TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / Una mujer celosa (cuento)

[C:610283]



Cuando él regresaba a toda carrera a casa, una amiga suya regresaba caminando despacio, pues nada la afanaba; no le importaba llegar tarde o temprano, solo le importaba llegar. No tenía quien la esperara. A él lo esperaban mil problemas y una mujer muy celosa que lo celaba hasta con el espejo. Temeroso que lo echara de su casa por no llegar a tiempo, corrió, corrió y corrió como nunca había corrido. Corrió tanto que no se dio cuenta que se pasó de la casa a la que debía llegar y siguió derecho donde su amiga. Al llegar a su casa lo encontró desmayado en la puerta. Como no sabía primeros auxilios, dejó que volviera en si. Apenas se recuperó pidió un vaso con agua. Ella lo trajo despacio, pues no se afanaba ni en los momentos de mayor riesgo. Apenas llegó donde se encontraba le pasó el vaso con agua. Él estaba tan nervioso que lo dejó caer al piso. Iba a salir corriendo de nuevo, pero ella lo detuvo y le dijo:
-Para qué corres tanto si tarde o temprano llegarás a tu destino.
-Es que mi mujer me mata si llegó tarde.
-¿Y qué hora crees que es?
Corrió tanto que ni cuenta se dio que ya eran las 17 horas, tenía que llegar a las 16. Después de consultar su reloj salió corriendo como alma que llevaba el diablo. A ella le dio tristeza verlo tan desesperado corriendo ya que iba a una muerte segura. Ella hizo una llamada que duró cinco minutos; del otro lado de la línea un hombre le contestó que le haría el favor de inmediato, que se acostará tranquila y no se preocupara. Se acostó al instante y durmió hasta las 6 de la mañana. Enseguida se levantó a bañar y preparar café. A las siete llegó él muy angustiado, pues habían matado a su esposa. No podía ni hablar, de repente se infartó pues el corazón le andaba a mil. Ella intentó ayudarlo, pero esta vez tampoco pudo hacer nada. Llamó rápido al 112 en busca de ayuda, cuando llegaron los paramédicos él ya estaba muerto. Luego llegaron los agentes del CTI a realizar el levantamiento del cadáver. Después que todos se fueron dijo con ironía en voz alta:
-Le ayudé a matar a la esposa y el muy sinvergüenza vino a morirse en la puerta de mi casa.

Texto agregado el 08-10-2021, y leído por 80 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-10-2021 En verdad, es buen cuento. Te felicito. peco
09-10-2021 Qué irrespetuoso, jajajaa... MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]