TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / tsk / Léelo; este es bueno

[C:604845]



Como bien sabe el lector que siga esta saga mía, habíamos dejado el asunto en la carretera y- como decía Julio Iglesias- la aguja marcaba ciento cuarenta. El volvo se había salido justo en la curva en la que me había reconciliado mentalmente con ella. Para que vean la simultaneidad del mundo. Del mundo etílico, al menos. Pues bien; fue, breve en consecuencia, aquella reconciliación mental, ya que lo siguiente que tuve que hacer fue llamar al seguro. Y suerte que yo no me había hecho nada, dado que aquellos matojos con los que topó frenaron el golpe. Eso sí, me llevé bastantes matas de carrasca. De tal manera que cuando choqué con el tronco del pino ya iba bastante desacelerado. El cinturón de seguridad y los elementos de seguridad del vehículo hicieron el resto. Me alegré- en consecuencia- de haber comprado un volvo. Mazacotes pero seguros- decía la propaganda. Y me acordé de la inductora-antagonista.
- Compra el volvo, Antonio, compra el volvo.

Lo dijo el gruista del seguro.
- La mitad del golpe la ha absorbido el vehículo.

Hecho una chatarra nos lo llevamos. Suerte que no había habido víctimas y era bastante tarde. No pasó ningún coche policial. Llevaba algo de alcohol ingerido. Qué diligente era aquel seguro. Nada de preguntas y cumplimiento exhaustivo con su parte del pacto. Estoy por decir el nombre. Pero mejor, lo dejamos. No quiero convertir estas letras en publicidad gratuita. El caso es que en una hora ya estaba allí el del seguro. Que dónde me llevaba, me preguntó. Nada más. Aquella discreción me infundió confianza y le conté mi peripecia existencial y solicité consejo sobre lo que hacer con mi señora.

- Divórciese- dijo secamente.

Qué abogado más certero- pensaba yo. Y resulta que hablando, hablando, descubrí que era Licenciado en Derecho. Le pregunté si me podía llevar el caso. Me dijo que si fuéramos familia podía solicitar un "asuntos propios". Pero que no podía, que no estaba colegiado. Aquel hombro amigo hizo que virara nuevamente mi conducta y probé de nuevo a entenderme con Julia, a ver si prescindiendo del elemento etílico.
( historia que se narrará en lo sucesivo).
Por lo demás- me aconsejó que no me molestara en arreglar el volvo.

Texto agregado el 10-11-2020, y leído por 49 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]