TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / ENSAYO SOBRE UNA POSIBLE TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN DEL ALMA - PARTE II

[C:609011]

ENSAYO SOBRE UNA POSIBLE TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN DEL ALMA - PARTE II

Jober Rocha

El filósofo Ludwig Wittgenstein dijo en una de sus obras que filosofar es como intentar descubrir el secreto de una caja fuerte: cada pequeño ajuste en el mecanismo parece no conducir a nada. Solo cuando todo encaja se abre la puerta. La empresa que propuse es idéntica al intento de abrir una caja fuerte que ha estado cerrada desde el comienzo de la creación humana. Cada ajuste pertenece a una rama del conocimiento. El primer ajuste es el religioso, el segundo filosófico y el tercero científico, como cualquier caja fuerte que solo abre su puerta después de tres movimientos: el primero a la izquierda, el segundo a la derecha y el tercero, nuevamente, a la izquierda.
Considerando que el judaísmo, el catolicismo, el islam y el protestantismo creen todos en la inmortalidad del espíritu y teniendo en cuenta, según estas doctrinas, que el período en el que los seres humanos pasan encarnados es solo una gota en el océano de su existencia espiritual eterna, algunos lectores pueden hacer las siguientes preguntas: ¿Cuál es la necesidad de que el espíritu encarne mas de una vez? ¿Una sola encarnación, de unos pocos años, bastaría para que el espíritu obtuviera toda la evolución que necesitaría (considerando que no encarnaría ya evolucionado, sino que encarnaría ignorante y simple, como recomiendan estas doctrinas)? ¿Y si no pudiera lograr esta evolución, en su único paso por este mundo, por decisiones equivocadas, quizás por lo que él consideraría como su libre albedrío? ¿No tendría otras oportunidades, amorosa y comprensiblemente concedidas por el Creador? ¿No sería, acaso, un desprecio por los designios desconocidos del mundo espiritual pensar que un breve paso por el mundo material sería suficiente para que el espíritu desarrollara todo lo que necesita? También sucede que, dado que Dios es el único ser increado y habiendo creado a todos los demás seres, ¿cómo se explicaría el hecho de que creó espíritus ya evolucionados (ángeles, que no necesitarían encarnar en la Tierra) y espíritus no desarrollados? (Nosotros, que tendríamos que encarnar para evolucionar)? ¿Habría adoptado el Creador dos pesos y dos medidas para sus criaturas? ¿Por qué no ser todos nosotros espíritus de luz o todos nosotros espíritus sin luz? ¿Será que el hecho de tener luz (o evolución) no sería solo una mayor cantidad de encarnaciones vividas?
A su vez, al predicar el juicio final (cuando los muertos resucitarían) todas estas religiones no estarían aceptando implícitamente la idea de la reencarnación, ya que los muertos al resucitar indudablemente, en ese momento, tendrían alma ya que no hay cuerpo humano vivo sin una? ¿Esta alma, ciertamente, no sería la suya (y no otra) que habría dejado el mundo espiritual para entrar de nuevo al mundo material; es decir, reencarnarse en un cuerpo de materia?
Por otro lado, algunos lectores también podrían cuestionar: - Si creemos que la resurrección de los muertos se refiere solo a la resurrección del espíritu y no al cuerpo físico (incluso porque la dimensión espiritual donde, ciertamente, encontraremos al Creador y otros Espíritus de Luz, no deben tener una dimensión material, para que puedan habitar cuerpos físicos resucitados viviendo con espíritus); es decir, que sólo los espíritus de los muertos revivirían en el juicio final, ¿no estaríamos ante una contradicción, ya que el espíritu, como dicen, es inmortal?
De lo anterior, parece que todas las religiones creen en la existencia de un alma (o un espíritu) y que esta es una parte integral del ser humano. Muchos creen en la existencia del destino (o karma), o la predestinación para la salvación. Todos creen en la evolución del alma (o espíritu). Algunos creen en la reencarnación, otros no. La 'Curva del Destino', estrictamente hablando, cumpliría básicamente con lo recomendado por el Budismo, Espiritismo, Hinduismo, Confucianismo y Taoísmo, religiones que creen en el determinismo y en la reencarnación y, solo parcialmente, a lo que predica el Islam sobre la existencia del destino.
Las corrientes filosóficas y los principales filósofos que estudiaron el tema, a su vez, se alternan, aceptando o no el determinismo, reconociendo o no el libre albedrío. Las culturas orientales más antiguas, bajo la influencia del budismo y del hinduismo, optaron por una visión determinista de la existencia humana que beneficiaría la evolución del alma.
