TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / Cerdo

[C:610830]

Este es un texto antiguo.

El exceso en el comer me ha tenido enfermo este sábado y domingo, he tenido diarrea y por supuesto los viajes al “toilette” han sido frecuentes y agotadores. Si hubiera podido ( el sanitario es para el uso de toda la familia), me habría instalado permanentemente este par de días en él, atrincherado con tres o cuatro libros y algunos litros de suero oral, sin salir absolutamente para nada. Ahora (que escribo), me siento un tanto mejor; pero aún me queda la duda de cuales de los alimentos que ingerí, me provocaron este malestar tan desgastante.
Me encuentro menguado de fuerzas y ánimos; el viernes por la tarde, mientras trabajaba, encargué para la cena una torta de pierna de cerdo con quesillo (se me antojó y tuve la desfachatez de saboreármela con antelación). A lo mejor hasta aquí todo estaba bien; pero Ángel, un compañero del mismo trabajo, me dijo: “te dejo esta empanada de camarón para ti. Los muchachos las prepararon para la comida y te guardé una”. ¡Claro que llegada la hora de la cena, me zampé la torta de cerdo y la empanada de camarón! No sé si estos dos alimentos sean compatibles y se puedan comer en la misma ocasión. Yo, tan campante, me los tragué sin ningún empacho.
Salí de trabajar, llegué a casa y tan a gusto me sentía, que aún tomé un vaso de leche con pan, pasada la medianoche. Llegar al amanecer del sábado fue horripilante. No le deseo a nadie una noche así, tan interesante como la que pasé, con viajes constantes y apresurados a donde ya les conté.
Hace un rato, me he puesto la gorra de Sherlock Holmes, para analizar un tanto quién fue el verdadero culpable del desaguisado de este fin de semana: el cerdo (la torta), el camarón (la empanada) o la vaca (el vaso de leche).
Primero la vaca: existe la posibilidad de que la leche estuviera ya a punto de agriarse o que debido a lo avanzado de la hora en que la tomé, no me haya caído del todo bien.
El camarón: reconocido marisco de nobles y probadas dotes afrodisíacas, siempre es un alimento pesado que según los entendidos, hay que acompañar su ingestión con una copa de vino blanco o tinto (si se ingiere toda la botella, de los efectos del camarón ni cuenta se da uno).
El cerdo: cuando se trata de comer “carnitas” de este animal, es un verdadero deleite saborearlas con muchas tortillas, una salsa bien picosa, un poco de arroz y unas cuantas cervezas heladas, que completen el banquete. Yo me tragué una torta nada más; pero bastó para que combinado con los otros alimentos, este cerdo, puerco, cochino, marrano, oinc oinc, alcancía de Toy Story o como quieran llamarlo, hiciera de las suyas.
Después de este análisis tan exhaustivo (me he tardado tres minutos en llevarlo a cabo), pienso que el verdadero culpable ha sido el cerdo. ¿Por qué?... porque no es la primera vez que una torta preparada en las instalaciones supuestamente higiénicas donde ésta se preparó, me ha hecho daño. Finalmente, quizá ni el cerdo es el culpable, sino las personas que la han hecho (¿cómo puedo asegurar que la hicieron con higiene?).
Después de mis pesquisas, puedo asegurar que el verdadero Sherlock Holmes no me hubiera contratado de su ayudante, como al doctor Watson. Me he dejado vencer tan fácilmente por la idea de que el cerdo es el criminal, que el inteligente detective, con certeza, me habría calificado de un hombre común y pusilánime. Mientras, yo sigo atrincherado, ¡qué se joda la familia!, que yo de este w. c. ¡no salgo, no salgo y no salgo! ¡He dicho!

Texto agregado el 30-11-2021, y leído por 100 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
02-12-2021 Si entramos en los lindes de lo que se denomina gula, esta mezcolanza anárquica de productos alimenticios sólo puede desembocar en terribles desajustes digestivos que luego detonan en una diarrea de padre y señor mío. También se dice acá que "lo comido y lo bailado no se lo quita nadie", como un triste consuelo tras la francachela. Un abrazo amigo y ojalá se produzca un pronto desalojo del W.C. guidos
30-11-2021 Fue la leche seguramente. Aunque ya tenía el campo minado jaja. 5* vaya_vaya_las_palabras
30-11-2021 Un vaso de leche con pan a la medianoche, ja ja que ocurrencia. Eso es gula y se paga caro, pero que rico es mezclar comidas, el problema viene después.Muy bueno me encantó. Jaeltete
30-11-2021 Un vaso de leche con pan a la medianoche, ja ja que ocurrencia. Eso es gula y se paga caro, pero que rico es mezclar comidas, el problema viene después.Mut bueno me encantó. Jaeltete
30-11-2021 Yo pensé que te estabas refiriendo al chanchito Duque que tenemos de Presidente ajajajaj, saludos y estrellas nelsonmore
30-11-2021 Creo que acá, el verdadero chanchito has sido vos, jajajaa...Dicho con todo mi cariño. MujerDiosa
30-11-2021 —Muy sabroso es el cerdo, el que por acá coloquialmente lo llamamos chanco y por ende cuando comemos cualquier alimento más de lo que soporta nuestro estómago decimos que nos fuimos al chancho. A mi esto que cuentas me pasa muy seguido, dado que en muchas ocasiones soy yo el que come como cerdo. —Saludos. vicenterreramarquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]