TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / huapi / una feria en pandemia

[C:605014]

Era un día de noviembre, del año 2020. Un año marcado por la pandemia del coronavirus. Un año para el olvido, según mucha gente, pero un año lleno de oportunidades, de desafíos y de renaceres, para otros. Eso sí, todos coincidimos que fue un año distinto, esos que dejan huella.
Ese domingo me levante ansioso, el despertador hubiera sonado dos horas después. Los pelos revueltos y mi sonrisa dibujada del día anterior, no habían cambiado esa mañana. Aunque era temprano, el sol ya estaba en lo alto del cielo y el silencio del barrio confirmaba que eran las 7 am, hora donde todos duermen.
Luego de dos horas de preparativos, con desayuno incluido, salimos con el auto rumbo al tigre. En ese lugar habían habilitado un circo callejero, una feria y apenas supe la confirmación, saqué la entrada. En el auto estaban conmigo, Mariana, mi novia, Benicio y Delfina, mis sobrinos.
La hora de apertura marcaba las 10 am y al llegar se divisaba una importante cola de autos, muy similar a la de la vuelta a casa, en hora pico.
El predio era enorme, según el plano que te daban a la entrada, media 2 hectáreas, pero su recorrido en forma de zigzag, con idas y vueltas, media 15 km. El tiempo estimado de duración del recorrido era de 4 horas, donde se podían ver todos los números a disposición, hasta llegar a la salida del predio de manera unidireccional.
La adrenalina, la excitación, la ansiedad fueron alguna de las sensaciones que todos teníamos al ingresar al lugar. Las reglas detalladas en el folleto explicativo del lugar, estaban claras y había que cumplirlas.
1- El recorrido se hace con el auto, nadie se baja, a menos que sea una emergencia, donde se tenia que avisar a uno de los veedores del lugar para que lo acompañe. En tal caso, se les brindaba un traje especial que cubría no solo la cara, sino todo el cuerpo. El mismo traje que usaba el veedor. No habrá contacto entre el veedor y la persona.
2- Cada espectáculo tendrá espacio para 5 autos que se podrán estacionar cerca del escenario. El mismo tendrá una duración de 10 a 15 minutos. En el caso que estuviera completa la capacidad se sigue hacia adelante. Los artistas saldrán a escena cuando la capacidad de la sala este completa.
3- Una vez que termina el espectáculo, sigue la circulación por el camino principal hasta el siguiente espectáculo. Total 10 espectáculos por auto, de los 15 números disponibles. Cada numero se repite en 3 lugares diferentes del recorrido, por si la capacidad esta cubierta.
4- Las ventanillas de los autos permanecerán cerradas en todo el predio, con expulsión del mismo, si no se cumpliera.
5- Los lugares para la compra de alimentos y bebidas esta destinada en 3 sectores diferentes del recorrido. En el folleto está el menú y los precio. El pedido se hace de manera previa vía celular, como así también el pago. Con el numero de patente, las personas encargadas de cada local, le acercan el pedido en una bolsa. Los descartes, quedaran en el auto hasta salir del predio. Esta prohibido tirar residuos durante el recorrido.
6- No se puede dar marcha atrás o volver hacia un lugar anterior a su ubicación. Hay salidas de emergencia por si necesitan irse del predio. Está prohibido su reingreso.
Una vez repasado las reglas puse primera y empezó la aventura. Dejamos pasar, estratégicamente, los 3 primeros shows y entramos al número 4. El nombre era payasos danzantes. El mismo consistía en una serie de 4 payasos que al ritmo de diferentes canciones, tipo popurrí, nos entretenían con sus diversos ritmos. La sorpresa máxima fue cuando se bajaron del escenario e iban danzando por todo el espacio a disposición, incluido alrededor de los autos, haciendo como si fueran egipcios que se iba transformando en el caminar de una ganso, elefante y ave mientras se iban. Las carcajadas de mis sobrinos hacían temblar las ventanillas del auto.
El siguiente número que ingresamos, fue el numero 6, cuyo nombre era allá en lo alto. La carpa estaba armada, sin escenario aparente o mas bien el escenario estaba a partir de los 2 metros de altura. Consistía en un show donde 3 mujeres desarrollaban sus habilidades en tela, deslumbrándonos con cada movimiento de acrobacia en las alturas.
Al ir avanzando por el predio, pasamos por un show musical, uno de magia, una obra de improvisación donde cada auto completaba las palabras y el genero a elección, una obra shakesperiana y una improvisación payasa de diferentes coreografías musicales donde desde nuestros lugares teníamos que acompañar. Estábamos contentos y a gustos. En el trayecto al salir de algún show, discutíamos brevemente para ver a cuál ingresábamos a continuación, con el cuidado de no entrar a alguno repetido. Pero, a decir verdad, por mas que el nombre o la temática sea la misma, el show era totalmente diferente, ya que los actores que lo interpretaban así lo desarrollaban. A nosotros nos paso al repetir el show de los payasos danzantes, tan bueno o mas que la primera vez que lo vimos, apenas entrar en la feria.
Luego de ver 7 de los 10 números, llegamos a lo que llamaban el patio de comidas, donde al estacionar, se nos acercaron 3 personas diferentes que traían, cada uno nuestros pedidos de las diferentes casas de comida que habíamos solicitado. El descanso era necesario, ya que queríamos decidir muy bien cuales eran los 3 shows finales que íbamos a ver y además recuperar energía con unas ricas hamburguesas completas con papas. Con cada pedido, te entregaban una bolsa para descartar los residuos generados y poder tirarlos al salir del predio, en cestos completamente diferenciados. Todo en el predio estaba cronometrado, incluso el descanso que eran de 30 minutos.
Una vez terminada la comida y habiendo llamado a un veedor, para que acompañara a Benicio al baño. Sacándole fotos, previas y pos cargadas, por su traje de astronauta para salir a las afueras del auto, al aire no tan libre ni saludable. Al volver, ingresa en una especie de vestuario sanitizante montable a la altura de la puerta trasera del auto, donde se le realiza una aspersión completa con alcohol 70, se retira el traje tipo astronauta descartable e ingresa al auto nuevamente. Al estar completo el auto, nuevamente, seguimos la ultima parte de nuestro recorrido.
Los dos shows siguientes fueron un cuentacuentos donde un par de payasos interpretaban los personajes que aparecían en el relato. El cuento era elegido, dentro de los 5 cuentos a disposición, por el primer auto que ingresara a la sala. Los payasos tenían prohibido emitir alguna palabra, pero si podían hacer sonidos relacionados. El cuento en cuestión era asesinato en el closet, donde el amante escondido era asesinado mientras el esposo descubre que su esposa lo engañaba.
El anteúltimo show elegido fue un varieté de acrobacia deportiva y magia. Un mago hacia desaparecer a un grupo de chicos y chicas mientras hacían acrobacias con pelotas, aros y cintas, entre otros elementos.
El último de los números elegidos fue una varieté payasa, donde un grupo de clowns, hacían 3 obras diferentes. Amor en el jardín de casa, el caníbal vegetariano y el sabueso noruego eran los nombres de las tres obras interpretadas. Había suspenso, amor y drama, pero mucha risa por parte de nosotros.
Al terminar, salimos del predio y emprendimos el regreso a nuestros hogares. Las risas aun resonaban entre las ventanillas del auto, mientras acompañaban el viaje.
Una salida diferente, una feria diferente, en pandemia.

Texto agregado el 22-11-2020, y leído por 37 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
22-11-2020 Una verdadera experiencia. Como dices, algo distinto. Gracias por compartir el paseo. Shalom amigazo Abunayelma
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]