TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / CORRECTOR DE ESTILO (cuento)

[C:605377]


Le recomendaron un corrector de estilo, era tanto el afán que le corrigiera uno de sus cuentos, que salió de inmediato a buscar la dirección que le habían dado. A los cuarenta y cinco minutos llegó al lugar indicado. Un sector exclusivo de la Sultana del Valle, la casa era muy lujosa y tenía vigilancia privada. Apenas tocó a la puerta salió un guarda de seguridad a atenderlo, de inmediato le preguntó:
-Señor, en qué puedo ayudarle
-Necesito al señor Pepito Perez, me dijeron que es el mejor corrector de estilo de esta ciudad.
-Le dijeron la verdad, su fama es internacional
-No lo puedo creer, de ser así, pronto seré el ganador del concurso de cuento JUAN RULFO,
-Si mi patrón le corrige sus libros, usted puede llegar a ganarse hasta el premio nobel de literatura.
Lo hizo seguir a una sala de espera, pues todavía no llegaba. Para no desesperarse sacó de un maletín el cuento que debía corregirse. Lo leyó como cincuenta veces y le pareció que no necesitaba ninguna corrección, pero lo mataba la curiosidad por conocer al corrector y saber cuáles serían los cambios que propondría. A los cinco minutos llegó un poco sudoriento pues hacía mucho calor. Después de saludarlo lo hizo seguir a su oficina. Enseguida le pidió el texto, Juanito le pasó la hoja de papel con el cuento digitado. No era un texto extenso, era un cuento de una sola página. El corrector de estilo lo leyó varias veces, luego le dijo:
-ve a la caja y cancelas cien mil pesos, me traes la factura y te lo corrijo de inmediato.
Juanito fue a la caja y canceló la cifra convenida y regresó rápido a la oficina del corrector. Le pasó el recibo y luego le dijo:
-Por qué tan caro el valor de la corrección, siendo una sola página.
-Por qué mi trabajo es garantizado.
Empezó a corregir el cuento en el computador, al cabo de veinte minutos terminó la corrección, luego le imprimió el texto y le agradeció por utilizar sus servicios.
Juanito se fue pensativo para su casa, apenas llegó sacó tres copias que introdujo en un sobre de manila, luego anotó la dirección donde debía enviar el sobre, también la dirección del remitente. Fue a la empresa de mensajería, pagó el valor del envío y se fue para su casa. Primero vio televisión, luego apagó el televisor y escuchó música. Antes de dormirse se dijo así mismo: "tan fácil que se ganan la plata esos correctores, en cambio a mí me toca trabajar toda la semana para ganar cien mil pesos". Estaba tan cansado que no demoró en quedar profundo. Al siguiente día se miró en el espejo y se dio cuenta que no era el mismo, había algo en sus ojos, en su rostro que lo hacía sentir extraño. Esa sensación la tuvo durante dos meses, al punto que decidió no verse más en el espejo. Durante un mes no se miró en el espejo. Un día llegó el cartero a su casa y le entregó un sobre de manila, luego de firmar la constancia de recibido se despidió del cartero. Entró a la sala, abrió el sobre de manila y casi se desmaya de la emoción, pues le comunicaban que había ganado el concurso de cuento. Sin pensarlo dos veces fue a darle las gracias a Pepito Perez, quien de inmediato le dijo:
-Se lo dije, mi trabajo es garantizado, mire nomás todo el dinero que le he hecho ganar, qué haría usted sin mí.
Juanito le respondió:
Qué haría usted sin escritores, mire la casa que tiene, esta casa vale una fortuna, todo lo que ha conseguido es gracias a los escritores, ¿o qué opina?
Reconozco que les debo mucho, en este trabajo tú me ayudas y yo te ayudo.
-Qué tal si no me hubiera sonado la flauta
-Lo importante es que te sonó.
Se despidieron con la esperanza de volver a encontrarse pronto.
A los quince días la noticia y el cuento se publicaron en los periódicos más importantes del país y del mundo. Al leer el periódico, Juanito se dio cuenta que por equivocación había enviado su cuento sin corregir. Agarró su maletín y se fue donde el corrector de estilo, quien al verlo tan pronto le preguntó:
-Te esperaba dentro de un mes, a qué debo tu visita tan inesperada.
Usted es un mentiroso, un estafador, me cobró cien mil pesos por corregirme el cuento, yo envié al concurso mi cuento sin corregir y el jurado del concurso falló a mi favor de forma unánime.
-De algo tengo que vivir no te parece.
Enseguida Juanito sacó del maletín una pistola y le pegó seis balazos por cobro exagerado.
Al otro día los diarios nacionales e internacionales dieron la siguiente noticia: "ganador del concurso Juan Rulfo mató a su corrector de estilo por mentiroso.

Texto agregado el 16-12-2020, y leído por 73 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
17-12-2020 Me gustaría saber la diferencia, al leer el presente cuento, entre el lector que esribe y él que nó. Puedo asegurar que al que esribe lo sorprende(por adelantarse). Te felicito. peco
17-12-2020 muy actual... la gente está harta de tanto estafador suelto, ya no hay diálogo todo se arregla a los tiros o con la fuerza bruta, parece el lejano oeste . un gusto leerte Lunaroja
17-12-2020 Ante todo odio los mentirosos, pero más odio la violencia. Sea como sea, una vez más me convenzo, no recurrir a los correctores, no son de fiar. Shalom Pedro y °°FELICES FIESTAS°° Abunayelma
17-12-2020 A ver si aprende de una vez, que tanto! jajaja... MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]