di cuenta de que tenia el bolso, al lado de mi pierna izquierda, para romper todo tipo de ilusion de suponer que este tipo era mago o cosa por el estilo.
- Me voy a Las Flores, se casa un amigo mío.
- Uy pobre... ¿de apuro? - me dijo
-Si, estoy apurado porque pierdo el micro.
- jaja, (se ríe el tipo). No usted, ¿Su amigo, se casa de apuro? ¿Crío en puerta?
- ah, no. Ya tiene hijo. Supongo que se casa por tradición también.
- Todos hacen eso.
- Ricardo Fernández (creo que ese era su nombre, suelo no recordar ambas cosas) un placer.
Le dije mi nombre, y le estreché mi mano.
De ahí en mas emprendimos una especie de conversacion. Resulta que el tipo este era hincha de Gimnasia, y que andaba medio enojado por que el "Pincha" (el club Estudiante de la Plata) estaba primero en el campeonato, un dejo de anti-bilardismo se deslizo por su boca al hablar de como eran los jugadores, hinchas y cualquier otra persona que tenga una relación casi afectiva con el mencionado club.
- ¿Usted de que cuadro es?
- De Boquita le dije. Pero acá en La Plata tiro para el Lobo (así se le llama al club Gimnasia y Esgrima de La Plata).
- Y bueno, que se le va a hacer, ya van a venir tiempos mejores. Me dijo, como consolándome, no lo se, porque lo único malo que habíamos pasado era la partida de Bianchi, y los superclasicos que casi que habían cicatrizado. Pero la costumbre de ganar, y los medios que le meten ficha con eso de la catástrofe de Boca parecía que había calado hondo sobre el pensamiento colectivo. Incluso al tripero éste.
Me comentó que era abogado, ya se habia jubilado y eso le permitia dedicarle el tiempo a otras cosas, como por ejemplo "malcriar" a sus nietitos triperos de alma.
Le comenté algo de mi vida, no demasiado, lo más simple, que tenia mis viejos allá en el pueblo, junto con el resto de mi familia, que seguia soltero, y que planeaba estarlo por un tiempo, por lo menos prudencial.
En lo mejor de la charla, me di cuenta de que a lo lejos se veía, el rojo del 214 techo azul.
-Ahí viene el micro. Dije.
-Justo ahora que paró de llover. (Yo no me había percatado de eso, aún tenia el paraguas abierto)
El micro ya estaba doblando a la plaza, estiro el brazo, con la mano que no sostenía el paraguas previo artilugio para evitar sacarle un ojo a este tipo que estaba a mi lado. Conté las monedas, mire la hora, sobra algo de tiempo, iba a llegar bien al micro que me llevaría a Las Flores.
Me subo al bondi, el tipo se queda abajo. ¿Y don?, ¿usted no sube?
- No mijo, yo voy hasta el almacén, a comprar algo de pan y un vino para comer en la cena. Me está esperando mi señora con unos ravioles.
Me quede sorprendido. Buen viaje y saludos a su amigo el que se casa. Buen viaje.
Buenas tardes, uno veinte, meti las monedas en la maquinita, saqué el boleto 19:45 hs, busque un asiento y me senté en alguno de los que quedaban libres, al lado de un tipo de sobretodo gris, parecido al mío, algo más nuevo.
Me pregunté que había llevado al tipo aquel a parar a charlar conmigo, no quise la respuesta.
Miro al compañero de asiento, y sin querer le digo...
-¡Que manera de llover!
- Así es. Me dice el tipo.
De esa manera se hace más ameno el viaje.

Texto agregado el 14-11-2004, y leído por 111 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]