TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulato / Entre Colegas

[C:611200]

En la planta principal de esta empresa transnacional se ubican los escritorios de los administrativos ordenados por una leve jerarquía.

Isaías permanece en su escritorio al fondo pegado a la pared, cabeza gacha tratando de resolver un problema de importaciones, cargo que le asignaron hace poco. Antes se encargaba de apoyar en los servicios de ventas.

Esteban ocupa el escritorio inmediatamente después del pasillo, así queda a la vista del todo del mundo. Desde hace veinte años que utiliza el Excel y es requerido por varios ejecutivos para que les prepare planillas complicadas. El constante asedio y conversaciones con los jefes lo llevó a tener jerarquía por sobre el resto.

Esteban, que estaba en su semana libre, apareció en la empresa con su señora a buscar algo que se le había quedado. La esposa, sumándose a la jerarquía de Esteban, decidió aprovechar la visita para saludar a Isaías, y al mismo tiempo preguntar por su señora.

Cruzó saludando por entre los escritorios hasta quedar frente al de Isaías

- Hola Isaías, ¿Cómo estás? – ¿Cómo está Patricia? – Le habló Interrumpiéndolo.
- Bien. Motivada porque decidió instalarse con una peluquería. - Sólo levantó las cejas.

- ¿Ha, si? Qué bueno. Yo le puedo enseñar algunos peinados. Dile que me llame.
- Ella estudió peluquería, cosmética y esas cosas cuando soltera.

- Pero eso hace quince años ya. Se tiene que haber olvidado.
- Practicó con los vecinos. Solo que ahora, con los niños más grandes ya se puede instalar formalmente.

- ¿Y a que se dedicará: Corte, peinados, teñidos? Son cosas muy distintas….
- Bueno, ella ya tiene experienc……

- Porque si se dedica a corte, tiene que ser experta en tijeras, hay distintos tipos, para entresacar, largas, cortas, y máquinas de cortar, no sé si ella está al tanto, ahora son eléctricas. Si se dedica al peinado, tiene que tener tubos, mallas, pinzas, distintas lacas, además tiene que lavar el cabello, usar distintos tipos de shampoo, y comprar frascos al por mayor, o si no va a perdida, y conseguirse secadoras de pelos, portátiles y de pie, con reloj, no, eso ya es palabras mayores.
- Si, tenemos dos ……….

- Y los teñidos. Eso es pura química, Las tinturas, fijadores, blanqueadores, además eso es peligroso. Le puede quemar la cabeza a una señora. Te recomiendo que le digas que ni sueñe con dedicarse al teñido.
- No es tan difícil. Hace tiempo que se dedica al teñi…..

- Ni hablar de lo costoso del sillón, para empezar sugiero que se inicie con una silla del comedor, ¿y tiene donde cortar el pelo?, o va a cortar en el mismo comedor, debe tener espacio, tiene que ser amplio, espejos, ha, y lo más importante, debe iniciar actividades en impuestos internos, imposibles las multas …..
- Eso ya está listo, tenemos hasta patente ….

- Y publicar propaganda, pegar afiches en los postes de luz, repartir volantes, …..
- No necesita propagada, ya es conocida en el barrio, atiende a los papás y sus niños, a la familia completa. Ja.ja. Es lo que se llama comunicarse boca a boca.

- No, no es suficiente.
- En la vitrina de la peluquería está el nombre de ella en letras luminosas. Se ve desde toda la cuadra.

- ¿Cómo? ¿Ya está funcionando? ¿Arrienda un local?
- No. En el costado de la casa construimos la peluquería. Da a la calle. Tiene su propia dirección, medidor de luz, por el aire acondicionado y el termo eléctrico. Quedó bien amplio. En la división del frente caben dos sillones, el otro es para arrendar.

- Ha. Pero ya tienen los sillones…..
- Tenemos 6 secadoras de pelo de pedestal. Puede atender hasta ocho clientas al mismo tiempo. Y atrás están los sillones para lavar el pelo. Al rincón está el gigantesco termo para el agua caliente. Y al fondo, con un separador, las tres camillas para depilación, ella viene en las tardes.

- Ha. Tienen de todo – mientras caminaba de espalda hacia el escritorio de Esteban.

Isaías continuaba hablando subiendo la voz mientras ella se alejaba.

- Al frente, a lado de la vitrina, están las tres mesas para hacer las uñas, bien iluminadas para que se vea desde la calle…. El vaporizador, el secador de toallas....

- Vámonos, vámonos - le decía al oído a Esteban, mientras lo arrastraba del brazo.

Texto agregado el 16-01-2022, y leído por 103 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]