TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vicenterreramarquez / Un pañuelo de seda

[C:605064]

Poema



Un pañuelo de seda


En tu cuello quise dibujar un beso,
pero algo suave de color marrón me lo impidió.
Era un pañuelo de seda que se interpuso entre tu piel y mi boca.
Intenté quitarlo, no pude.
Insistí en besarte, no pude.
Quise hablarte, pero antes de decir algo,
como por arte de magia, el pañuelo desapareció.
¡Y besé tu cuello, lo besé, te besé...!

Rozando tus hombros mis labios bajaron,
por un sendero tibio que incitaba a seguir avanzando.
Quise embriagarme en tus pechos y con mis manos tomarlos;
pero algo me lo impedía.
Nuevamente el pañuelo de seda se interpuso entre los dos,
otra vez intenté sacarlo... nuevamente no pude.
Esperé algunos segundos... sin yo pedirlo también desapareció.
Mis manos recorrieron las fronteras de tu pecho,
también llegaron mis labios para seguir dibujando.
Entre ellos con las manos, en tu piel esculpieron mi deseo.
¡Y además tracé y escribí en tus senos, versos y besos!

El sendero continuaba, ávido seguí explorando;
boca, labios, lengua, manos y sentidos se unieron en el intento.
Pero otra vez, como coraza allí estaba el pañuelo de seda marrón;
escondiendo, cuidando, cubriendo el tesoro que quiero obtener.
Ya pensaba que al acercarme tendría que lidiar con él,
sin embargo aun faltando un buen trecho para llegar
sin intentar quitarlo, ni pedirlo, el pañuelo… desapareció.
A mi vista se desplegó un valle hermoso para el solaz sensorial
y un camino exquisito que atraía e incitaba a vivir.
Mientras una fuerza incontrolable seguía incitando
a mis labios, a mis manos y a toda… a toda mi piel.
¡Olí, besé y libé de ti, la esencia de mis versos!

………………………………………………………………………………………………….

Despierto…
... siento que el sol derrama su luz en mi cara,
y en la ventana entreabierta, cómplice, trina una alondra.
No recuerdo…
... si la travesía por aquel sendero fue sueño, fantasía o realidad.
No sé si viniste, estuviste, te fuiste o aún estás escondida en la luz,
pero el pañuelo de seda, por alguna extraña, aunque comprensible razón
allí está desafiante dueño de mí cama, ahora enredado en mi almohada.





Incluido en libro: El Cierzo indómito
©Derechos Reservados.

Texto agregado el 26-11-2020, y leído por 266 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
08-12-2020 Un sensual poema precioso, lleno de gozo. hipsipila
05-12-2020 Un pañuelo mágico que preludia los goces, los arrebatos del amor. Encuentro una magia sutil en tus versos, con ese pañuelo que aparece y desaparece, como el genio de la lámpara maravillosa. Hermoso poema, Vicente. maparo55
01-12-2020 Paciencia quiere la vida, gran amigo....lograste conseguir lo que querías....el pañuelo aquel no era tu enemigo....solo quería incitarte y ver si tu podías. Gran imaginación la que tienes e...inspiras. za-lac-fay33
30-11-2020 Ha sido delicioso recorrer la sensualidad y poesía de tus letras. Además con ese atractivo para mí, de la realidad irreal...Magnífico. MujerDiosa
29-11-2020 ¡Qué belleza! Un texto muy sugerente y visual. Me encantó. Abrazo. MCavalieri
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]