TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / LO ENDUENDÓ (cuento)

[C:610559]

Tenía una obsesión inexplicable por el duende; cada que podía escribía un cuento donde el personaje principal era el duende, quien dicho de paso empezó a fastidiarse, no lograba explicarse cómo este tipejo no lo dejaba en paz ni un instante. Una noche el duende se dijo así mismo: "a este acosador voy a jugarle una mala pasada, a ver si me deja tranquilo por lo menos un día". Cada noche se escondía en las librerías donde vendían los libros del pequeño emperadorcito de las letras sureñas, cuando todo estaba en tinieblas ocasionaba grandes incendios que devoraban todos los libros que ahí se vendían. Después de ocasionado el incendio se daba a la fuga, no dejaba ni una huella que pudiera delatarlo. Al día siguiente hacía lo mismo en otra librería de renombre. Las autoridades por más que quisieron atraparlo nunca lograron hacerlo, atrapar a un duendecillo es una tarea difícil, sobre todo en el sur de Colombia donde son muchos los seres mitológicos que habitan en la Villa Viciosa. El duende incendió todas las librerías de la ciudad sorpresa de Colombia, contento por haber realizado semejante proeza empezó a cantar: "yo soy el duende alegre que ando por la ciudad de Pasto, a mi no me vale cuentos ni poesías, al que me escriba lo mato, déjenme vivir tranquilo, "a mi no me vale cruz ni escapulario", a quien se esté enriqueciendo juro que lo secuestro, me lo llevo a vivir debajo del puente, en la madrugada lo mando a trabajar, a mi no me gustan los hombres vagos que ganan dinero a costa mía, a las cinco de la mañana le pellizcaré tres veces la nariz, me importa un pito que lo deje sin nariz de tanto pellizcarlo, le daré una lección que no olvidará jamás. El emperadorcito de las letras sureñas no quiso hacer caso a las advertencias del duende. Un día de lluvia el duende se emputó, al ver que el emperadorcito no trajo ni un centavo, no quería gastarse ni un peso de la plata que había ganado a costa del duende, lo agarró a patadas, le puso el sombrero y lo mandó a pedir limosna, cada que llegaba al atardecer le quitaba toda la plata y lo pateaba. Un día el emperadorcito de las letras sureñas le dijo:
-Qué mal te he hecho duendecito adorado.
El duende le contestó de inmediato:
-No seas descarado, todavía me lo preguntas, te voy a dar un castigo ejemplar, desde hoy te condeno a hacer alboroto y ruido por hacerte rico usando mi nombre, además te voy a cortar una pierna para que veas lo que es andar con una sola pata.

AUTOR: PEDRO MORENO MORA
@

Texto agregado el 03-11-2021, y leído por 71 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
04-11-2021 Pero tu duende es terrible! Los que conozco son mansos y juguetones, a lo sumo esconden las cosas y para que las devuelvan, se coloca un caramelo por las esquinas ya que son muy golosos. Un beso. MujerDiosa
04-11-2021 Me encantó! Me identifiqué. Suelo escribir basado en obras que estoy leyendo. Por ejemplo, LOS ARRINCONADOS habla de narcos y estoy leyendo SALVAR EL FUEGO. Soy Gnomo y me encela tu duende. ;) Gnomono
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]