TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / Hambruna

[C:606196]






El hambre es un motor de alto voltaje. Dispersa masas por los caminos ambiguos y entonces es una marea enloquecida que sólo avanza ávida por pedreríos, arenales y bosques. La distancia es inverosímil pero el avance multiplica las ansias y no hay fatiga que pueda con la esperanza de esos millares de ojos y bocas hambrientas.
Aldeas emparentadas más con la naturaleza que con los artificios del progreso sufren ese arrastre monstruoso. Son desvalijadas hasta de sus almas en esa tierra pródiga y no existe bovino ni gallináceas e incluso perros y gatos son incluidos en la urgente minuta alimenticia. Tras el arrasador paso y después del despojo, una sombra tiñe el alma aterida de aquellos que ahora claman a los cielos por algo parecido a la justicia.
La marea humana continúa su marcha con la convicción de los desesperados y avanza vociferante aguardando algún milagro de dimensiones divinas. Pero el hombre que habita en ellos tiene la certeza que los libros sagrados agotaron todas esas realizaciones épicas y en esta época de augurios funestos, la sonajera de tripas y el dolor aguado del alma es difícil que obtengan respuestas celestiales.
Ya en la frontera de una ciudad, hollan pavimentos y derriban señales que el hombre construye para enmarcar su convivencia. Y es un solo grito el que trepana las gargantas de esa barbarie hambrienta que arrasa con todo aquello ya dibujado en sus salvajes anhelos. Pronto, acuden las fuerzas del orden y con sendos parlantes alertan a la salvajada para que detenga su accionar. Es sólo un convite a una insubordinación que ya no acepta razonamientos y la masa arremete aún con mayor empeño. Los disparos se apagan al traspasar sus cuerpos. Todo es insuficiente y los policías desisten y se retiran espantados. La muchedumbre prosigue adelante, asalta casas y se adueña de ellas, los moradores huyen con el terror dibujado en sus pupilas. Una plaga de langostas sería más benévola. Y el hambre acomete y todo lo posible de digerir ya se ha agotado. Y la marea crece y crece allegándose a ella nuevos integrantes de los más variados pelajes. Y la peregrinación se ensancha y en el horizonte y comienza a tronar por los caminos y los desiertos. Estoy seguro que ya perciben ese ligero temblor del suelo que indica que muy pronto, esa horda hambrienta aparecerá inclemente para desconfigurar nuestras cómodas vidas.













Texto agregado el 06-02-2021, y leído por 81 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
09-02-2021 En este mundo hay niños que mueren de hambre, y el hombre llego a la luna, pero hay cosas en este mundo que todavia no puede solucionar. jaeltete
08-02-2021 Ehambre es peor que todas las plagas juntas, Muy acertado tu escrito. yosoyasi
06-02-2021 Es un temor muy válido el de tu escrito. Cuando la necesidad es sobrevivir, para bien o para mal, no hay muro que se interponga. Un escrito muy duro y tristemente certero. Un abrazo, sheisan
06-02-2021 —Guerra, hambruna y peste, flagelos que en ese mismo orden diezman la humanidad y desgraciadamente debido a la ambición desmedida y egoísta del mismo ser humano individual y/o de grupos hegemónicos, como así también se puede pensar que son herramientas de la misma naturaleza que actúa con sus propias leyes. —Saludos vicenterreramarquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]