TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulato / El mal hablado

[C:610358]

Entre más temprano salga de la casa a trabajar, menos posibilidades de cruzarme con algunos de mis vecinos. Ellos salen y se esperan, luego caminan en patota hacia la avenida, al paradero. En cambio solo en más fácil conseguir un cupo en el colectivo o encaramarme a un bus que a esa hora circulan llenos y solo se detienen cuando se baja un pasajero. Ahí me cuelo.

Pero a veces es inútil el intento de caminar solo.

En la cuadra siguiente y sin aviso, mi amigo Alvaro ya estaba en la vereda cortándome el paso e invitándome a irnos juntos en su auto, solo que antes tenía que empujarlo por lo menos media cuadra porque su batería no era capaz de hacerlo partir. Ya no cargaba.

Estaba urgido porque debía llegar primero que todos a la oficina porque llevaba las llaves de la puerta principal.

– ¿Y para que te ofreces en abrir la oficina? tremenda responsabilidad……

Yo encontraba que Álvaro era medio ambiguo en su actuar. Hacía o afirmaba una cosa y con el tiempo, a veces al día siguiente, lo contrario.

La otra vez me comentó lo importante que se sentía en portar las llaves. Un acto de confianza. “Imagínate si no llego, no trabajan”.

Las conversaciones en el auto eran diversas. Siempre narraba asuntos domésticos o laborales de tal gravedad que al tiempo se desdecía o simplemente lo negaba. Parece que las mañanas lo alentaban a contar lo incontable.

- ¿Te acuerdas que te comenté que tenemos un grupo de WhatApps con los compañeros de curso del colegio?

- Si claro – respondí – y se les unió un compañero que estuvo en el último año y que nunca se integró, apenas un par de amigos.

Silencio.

Continué….

- Y me comentaste que ese mismo compañero los invitó a todos a almorzar a un restaurant de lujo y que fue todo el curso. Cómo treinta. Y luego terminaron en su casa yéndose solo cuando se acabó el licor.

- Ese mismo. Fíjate que el fin de semana anterior nos invitó a su casa en Papudo. Nos invitó a navegar en su yate. …… Mandó una invitación al grupo en WhattApps. Como lo hace siempre.

- ¿Y fueron todos? ¿No se supone que cada cual debe evaluar si fue tan amigo para ir? – Qué patudos, pensé. -

- La vez anterior que nos invitó, hace dos meses, no fui. Tenía tanto trabajo que decidí no ir. Esa no te la conté.

- Seguro que no tenías dinero. Si no tienes para la batería, no vas a estar viajando.

- Ha, que eres mal hablado. Si no viajé fue porque se veía feo. No fuimos amigos.

- Pero ahora fuiste.

Silencio….

- Y lo pasé divino. Fueron todos. Echados en la cubierta del yate. Y la casa fantástica. Cinco dormitorios y cada uno con tres camas. El resto alojaron en hoteles.

- De seguro los verdaderos amigos durmieron en hotel. Tú dormiste en su casa.

Silencio.

Al rato siguió con su anécdota:

- El dueño del yate contó que a un vendedor de su fábrica por cortesía le ofreció la casa en Papudo. A la semana el vendedor llegó con toda la familia, suegra, mascota y se quedaron ocho días. Eso es ser chanta. El colmo de aprovechador.

- Debe estar acostumbrado a recibir invitados de piedras. - acoté.

Silencio.


Esa misma tarde me invitó a comer pizza a la salida del trabajo.

- Me invitaste para que te ayude empujar el auto de vuelta a casa. Aun así me sale más a cuenta regalarte una batería.

- Ha, que eres mal hablado. Por leso el café lo pagas tú.

La velada estuvo frecuentemente interrumpida por los WhatsApp que recibía.

Mientras los respondía y ante la insistencia de mi molestia comentó

- Son los compañeros, que están como locos comunicándose todos con todos, comentado la anécdota del aprovechador del vendedor. El invitado de piedra, como tu dijiste.

- Era que no. Si están todos esperando la próxima invitación. No van a perder la comunicación.

- Ha, que eres mal hablado. Si igual pagué mi pasaje.

Texto agregado el 17-10-2021, y leído por 97 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
19-10-2021 A los amigos hay que escucharlos, pero no falta alguno que cuente y cuente aventuras fabulosas que nunca sucedieron. Los grupos de whats app me gustan cuando son de la familia. Hay otros que pueden rebasar nuestra paciencia y buena disposición. Buen texto. Saludos. maparo55
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]