TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sendero / Una mujer en mi cama

[C:606999]

Mañana a las siete de la mañana será intervenida de una desviación nasal un femenino de 19 años de edad. Como residente de pregrado, mi obligación es hacerle su historia clínica.

-Por favor, apague la luz. -Me dijo.
Prendí la que se encontraba en el buró. Le referí el por qué de mi visita.

Joven, de voz nasal. cooperadora. La bata azul contrastaba con su piel blanca, que facilitó con agrado el procedimiento.

-¿Si tengo alguna molestia lo puedo llamar?
-Por supuesto, solo timbre a la enfermera.
-Porque no viene usted y me acompaña, me siento nerviosa.
-No se preocupe estaremos cerca. Casi no hay pacientes, hace frío y llueve.

-Al finalizar vengo a darme una vuelta.
-No me engañe, estas noches asustan.
El clima estaba de perros. Los truenos hacían vibrar las ventanas. El hospital vacío. La enfermera de guardia absorta. Una hora después volví.
-¿Ya ve, no han salido fantasmas?
-No los alborote, que tal si vienen y yo solita.
Se sube al siguiente piso, me toca, -dije bromeando-, dejaré la puerta abierta si se aterroriza. Tranquila y apreté su mano dándole valor. Ella no me soltaba.
-¿Y estará solito?
Moví la cabeza y sonreí.
Me despedí de la enfermera, indicándole que si algo sucedía me hablara.
Me di una ducha. Llevaba veinticuatro horas de guardia, unas horas de sueño me daría el impulso para llegar a las treinta seis.
Sentí un pie frío entre mis piernas y luego aquella voz de nariz apretada. Su brazo rodeándome la cintura y su voz, "me dan mucho miedo los truenos" Tenía frío, lo percibí por su pezon erecto que me rozaba. Sobresaltado respiré profundo. ¡Nunca imaginé tener una mujer en el dormitorio del médico, menos una interna en mi cama! Mentalmente eché una moneda al aire. Resolví que daba lo mismo, me expulsarían del nosocomio si la veían ahora o más tarde. Frente a ella mis labios recorrieron su cuello. Sentí su mano acariciar el pelo de mi nuca. Pasaban de la una de la mañana, no me dio descanso, se valió de sus atributos para mantener mi atención. A ella tuve que ponerle la almohada en la boca para sofocar sus gemidos. Eran las cinco de la mañana, me vestí, le dije que me siguiera y mientras distraía a la enfermera, ella llegó a su cuarto. No tardarían en darle su medicación preanestésica.
A las seis de la mañana cuando llegó mi compañero de cuarto, me dijo, “puta madre, pues que hiciste en la noche cabrón putañero ”

Texto agregado el 24-03-2021, y leído por 61 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
26-03-2021 —Me pregunto si el "dejaré la puerta abierta si se aterroriza" era sólo una broma de doctor a paciente o era un mensaje de ida y vuelta entre entre paciente y doctor. Se cuentan muchas historias de este tipo ¿Serán ciertas? —Saludos. vicenterreramarquez
25-03-2021 Esta vez te pasaste Rubén mío, un poquito bueno, pero tanto! A Vic le digo que por supuesto estuvo en su cuarto y cómo habrá quedado que su compañero se dio cuenta al ver el revoltijo, jajaja...sos incorregible! MujerDiosa
24-03-2021 Me gustó mucho como contás las historia, como si el personaje estuviera sorprendido todo el tiempo. Y muy buenas las descripciones. Beso grande! MCavalieri
24-03-2021 Mmmm,no estuviste en tu cuarto...!!! Que bueno y entretenido... Me encantó***** Un abrazo Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]