Las culturas occidentales, bajo la influencia del judaísmo / catolicismo / protestantismo, optaron por una visión del libre albedrío, que beneficiaría la realización de los deseos del ego. Estos dos puntos de vista parecen justificar la etapa más alta de desarrollo económico y científico en Occidente que en Oriente.
En el propio Occidente cristiano, los países de religión protestante, que también consideran la importancia del éxito material para entrar en el reino de los cielos, se han desarrollado más (económica y científicamente) que los de la religión católica, para los cuales la riqueza importa menos cuando trata de ser parte de este reino. En Mateo 19:16 al 22, Jesús dice: ... un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos ... es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de Dios .
A pesar de posibles errores en la traducción e interpretación de lo dicho por Jesús, se puede notar, sin embargo, la importancia crucial que la elección entre uno de estos dos tipos de visión (determinista o libre albedrío) tuvo, hasta ahora, en la historia del desarrollo económico y científico de la civilización humana.
El propio trato con la naturaleza y la visión sobre el medio ambiente han sido influenciados por estos dos tipos de formas de ver la vida. La idea filosófica básica sobre Dios en las culturas orientales es que es inmanente a nosotros y a todos los demás seres; mientras que la cultura occidental lo considera un ser trascendental y distante de nosotros. La idea de Dios inmanente en todos los seres era tan fuerte en Oriente que surgió la idea de que todo es Dios, que se llamó panteísmo. Según el panteísmo, todos los seres y toda la existencia de Dios se conciben como un todo. Como dicen Dios es la cabeza del todo y el mundo es su cuerpo. Las religiones orientales más importantes (hinduismo y budismo) son panteístas. El panteísmo oriental acentúa el carácter intrínsecamente religioso de la naturaleza; es decir, todo está animado por el soplo divino y, por tanto, es como si fuera el cuerpo de la divinidad que, como tal, debe ser respetado y venerado.
En Occidente, los críticos del panteísmo lo acusan de ser una especie de ateísmo que niega la personalidad de Dios como algo externo al universo mismo. El catolicismo afirma que el panteísmo cuestiona no solo la fe católica, sino, según ella, el sentido común y la sana razón. En efecto, para el catolicismo, Dios no podría (ni siquiera parcialmente) identificarse con el mundo, ya que, por definición, es absoluto, necesario e ilimitado; mientras que el mundo es relativo, contingente y limitado. Además, afirma que no puede haber evolución ni progreso en Dios, ya que toda evolución presupone la adquisición o la pérdida de la perfección; lo que, en todo caso, implica imperfección, lo cual es absurdo en Dios.
Así, para el catolicismo, Dios es esencialmente distinto del hombre, del mundo y de la realidad, visible, ya que es absoluto y eterno, mientras que las criaturas sensibles son relativas, transitorias y temporales. Las principales religiones y doctrinas religiosas occidentales son monoteístas (catolicismo, protestantismo y espiritualismo).
A su vez, la creencia politeísta de las poblaciones indígenas de Norte, Centro y Sudamérica preservó la naturaleza en el nuevo continente hasta la llegada del colonizador europeo. Teniendo en cuenta que la naturaleza estaba poblada de dioses (Dios del agua, de los animales, de la tierra, de los cultivos, de la lluvia, del aire, etc.), destruirla era destruir a los dioses o destruir lo que les pertenecía.
El Sistema Capitalista, que comenzó en Occidente con la Revolución Industrial, trajo al mundo la idea de que la redención de la humanidad estaría en el crecimiento económico y el progreso, satisfaciendo los deseos del ego. Más calidad y cantidad de bienes duraderos, bienes de consumo de todo tipo, bienes de producción, etc.
En el afán por producir estos bienes a menudo superfluos, que supuestamente tienen como objetivo satisfacer las necesidades de los seres humanos, la Naturaleza se ve como una fuente inagotable y, a menudo, gratuita de recursos. Con esto, el saqueo, la destrucción y el despilfarro, a escala mundial, se han intensificado en nombre del progreso.
