TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Gericos / LA CONVERSACIÓN

[C:605285]


LA CONVERSACIÓN


“Hablar no es siempre conversar.”
WILLIAM COWPER

“Conversar es dar cuenta de nosotros mismos.”
RALPH WALDO EMERSON



- ¿Te gusta conversar? -me preguntó ella.
- Sí, sí me gusta, pero no es algo que haga con frecuencia. No siempre es fácil conversar, ni mucho menos conseguir con quien hacerlo.
- ¿Acaso eres muy exigente? -indagó con curiosidad.
- No, no mucho, no soy tan estricto -al menos eso creo-. Sólo aspiro a poder sostener una conversación inteligente, salpicada con datos abstractos y concretos cuando corresponda y de aleatorios o circunstanciales cuando venga al caso; me gusta conversar con alguien que le hable a los pájaros, así ellos no le entiendan; hablar de por qué el tiempo a veces no alcanza y por qué también nos sobra cuando queremos que el hoy sea pronto el mañana; hablar despacio y sonriendo con franqueza; conversar de Dios sin sentirnos perseguidos por su ira o su justicia; hablar del amor sin que sea una declaración expresa sino como algo natural que nos toca a todos y que nunca -al final- encontramos por más besos o abrazos que demos; conversar exige respetar la palabra y el silencio del otro, no interrumpir su discurso hasta que surjan interrogantes o aplausos; hablar de las cosas y de lo que las cosas dicen (no siempre dicen lo mismo), lo que invita a cotejar respuestas; hablar de poesía y de lo que la poesía dice, y de cómo lo expresa (manejando imágenes a cambio de palabras); conversar del día a día y de las noches de insomnio, de las pesadillas, y del porqué de los desvelos; buscar la proximidad y la confianza para contar un secreto, despejar una duda, confesar un temor oculto o un sueño esperanzador; hablar de utopías y despistes, y de la futilidad de la muerte, así como de la misión suprema de cada uno en este mundo; sin embargo, lo sustancial de una buena conversación es la compañía cierta y privada que se establece entre dos personas que se sienten cómodas y tranquilas, una junto a la otra (cercanos o a distancia, familiares o amigos) para compartir ideas, pensamientos y, quizás, lo más importante, sus más íntimos silencios.

Conversar, en su acepción más profunda, debe ser más el diálogo del espíritu que de la razón; por ende rechazo (en la medida de lo posible) la conversación vana o trivial que no te aporta nada. De ahí que, para mí, la conversación que enriquece es la que es íntima, no necesariamente entre amantes, sino entre personas con quien puedes hablar de corazón a corazón...


GerCardona.
Diciembre 10 de 2020
Bogotá-Colombia

Texto agregado el 10-12-2020, y leído por 29 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
11-12-2020 Vaya amigo, qué honda reflexión sobre la conversación, hay tanto para conversar como contenido hay en el alma. ****** vaya_vaya_las_palabras
10-12-2020 En tiempos de prisa y mezquinos intereses casi no queda la posibilidad de efectuar conversaciones trascendentes. Reina también el miedo de fragilizarse, desnudarse ante otro ser de pronto tanto o más frágil que nosotros mismos. Me gustó tu escrito, lo sentí profundo y genuino. Saludos, sheisan
10-12-2020 Me gustó leerte, Gerardo. Muchas verdades expresan tus apreciaciones. Me atrevo agregar que conversar es saber compartir, saber escuchar y saber opinar. Shalom colega de la pluma Abunayelma
10-12-2020 Cuando fluye la conversación es cuando sientes dentro de ti como si una corriente de un rio recorreriera todos los aspectos que detallas; se produce la conexción interna . spirits
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]