TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / CELEBRACIÓN (cuento)

[C:606719]

-Te lo he dicho de mil maneras y no logras entenderme, es tan fácil que hasta un niño lo entendería.
Eso fue lo que le dijo Marcela a Juan un 24 de diciembre de 2018, pero Juan no quería entender que el amor de Marcela ya había muerto. Si él, seguía enamorado, ese era su problema, podía seguir amándola, pero sin acosarla ni hacerle daño. Pero muchos hombres no entienden y muchas veces son capaces hasta de matar a su mujer, antes de verla en brazos de otro.
El ocho de marzo de 2019 se celebraba el día universal de la mujer. En las empresas habían organizado un evento para homenajearlas y es que ellas merecen todos los homenajes, no solo el día de la mujer, sino todos los días. Cualquier esfuerzo es poco para hacerlas sentir felices. Marcela, no era feliz ni lo fue al lado de Juan, quien no supo amarla. Tan pronto se casaron empezó a celarla hasta con su sombra. Marcela no era de esas mujeres infieles, al contario, detestaba la infidelidad venga de donde viniera. Ella era toda ternura, toda dulzura y su forma de ser le permitía ser admirada por propios y extraños. En la empresa donde laboraba fue ascendiendo rápido, no solo por sus cualidades profesionales, sino también por sus bondades espirituales, al punto que se perfilaba como la futura presidenta de la compañía. A ella no le gustaba que le regalaran flores, ni chocolates. Ella era feliz si la respetaban, si la dejaban vivir con libertad, pues sabía hasta donde llegar. Era como una ave que vuela en cielo despejado, pero siempre regresa al nido tan pura como en el momento de emprender el vuelo.
Juan, nunca logró entender que a una mujer hermosa por dentro y por fuera no se le puede cortar las alas, porque es el principio del fin en el amor. Antes que se casaran, él le prometió dejarla volar a dónde ella quisiera volar, pero a las semanas de casados ya le estaba poniendo todo tipo de restricciones. Ella lo quería y luchó mucho por salvar su matrimonio, pero Juan era terco como mula vieja y eso lo llevó a la perdición. En la empresa de Marcela, ese día trabajarían solo hasta las 16 horas, de ahí en adelante empezaría la celebración. Habían contratado a Guayacán orquesta para que amenizara la fiesta. Todo transcurría en un ambiente de euforia. La orquesta siguió tocando, interpretaba de forma magistral, como solo ellos saben hacerlo, no en vano son considerados como una de las mejores agrupaciones musicales en Colombia, Latinoamérica y el mundo entero. Y es que la salsa es un ritmo de exportación que ha puesto a bailar a miles y miles de parejas por todo el orbe.
Poco a poco, el ambiente se fue tornando tenso porque al calor del licor empezaron los insultos hacia las mujeres. Muchos hombres son unos seres cobardes por naturaleza, incapaces de resolver los problemas en estado de sobriedad, toman licor y cuando están ebrios dan rienda suelta a sus bajas pasiones. Juan no estaba invitado a esa fiesta, pero se apareció en un estado de embriaguez total, no me explico cómo el guarda de seguridad del edificio lo hizo seguir en esas condiciones. A duras penas podía mantenerse en pie. La orquesta anunció la despedida del escenario con uno de sus grandes éxitos: "Cuando hablan las miradas", una composición de Alexis Lozano, quien en la misma agrupación tocaba el bajo. Juan se dirigió donde se encontraba Marcela, quien en ese momento ya se había puesto el abrigo y se aprestaba a abandonar la fiesta, ella se despidió de beso en la mejilla de un hombre de avanzada edad, al ver eso Juan se llenó de celos y cuando estuvo cerca de ella le gritó:
-Perra de mierda, yo sabía que me engañabas con este viejo.
Enseguida sacó la pistola, pero Marcela sacó la suya que tenía en el abrigo negro y lo dio de baja, pues tres balazos dieron en su cabeza. Otras mujeres que habían sido víctimas de violencia por parte de sus parejas, aprovecharon la ocasión para mandar a la mierda a esas sabandijas. Lo más probable es que aun no deben llegar pues la mierda queda bien lejos. Marcela, al siguiente día renunció a la compañía y al cabo de algunos meses creo una fundación con la ayuda de esas mujeres maltratadas de la empresa donde trabajaban. La fundación se llama MUJER, APRENDE A QUERERTE.

Texto agregado el 08-03-2021, y leído por 50 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
15-03-2021 Siempre me gustan tus cuentos. Ese algo impredecible me encanta. MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]