Gran parte de esta destrucción actual se debe a la forma en que los humanos ven la Naturaleza. Al considerarlo, por creencias religiosas, como creado por Dios solo para satisfacer nuestros deseos, como ocurre en Occidente, comenzamos a consumirlo sin culpa, sin remordimientos y sin cuidado.
Si prevalecieran en nel ocidente las visiones panteístas o politeístas de la divinidad, el consumo del medio ambiente ciertamente sería menor; ya que, filosóficamente, pensaríamos de manera diferente con respecto a la naturaleza de la deidad.
La globalización de la economía, con la expansión del Sistema Capitalista hacia el Este, ha provocado (y seguirá haciéndolo) que la destrucción del medio ambiente aumente y que el consumo de la Naturaleza, en esta parte del globo, cese cada vez más y que se haga de forma sostenible.
Basándonos en lo que dicen las religiones y la filosofía, podemos establecer las siguientes hipótesis:
1. La existencia humana es determinista y Dios está en toda la Naturaleza (budismo, hinduismo, sufismo, confucianismo, taoísmo y sintoísmo); 2. La existencia humana es determinista y Dios está fuera de la Naturaleza (Islam, Espiritismo); 3. La existencia humana tiene total libre albedrío y Dios está en toda la Naturaleza (ninguna religión comparte esta hipótesis, ya que, aparentemente, sería una contradicción religiosa); y 4. La existencia humana tiene total libre albedrío y Dios está fuera de la Naturaleza (catolicismo, protestantismo).
Cada una de estas hipótesis implicaría una forma diferente, para sus seguidores, de afrontar la vida y otros fenómenos metafísicos.
La primera hipótesis sería la que nos acercaría al Creador (que estaría en la propia Naturaleza) y, por tanto, implicaría una menor necesidad de intermediación por parte de las organizaciones religiosas entre Dios y los hombres, además de inducir una mayor práctica de las llamadas virtudes, por parte de los ciudadanos, debido a la visión determinista de la existencia.
El último de ellos sería el que más nos alejaría del Creador, creando así una mayor necesidad de la presencia de instituciones religiosas que sirvieran de puente entre el Creador y las criaturas e induciría a una mayor práctica de los llamados vicios (pecados) por los ciudadanos, debido a la visión religiosa del libre albedrío y la apelación constante del Sistema Capitalista a la satisfacción de los deseos del ego. A pesar de los avances obtenidos por la Ciencia, en general, aún estamos lejos de poder encontrar explicaciones a los fenómenos metafísicos que durante milenios han ocupado constantemente el pensamiento de los interesados en el tema. Las teorías religiosas, filosóficas y científicas se han sucedido en una lucha ideológica perpetua por la primacía de la posesión sobre la verdad metafísica. La mayoría de ellas intenta ocultar su total ignorancia sobre cómo suceden las cosas en esa realidad, a través de textos que muchas veces resultan inverosímiles, ininteligibles o herméticos.
Por lo que podemos deducir, en base a toda la información a la que hemos tenido acceso hasta ahora, parece que al ser humano se le ha negado constantemente, desde el inicio de los tiempos hasta la actualidad, el conocimiento irrefutable de cómo irían las cosas en el territorio que penetramos después de la muerte. Las únicas instituciones que se aventuran en este campo son las religiosas que, sin embargo, no lo hacen a través de la evidencia científica, sino a través de la llamada 'revelación', que necesita de la fe para convertirse en verdad aceptada. Considerando que la especie humana tiene características muy especiales, que le otorgan un lugar destacado entre las otras especies, a través de su desarrollo intelectual y la acumulación de conocimientos que brinda el progreso de la Ciencia, ciertamente llegaremos a descubrir cómo ocurren las cosas del otro lado; incluso porque, según nuestro punto de vista, gran parte de los fenómenos metafísicos de hoy serán, mañana, sólo simples fenómenos físicos. Como no conocemos, en la actualidad, las verdaderas explicaciones de estos hechos, las colocamos más allá de la Física. Sin embargo, todos ellos no serían más que simples fenómenos pertenecientes al campo de la Ciencia, como seguramente veremos en el futuro.
Miriam Patitucci en su obra "Las matemáticas de la reencarnación" proporciona algunas estadísticas interesantes sobre el fenómeno de la reencarnación:
* Hay alrededor de 30 mil millones de espíritus, encarnados y desencarnados, conectados al planeta Tierra; siendo, de estos, 6,9 mil millones encarnados (1/5) y 23,1 mil millones desencarnados (4/5);

