TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / peco / Elucubrando

[C:614434]

Me encuentro al borde de una colina, mirando una copia de la primera estribación de la cordillera que nace en mi barrio. Y entre ella y mi casa hay un arroyito que calca al Jaya de ahora. Sin embargo, sé de la lejanía y de un aspecto vinculante, aún mas poderoso que lo señalado. Que surge al ir a la farmacia, visitar el médico familiar, cumplir con la cita del especialista ó cuando es menester, internarme.

Y es lo que me tiene -elucubrando- día y noche: ya que en los lugares mencionados, me uno a gente, veinte años por encima de mi edad. Entonces viajo al pasado. Cuando nací en un bohío bajo los cuidados de una partera, en vez de un equipo de profesionales del ramo. Y comparo el seguimiento de aquí, con el de aquel tiempo con las embarazadas de mi pueblo. Y equiparo la alimentación de un feto aquí con el de otrora allá.

Relacionando el proceso seguido en mi rancho con este: un primer encuentro de preñadas, iniciado con un vaso de leche. Y al final recibir todas, una orden para granos, leche, jugos y cereales; redimible en cualquier bodega. Y esa inspección del recién nacido, para detectar cualquier vestigio de anomalía futura. Qué incluye, sí es necesario, un cambio del tipo de sangre.

Y paso, mentalmente, a la alimentación escolar de los primeros tres lustros del niño. Y me desquician esas camas vacías, a menos de que se trate de accidentes, en los centros asistenciales. Que abren el archivo de mis visitas dominicales al San Vicente de Paúl. Un hospital a casa llena. Y vuelvo a ver las maltas morenas con los panes de agua llevados a los pacientes.

Pero me aturde más lo que observo en el parqueo de mi farmacia, costándome mucho interpretarlo: y es ver bajar retorcidos ancianos de carros del año. ¡Qué en mi patria no manejarían ya, ni un triciclo! Y verlos bajar solos. Con desobedientes pasos a sus cerebros. Seres, más que octogenarios, todavía asiduos al ‘liquor store’. Cargando botellones, que desde la distancia, logran asombrarme.



Texto agregado el 17-12-2022, y leído por 93 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
11-01-2023 Mi primer parto fue en un sanatorio, pero con una partera, en esos años con apenas un año de casada, la plata no daba para pagar por un médico particular, pero gracias a Dios todo salió perfecto y aunque los tres partos siguientes fueron con médicos no me quejo, los tiempos han cambiado mucho, aunque seguimos envejeciendo, pienso que con los adelantos de la medicina una persona de muchos años aún maneja y hace cosas que nuestros padres ni imaginarían, saludos. ome
19-12-2022 Me quedo con la misma impresión que Ninive, anímate a hacerlo. La reflexión en torno al paso de los años y la inevitable llegada dela vejez queda en el aire como una reflexión. Me gustó tu texto. Gracias. gsap
19-12-2022 El paso del tiempo es para todos, las enfermedades también, pero no todos se detienen a analizarlo como has hecho en tu relato. Saludos, Sheisan
18-12-2022 Lamentablemente de un momento a otro nos enfermamos y es tan duro recuperar la salud. Un aspecto importante en tu relato que hace pensar, es la comparación del nacimiento entre la tecnología de un hospital y lo humilde y poco recursivo de las parteras, más sin embargo ambos métodos son admirables. Un abrazo. Azariel
18-12-2022 Buen texto, me gustó. jdp
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]