TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nonon / Liberación

[C:604183]

En cierta oportunidad la tomaron de las manos y le regalaron amor mirándola a los ojos, como lo hace tímidamente la tierra al enfrentarse al sol; por la mañana o con el suave clamor de una noche sugestiva fue acariciado por primera vez su cuerpo, explorada sus avenidas desvaneciéndose y dejándose llevar. En el tumultuoso desván de las emociones aparecieron los fantasmas y los pudores, así como la garúa cae suave sobre el lomo de un prado fértil, de esta forma y todas las veces que sucumbió a los clamores de la carne le vino esta sensación terrible de abandono, sin embargo el éxtasis fue más poderoso y separó la mente de la sangre ardiente encumbrándose en un grito ensordecedor. Se había roto algo, el cristal púrpura del bajo vientre y encarcelada como había estado con ese candado frío y pesado de la culpa, de la culpa que no era culpa sino los celos de una madre que a puño de voz le había infringido miedo y retroceso, vergüenza, de esa excesiva que no hacía otra cosa que apartarla del orgasmo, del placer, de lo bueno de la vida. Pero esa vez, fue cogida por la cintura, besada en su alma débil, mordida con dulzura y deseo en el lóbulo de su oreja izquierda, no pudo más que soltar las alas de sus gaviotas maniatadas y darle el vuelo merecido, se había hecho hembra.
De esa primera vez vinieron otras, y sobre el manto de las noches venideras, de las mañanas y las tardes otoñales, de los veranos floreales y las primaveras desvencijadas, en los inviernos tormentosos, bajo el cúmulo de estrellas y sobre tréboles, mesas, sillas, tierra y por donde la pillara le dio rienda suelta al cuerpo acomodando sus amantes por horario, por estatura, posición y edades, por cómo le acariciaban la espalda, le besaran sus ojos y los labios desmaquillados, de forma que nunca dejó de hacerlo hasta que la vejez hizo lo suyo, un enorme cansancio de cama le venció el talento, distrajo sus llamas y apaciguó el alma; mal había estado su madre al pensar que batirse a duelo con el trémulo roce de otro cuerpo era cosa odiosa; hoy se la ve sonriendo y haciendo el amor con sus recuerdos y quizá con ese, el único que le incendió las vísceras y rasgó su vientre cuando por primera vez echó a volar las aves engrilladas de su privada adolescencia.

Texto agregado el 27-09-2020, y leído por 76 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
28-09-2020 Muy bueno. Aaavedemetal
27-09-2020 Una primera vez inolvidable, que sentó raíces en su delicada alma y creció de golpe, excelente ***** Abrazo Lagunita
27-09-2020 —Muy buena narración con contenido y realidad. —Considero que lo bueno que en su vida vivió la mujer de tu relato, fue gracias a que su primer hombre le brindó lo que realmente quiere y espera una mujer. —Un abrazo vicenterreramarquez
27-09-2020 Ortografía y narración excelentes, es un placer volver el ambiente de la página azul sabiendo que siguen habiendo excelentes escritores, de esos que atrapan de principio a fin, gracias por seguir manteniendo vivo esto, abrazo ***** jagomez
27-09-2020 qué bien narrado, es una maravilla que casi se puede palpar esa primera vez, igual que el rechazo a esa castración y soltar las alas, un lujo este texto. cafeina
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]