TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / El poder de la palabra

[C:617870]



Se despidió de Eloisa con un beso en la boca, prometió regresar lo más pronto que pudiera. Ella le dijo:
-No andes a la carrera, tómate tu tiempo.
José la abrazó fuerte y salió rápido a esperar el bus que lo llevaría a Floralia, un barrio muy popular y hasta peligroso en la capital del Valle del Cauca. Apenas se fue José, Eloisa empezó a ducharse. Tenía un cuerpo muy armonioso y unos pechos bien generosos y firmes. Tan pronto terminó de bañarse fue a preparar café. Apenas lo había colado tocaron a la puerta.
Miró por la ventana y vio que era un pastor, sin temores le abrió la puerta. El pastor sacó de un maletín una revista y sé la pasó, ella la recibió con agrado y lo hizo seguir a la sala, le dijo que se sentara y este se sentó en el sofá. Luego empezó a hablarle de las bondades de la palabra de Dios. El tiempo siguió pasando y el pastor nada que se iba. Ella estaba muy feliz escuchándolo, en sus ojos se reflejaba la emoción que la embargaba. Antes de irse el pastor le dió su número telefónico y la dirección de la iglesia donde se congregaban a adorar a DIOS. Ella le prometió que en una semana iría. Él le dio un abrazo fuerte y ella lo apretó más, luego lo besó en la boca una vez, después otra y otra. Los deseos de ella y él iban aumentando al punto tal que lo llevó hasta la alcoba.
Ya en la habitación se desnudaron e hicieron el amor con mucha pasión. Ella creyó entrar al cielo a la hora del orgasmo, él sintió morirse de amor. Apenas terminaron el pastor fue a bañarse. Sé vistió despacio, pues no quería irse pronto, gracias a la palabra de Dios había hecho el amor con mujer ajena. Eloisa se vistió a la carrera, abrió el closet, agarró una bolsa plástica grande y en ella metió una muda de ropa de su esposo. Enseguida fue donde la esperaba el pastor y le dijo que se la llevara y que mañana viniera vestido con esa ropa, que ella haría de cuenta que al hacer el amor de nuevo lo hacía con su esposo. El pastor dijo que bueno, ella fue a preparar café a la cocina. De repente llegó José, quien había olvidado sus documentos. Al encontrarlo en la sala con su ropa en una bolsa plástica, sin mediar palabra le disparó tres veces con su arma de dotación policial. Eloisa del susto se desmayó en la cocina. Los vecinos habían llamado a las autoridades, al poco rato de escuchar los disparos. Un sargento le preguntó a José: ¿porqué lo mataste? José, sin vacilar, dijo que por entrar a robar en propiedad privada. El sargento sé echó a reír, en el informe escribió que un ladrón fue dado de baja por un policía ejemplar al que todos respetaban.

Pedro Moreno Mora


Texto agregado el 11-02-2024, y leído por 101 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
13-02-2024 Estuvo entretenido, solo creo que seria interesante darle mayor expectativa al final. inkaswork
12-02-2024 O buenísimo, que final inesperado, me encanto. TETE
12-02-2024 Ese ir y venir de hechos, donde entran y salen personajes, es lo te mantiene espectante, atento al cuento. Me gusto mucho leerlo. Miriades
12-02-2024 Ohh que fuerte, inesperado giro el de la historia Vientosusurrante
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]