TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / perogrullo / Pisos compartidos. trece

[C:604718]



Pero no todo fue buen rollo en aquella estancia, como que el hombre es lobo para el hombre. Realidad insoslayable y que siempre está presente. Y eso que el cannabis hacía de aceite suavizador de relaciones urbi et orbi. Problemas hubo entre nosotros y en el mundo, sin que la bendición que propiciaba y proporcionaba la grifa fuera suficiente. Y así fue cómo un buen día se generó la discusión de las discusiones y por un quítame allí esas pajas como suele ser usual.
A punto de irse al garete aquella familia estuvo y todo porque Peñalver se negaba en redondo a traer al piso un televisor. Según nuestros estatutos, para decisiones de tal calado se precisaba unanimidad. Estatutos de un
apriorismo un tanto difuminado; razón por la cual se generó otra disputa. Al final se decidió traer un televisor pequeño, por suponer que no concitaría tanto la atención y, por tanto, no sería obstáculo al estudio. Y efectivamente, entre que era en blanco y negro y de pocas pulgadas, quedó el aparato casi exclusivamente de adorno. Por aquel tiempo había dado un vuelco total la programación televisiva y se introdujeron programas novedosos y de calidad. Creo que era los martes cuando aquel controvertido mass media nos congregaba en torno suyo para ver "qué noche la de aquel año". Ver y oír, pues era fundamentalmente musical. Se escogía cada martes un año y desfilaban las canciones y artistas más relevantes del mismo. Y era que en aquel piso había mucha melomanía. La radio en la cocina era un elemento fijo, manteniéndonos atentos a todas las novedades musicales del pop-rock nacional, que por aquellos tiempos eran muchas y variadas.
No sé si era el martes, pero aquel día- el que fuera- después de cenar y ver el episodio no había actividad lectiva, constituyendo una especie de institución nuestra particular. Al final trajimos a Peñalver a razón, pues aquel parón en mitad de la semana fortaleció nuestros lazos en torno a la música, otro elemento más en la panoplia de instrumentos al servicio del entendimiento de las gentes. Y allí se quedó, como ofrenda a los que vinieran después, aunque, creo recordar, se agotaron pronto las ideas y lo que se había prometido como revolución no lo fue tanto; y a todos los niveles, pues, baste recordar, la primera huelga general que le montaron al Gobierno del P. S. O. E. y que nosotros vivimos allí.
"Dónde estabas entonces, cuando tanto te necesité"- decía una popular, también de entonces, canción.


Texto agregado el 01-11-2020, y leído por 23 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]