TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / ¡DIME ALGO QUE YO AÚN NO SEPA!

[C:609045]

¡DIME ALGO QUE YO AÚN NO SEPA!


Jober Rocha


Un antiguo filósofo griego lleno de vergüenza, en aquellos hermosos días de Sócrates y Platón, durante sus viajes por Grecia, siempre que se encontraba con otros filósofos en alguna Polis, solía desafiarlos con la siguiente frase:
- Entonces, amigos míos, ¡díganme algo que todavía yo no sepa!
Un día, en un círculo de filósofos y estudiantes de la ciudad de Atenas, cuando llegó a la academia casi al final de las discusiones, hizo a los presentes la misma pregunta de siempre. Uno de los jóvenes estudiantes, adelantándose a los demás, se le acercó y le dijo: - Bueno, te voy a contar algo que ciertamente no sabes: hablaré de las razones de las imperfecciones humanas.
Tomado por sorpresa, el filósofo no le dijo nada al estudiante, solo lo miró con cierta admiración. Hasta entonces, él había sido el primero en responder firme y categóricamente a su pregunta.
Todos los presentes se sentaron alrededor del estudiante y él comenzó su conferencia diciendo:
Todos nacemos con al menos alguna imperfección física, mental o psíquica; esta imperfección puede aumentar con el tiempo o disminuir. Podemos acabar acostumbrándonos a ella, después de vivir juntos toda la vida, o nunca podremos conformarnos con lo que nos diferenciaría de los demás, criticando y nunca perdonando al Creador por esa injusticia que se practica contra nosotros, sin ningún motivo.
Algunos son bajos, algunos son demasiado altos, algunos nacen sordos, otros ciegos, otros tartamudos, otros mudos. Muchos nacen lisiados, algunos con dificultades para entender las cosas y razonar, otros con problemas mentales, otros, aún, con desviaciones de carácter o conducta.
A lo largo de la vida de cada individuo, por tanto, a estas imperfecciones congénitas físicas, mentales y psíquicas, se pueden sumar también otras imperfecciones adquiridas, del mismo orden o más intensas que las anteriores.
No hay ser humano, hijo de hombre, que no las tenga, por hermoso, sano, inteligente y dotado de riquezas que sea o pueda haber sido.
¿Te has preguntado alguna vez por qué les ocurre esto a las criaturas hechas por un Ser o por una Entidad considerada, por todos, como el máximo de la perfección?
La respuesta es bastante simple: precisamente porque fuimos creados por un ser perfecto, todos somos imperfectos.
Un antiguo precepto dice que 'quien puede hacer más, puede hacer menos'; así, que si fuera el deseo del Creador, todos podríamos haber nacido igualmente hermosos, igualmente sanos, igualmente inteligentes. Todos seríamos copias de nosotros mismos. Pero esto no es lo que pasa. ¿Cuál es la razón de estas diferencias que nos afligen y que imaginamos que son injusticias practicadas por alguien que todos imaginamos perfectamente justo, por definición?
No seguiré el camino de la explicación matemática, conocida por algunos, de la llamada Curva Normal, que trata de fenómenos que se distribuyen según una curva normal (la que tiene forma de campana), ya que esta curva solo detecta una realidad y no la determina ni la explica.
En palabras rápidas, para aquellos que no estén familiarizados, comentaré de qué se trata esto; es decir, sobre los fenómenos de la Naturaleza sobre los que actúa la llamada Curva Normal. Tal ley matemática demuestra cómo suceden las cosas, pero no justifica por qué ocurren. Intentaré hacer esta explicación con criterios distintos a los de las Matemáticas.
La mayoría de los fenómenos probabilísticos, de naturaleza continua y algunos de naturaleza discreta, pueden ser representados por una Ley Matemática conocida como 'Ley de Distribución Normal'. Su uso es generalizado en todas las Ciencias, basta decir que más del ochenta por ciento de los fenómenos de la Naturaleza tienen comportamientos con las características de esta 'Distribución Normal'.
Asumir que un evento se distribuye normalmente se basa en dos fundamentos: el primero ocurre cuando la distribución de la población de eventos en estudio es Normal y el segundo ocurre cuando la distribución de la población estudiada no es Normal, pero el número de casos es muy estupendo. Los valores más frecuentes; es decir, los valores que corresponden a la mayor probabilidad de ocurrencia se encuentran alrededor de la media de la variable considerada. Cuanto más alejados estén los valores de la media, ya sea por encima o por debajo de ella, menos frecuentes serán sus ocurrencias.
Esta interpretación de la Ley de Distribución Normal es coherente con lo que ocurre en la mayoría de los fenómenos de la Naturaleza. Ahora bien, las características de los fenómenos que ocurren con los seres humanos también se pueden representar a través de la denominada 'Función de distribución normal'.
