TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Pepe, "El Magnífico"

[C:607607]

Pepe, "El Magnífico"
Jober Rocha (Cuento de Humor Sarcástico)

Mi nombre es Carlomagno y, cuando sucedieron los hechos que les contaré, llevaba cinco años jubilado. Durante treinta largos años fue funcionario subalterno, en una división donde yo sufría y "comía el pan que amasaba el diablo" a manos de varios jefes tiránicos.
En la ociosidad, desde entonces, me limité a la lectura diaria de los periódicos, a la elaboración de sonetos de amor, a charlar en el bar de Don Manoel (con amigos que cariñosamente me llamaban 'Cosita') y a llenar la paciencia de mi esposa, Maricarmen, criticando su actuación frente a la administración de las cosas domésticas. En ese momento vivía en la Isla de Tabarca.
Un día, durante una ligera discusión en casa, Maricarmen sugirió que saliera un rato, hiciera un curso sobre cualquier tema, solo para ocuparme. De todos modos, me pidió que la dejara en paz ...
En la tarde de ese mismo día, paseando por las calles de la isla, me llamó la atención un cartel en la puerta de un edificio comercial, con las siguientes palabras: “Mestre Marangon - El Rey de los Mágicos - Clases de magia para ancianos y niños. Sorprende a tus amigos haciendo magia, levitando, cortando personas por la mitad, desapareciendo en el escenario, etc. Primera clase gratis. Sala 606 ”.
Subiendo a la habitación 606, me encontré con un tipo gordo con barba y bigote, vestido con un traje negro, que me saludó efusivamente en un idioma mixto de portugués y español. Por su entonación y postura, parecía estar borracho.
La duración del curso fue de una semana, según Marangon, a un precio total de veinte euros. Después de la clase gratuita asistí a las clases pagadas y, después de la semana, ya me consideraba un verdadero mago.
Realizó trucos de cartas, sacó conejos de sombreros, hizo desaparecer monedas y relojes. Con respecto a los hechizos más complicados, sin embargo, todavía tenía algunas dudas; porque, debido a que no entendía el idioma que hablaba el maestro Marangon, algunos pasajes seguían siendo oscuros. El hecho no me preocupó, ya que pensé que haría trucos sencillos para amigos y familiares.
Lo mestre me había dicho que, para causar una buena impresión en el público, debería adoptar un nombre altisonante que impresionara a los espectadores. Entonces, comencé a adoptar el nombre de Pepe “El Magnífico”.

Un sábado por la noche durante la fiesta de compromiso de la sobrina de mi esposa, celebrada en un club de la isla, me pidieron que hiciera algo de magia que distraería a los invitados por un tiempo.
Subí al escenario, agradecí los aplausos y comencé con los trucos más simples que había aprendido. Saqué un conejo de un sombrero de copa y, a continuación, saqué del aire cigarrillos encendidos, hice aparecer bolas blancas con simples movimientos de mano, hice trucos con naipes, etc.
Al final del espectáculo, con el público emocionado de pie y aplaudiéndome y pidiendo un bis, yo, eufórico con la admiración del público, decidí presentar una magia, hasta entonces, por mí, nunca realizada. Anuncié que vería a una ayudante por la mitad y luego la volvería a unir. Traje de la casa (que estaba al lado del club) la urna donde estaría mi asistente y la sierra eléctrica que la cortaría. Entre los presentes, bajo sus protestas, elegí a mi propia esposa, Maricarmen, como protagonista de la magia, con el objetivo de darle más veracidad.
Pedí silencio al público y, bajo una luz lila, inicié mi número mágico.
Maricarmen se acostó en la urna que yo cerré. Luego encendí la sierra eléctrica y comencé a cortarla por la mitad. Cuando terminó el servicio, coloqué dos placas de metal en el sitio del corte, para sellar cada lado de la urna que se había cortado.
Luego separé las dos partes, con el aplauso del público presente. Mi esposa, en una parte de la urna, movió la cabeza y, en la otra, movió los pies.
A continuación, uní ambas partes de la urna para terminar el espectáculo, como había aprendido del Mestre Marangon. Sin embargo, al mirar a mi esposa, noté que algo no había funcionado, porque su cuerpo todavía estaba separado.
Al mismo tiempo, me vinieron a la mente esas instrucciones de Marangon que no había entendido bien, debido al idioma que hablaba el maestro. Algo salió mal. Después de varios intentos fallidos, me disculpé con los presentes y bajé las cortinas del escenario. Desde el camerino llamé al despacho del Mestre Marangon. Un asistente, hablando en castellano, me informó que se había ido de vacaciones a su país, donde lo habían contratado para realizar magia en un club local y solo regresaría al año siguiente.
Alquilé una ambulancia y llevé a Maricarmen a casa, todavía en la urna. Para subir al ascensor tuve que poner una parte de la urna encima de la otra, ya que el edificio donde vivíamos, porque era antiguo, tenía un ascensor muy pequeño. En casa, coloqué la parte de la urna donde estaban la cabeza y el baúl de mi esposa, dentro de la habitación de la pareja. La otra parte la puse en el baño, porque pensé que sería más fácil, si ella sentía alguna necesidad urgente e imperiosa.
Luego, en Internet, busqué a otros magos que pudieran ayudarme a unir las dos partes. Me informaron que el método que había utilizado para separarlo era muy antiguo y ya estaba completamente desactualizado; no se utiliza en ninguna parte del mundo. De los diversos magos contactados, ninguno sabía cómo usarlo.
Resignado, volví a la habitación y le dije a Maricarmen: - ¡Hija mía, tendrás que esperar hasta el año que viene, que es cuando mi amo regresa a nuestro país!
Cuando abrió la boca para quejarse, tranquilamente, le respondí: - ¡Maricarmen, fue totalmente tu culpa! ¡Me dijiste que aprendiera algo! Estaba muy bien en mi rincón, tomando mi cerveza con amigos en el bar de Dom Manuel...

Texto agregado el 25-04-2021, y leído por 31 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]