* Entre los espíritus encarnados, 4 mil millones son almas enfermas en proceso de reeducación; 2 mil millones son almas en busca de recuperación y 500 millones son almas colectivas misioneras por el progreso y el bienestar social.

* Entre los espíritus incorpóreos, 12 mil millones todavía están en lucha y sufrimiento, incapaces de reencarnarse. Seis mil millones están en tareas regenerativas y 5.5 mil millones son espíritus elevados, guías espirituales, espíritus superiores, avatares, ayudantes galácticos, etc., en su mayoría liberados de reencarnaciones.

* Entre los espíritus desencarnados, ¼ ya no pueden reencarnarse y serán enviados, obligatoriamente, a planetas posteriores. ¼ constituyen espíritus evolucionados que ya no se reencarnan y trabajan para el progreso espiritual de la tierra. ¼ están formados por espíritus que aún tienen la posibilidad de reencarnarse (son los refractarios que se niegan a reencarnar durante más de 2 o 3 siglos). ¼ están formados por espíritus regeneradores.

* Una estimación de la evolución de la población encarnada y desencarnada, desde el comienzo de la era cristiana, es la siguiente, según Miriam:
Año 0 (Jesucristo)

300 millones de encarnados

19.5 mil millones de incorpóreos

Año 476 d.C. (Alta Edad Media)

200 millones de encarnados

19.8 mil millones de incorpóreos

Siglo XV (inicio de los descubrimientos)

500 millones de encarnados

19.5 mil millones de incorpóreos

Siglo XX (1900)

1.6 mil millones encarnados,

18,4 mil millones incorpóreos.

Siglo XXI (2000)

6.5 mil millones encarnados,

23,5 mil millones desencarnados.

Seres en proceso de dolor y enfermedades del espíritu y del cuerpo:

* 16 mil millones (encarnados y desencarnados), siendo:

4 mil millones (encarnado),

12 mil millones (incorpóreos).

Así, habría una media de tres espíritus en crisis, por cada alma encarnada en sufrimiento.

* De los 16 mil millones mencionados, en proceso de dolor y enfermedad, tenemos:

4 mil millones de enfermos que buscan el bien,

4 mil millones de criaturas malvadas que deliberadamente hacen mal,

8 mil millones en un estado de apatía, indiferencia, indecisión y desaliento.


Algunos autores estiman el número medio de encarnaciones a las que ha sido sometido cada ser humano, hasta la fecha, de la siguiente manera:
Supongamos que todos hemos vivido en la Tierra desde la aparición de los primeros hombres, en la prehistoria, y supongamos, por hipótesis, que todos hemos pasado por el mismo número de encarnaciones, solo en este planeta.
Hay un total de aproximadamente seis mil millones de espíritus encarnados actualmente en nuestro planeta (población mundial efectiva total - los datos están desactualizados ya que el texto de Miriam es antiguo). Algunos estudios apuntan a alrededor de 120 mil millones de nacimientos de seres humanos que han tenido lugar en el planeta Tierra, desde el surgimiento del hombre primitivo hasta el presente.
Dividiendo este número por el número actual de habitantes, llegaremos a un total de 20 encarnaciones, en promedio, por cada habitante existente en la actualidad, asumiendo, como ya se dijo, que todos reencarnaron en un mismo planeta, la Tierra.
Evidentemente, esta hipótesis considera que la evolución alcanzada por todos los espíritus ha sido la misma, hasta el presente, lo que no debe ser cierto. Como se trata de un valor medio, del cual desconocemos la varianza y el desviación estándar, algunos individuos pueden haber tenido muchas más encarnaciones y otros mucho menos que las veinte consideradas. En la tercera parte entrarei en los aspectos matemáticos del tema.

Texto agregado el 09-06-2021, y leído por 126 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
10-06-2021 Un tema apasionante sin dudas, para bucear e interiorizarse aún más en él. Leí un paper tiempo atrás que utiliza la teoría de Pitágoras para calcular la transmutación de las almas (Villena y García). Saludos, Sheisan
09-06-2021 Te sugiero escribas textos más breves abordando temas precisos, por ejemplo la reencarnación, y también que tome posiciòn para conocer tu punto de vista. Saludos. remos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]