Esto ocurre, no porque los individuos así lo quieran, sino porque, como creo, su comportamiento, que puede ser descrito por esta Ley Matemática, está, invariablemente, gobernado por el 'Proceso Dialéctico de la Evolución Humana'.
Ningún grupo de personas reconocidas como normales (normal es lo que se considera correcto, desde algún punto de vista. Es lo contrario de anormalidad. La normalidad, a menudo, se debe a una mayoría en común, siendo anormal el que contradice esta mayoría) piensa y actúa, por unanimidad, en cierto modo, sobre un tema determinado; especialmente cuando el número de sus miembros es suficientemente grande, ya que siempre habrá puntos de vista opuestos o conflictivos (motivados por sus diferentes inteligencias, por sus diferentes morfologías, por sus diferentes madurez, por sus diferentes tipos psíquicos, por sus diferentes capacidades intelectuales) y, principalmente, por el mayor o menor predominio de sentimientos viciosos o virtuosos, presentes en todos los seres humanos, que, considerados en el conjunto del grupo (o la muestra o la población), proporcionarán un promedio, una moda, una mediana y una variación para cualquier evento analizado.
Cuanto más grande sea el grupo (la muestra o la población), más representará la Curva Normal el evento en cuestión. Para una definición del significado de moda, media, mediana, desviación estándar y varianza, le sugiero que busque libros de texto sobre el tema o que se aclare con los matemáticos griegos, considerados entre los mejores y más competentes de la actualidad.
La razón detrás de todo esto discutido hasta ahora es el hecho de que la evolución humana ocurre a través de un proceso dialéctico, ya mencionado por Zenón de Elea, pero que otros consideran creación denuestro propio colega y cohermano Aristóteles en lo que la tesis y la antítesis son necesarias para, finalmente, que ocurra la síntesis. La tesis es una proposición, la antítesis de su negación y la síntesis es el resultado de ambos, diferente, por tanto, de los dos antes mencionados.
Así, oscilando entre virtudes y vicios y entre contradicciones humanas, la humanidad sintetiza dialécticamente, en cada período de tiempo, su necesaria evolución. Algunos llaman a este proceso el Principio de Contradictorio, que está vigente tanto en la Naturaleza como en la vida psicosocial de los individuos: la verdad aparece a través de las contradicciones humanas y todo en la Naturaleza, que necesita evolución (como el espíritu humano), evoluciona dialécticamente.
Por tanto, si no hubiera contradicciones, la humanidad no evolucionaría y no se conocería la verdad. Ésta es, entonces, la razón por la que encuentro las imperfecciones humanas tan bien determinadas por el Creador; así como a los vicios y virtudes presentes en todos los seres humanos. También es, creo, la razón por la que el Creador o el Gran Arquitecto del Universo, que ya no necesita evolucionar, puede considerarse perfecto, es decir, la fuente de todas las virtudes y la ausencia de todos los vicios.
Así, las personas totalmente bellas o totalmente feas, totalmente sanas o totalmente enfermas, totalmente inteligentes o totalmente tontas, con un comportamiento totalmente virtuoso o totalmente vicioso, siempre serán consideradas como extremas en un grupo (muestra o población), siempre que la especie humana sigue habitando la superficie del planeta en busca de su evolución.
Con esto, quiero dejar claro que, en cuanto a las características físicas, mentales y psicológicas mencionadas, virtudes y vicios, conductas extremas, por ejemplo, ante determinadas situaciones vividas por grupos normales (o muestras o poblaciones) , constituyen excepciones al comportamiento promedio y, como tales, no son seguidos por la mayoría, sino solo por el 0.3 por ciento de los individuos; es decir, el 0,15% sería totalmente virtuoso y el 0,15% sería totalmente vicioso, de un conjunto total compuesto, al cien por cien, por individuos normales.
Así, dada la situación que enfrenta un grupo normal (o una muestra o una población), podemos decir que el sesenta y ocho por ciento de los individuos de este grupo (o esta muestra o esta población) presentarán características morfológicas, mentales y psicológicas o conductual, considerado normal y que será menos de una desviación estándar de la media de la variable investigada. El noventa y cinco por ciento de los individuos del grupo tendrá características o un comportamiento que será menor a dos desviaciones estándar de la media y el noventa y nueve punto siete por ciento de los individuos tendrá características o un comportamiento que será menor que tres desviaciones de los estándares medios con respecto a la media.
Las características o comportamientos totalmente extremos y desfasados de la media, constituirían así los extremos de la curva que representa la Distribución Normal, curva que tiene forma de campana.
