TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sendero / Los superviejos

[C:612307]


—Por favor háblame despacio, que no se escuche.
—Es tan bonito decirte que me gustas toda.
—Que me hables quedo, ¿no has escuchado que las paredes oyen?
—Es que es tan grande mi amor que quisiera gritarlo.
—Ni se te ocurra.
—Esta noche saltaremos en el colchón hasta oír que la madera de la cama cruja.
—No. ¿estás loco?
—¿Te preocupas porque las paredes pueden escuchar?
—Asi es. Me pone de “nervios” que la gente se entere.
—Qué te preocupas, ya nadie nos conoce, la mayor parte, si no es que todos ya están muertos. Y las paredes de esta casa ya no oyen, se han hecho sordas. Despreocúpate y deja escapar tus gemidos, que es miel para mis sentidos.

Texto agregado el 11-05-2022, y leído por 77 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
12-05-2022 Que elegante este relato que no muere en silencio, muy bello.***** Abrazo Lagunita
12-05-2022 —Esos son los superviejos, esos que con su lucidez y su libido intacta, aún pueden incluso recontruir este mundo en decadencia. —Imagino esta escena y este diálogo en una casa de reposo para viejos. —Saludos de este viejo que con una pástillita podría ser el superpersonaje. vicenterreramarquez
12-05-2022 Según los sexólogos, se mantiene la líbido hasta el último aliento. Picaresco y hermoso tu texto. MujerDiosa
12-05-2022 Me recuerda lo dicho por un amigo: "algún podríamos llegar a nuestro pueblo y nadie nos verá". Te felicito. peco
12-05-2022 Que importa si las paredes oyen o están sordas, si la edad nos vuelve reticentes. Si hay amor y deseo, pues "a darle vuelo a la hilacha", ¿no? Buen cuento, amigo. maparo55
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]