Lo normal para los miembros de nuestra especie humana (es decir, lo que le ocurrirá a la mayoría de los individuos o lo que hará la mayoría, buscando su progreso) será siempre ser promedio en lo que sea y, en relación a la conducta psicosocial, moral, social y costumbres, para orientar su conducta por procedimientos que incluyan virtudes y vicios, en dosis consideradas aceptables en cada momento; ya que los sentimientos virtuosos (como, por ejemplo, los de misericordia, bondad, amor, compasión, etc.) no constituyen leyes que, necesariamente, deban ser seguidas por todos los individuos; así como, también, los sentimientos viciosos (los contrarios a los virtuosos), representados, por ejemplo, por la ira, el egoísmo, la envidia, la maldad, etc., no constituyen delitos, a menos que se transformen en acciones concretas que violen las leyes existentes. .
Por lo tanto, si no existieran las diferencias y contradicciones físicas, mentales y psicológicas, la humanidad en su conjunto y los espíritus en particular no evolucionarían y no se conocería la verdad.
Ésta es, entonces, la razón que encuentro para las diferencias, congénitas y adquiridas, entre los seres humanos; así como a los vicios y virtudes presentes en todos los individuos.
También es, creo, la razón por la que el Creador o el Gran Arquitecto del Universo, que no necesita evolucionar, puede ser considerado la fuente de todas las virtudes y la ausencia de todos los vicios.
Después de su presentación, todos los presentes se fueron, la mayoría aún meditando en las palabras del alumno.
El filósofo, antes lleno de empatía, se acercó al alumno que estaba recogiendo sus pertenencias, le dio un fuerte abrazo y exclamó: - ¡Gracias, mi querido amigo, por haberme dicho algo que aún no sabía!
Los lectores se preguntarán por qué escribí una historia así en un momento de agitación política, pandemia y casi agitación social, cuando asuntos más importantes y urgentes despiertan nuestra atención diaria.
Permítanme explicar: cualquier evento de carácter climático, cualquier evento político, cualquier declaración de autoridad gubernamental, cualquier delito cometido o cualquier competición deportiva, por ejemplo, son analizados por 'expertos' contratados, a veces por el peso del oro, con el fin de desinformar o generar contrainformación que neutralice la verdad de los hechos, conocida sólo por unos pocos.
Las hipótesis y teorías que difunden incontables de estos vergonzosos especialistas son, en su mayor parte, absurdas; principalmente, por que sus difusores, en gran parte, son personas totalmente descalificadas y poco preparadas para las tareas que se proponen.
El caso es que nuestro país está lleno de estos analistas improvisados, generalmente con sesgo ideológico, críticos del gobierno, sin cursos, sin maestrías, sin doctorados, sin experiencias prácticas; en definitiva, sin un currículum de vida que hable por ellos. Son especialistas de última hora descubiertos por los medios de comunicación, lo que les asegura el notorio conocimiento que propagan y les otorga el título de especialistas que presumen, aunque solo digan tonterías reivindicando todo lo que saben sobre los temas tratados.
Los especialistas en midias existen en todos los países. Sin embargo, en los países desarrollados, los analistas, expertos, consultores, etc., suelen tener títulos académicos que los certifican para sus funciones y, en estos lugares, la especialidad realmente es un hecho común; siendo que el referido profesional valora altamente el prestigio ganado en el entorno en el que trabaja.
Aun así, muchos analistas de midias de los países desarrollados siguen haciendo predicciones erróneas. Por otro lado, el público que los escucha es mucho más intelectualizado, politizado y crítico que el de países como el nuestro.
Además, lo que esos especialistas afirman en sus países como verdad, si no lo son, suele tener consecuencias profesionales, civiles y penales; por eso cuidan mucho de todo lo que dicen ser verdad. Pocos son los que alardeando de sus interlocutores preguntan descaradamente, cómo les va a algunos de nuestros pseudoespecialistas, sobre todo en las actividades políticas, económicas, militares y psicosociales: -¿Dime algo que yo aún no sepa?

Texto agregado el 11-06-2021, y leído por 56 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
12-06-2021 Oh, mi querido bequeano, demaciada confución, demacido rollo, esta vez no pude, me di por vencido, por ahí donde le diste un empujón al personaje y acaparaste los reflectores. Se nota que te encantan, tal vez por eso resulta difícil leerte, demaciado autoelogio harta, sabes. Bueno, buen dia y hasta la vista. D2EN2
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]