TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / El múltiple

[C:603357]

Cierto día un hombre descubrió que en su interior no habitaba un solo yo, sino muchos yos, yos individuales que convivían y reclamaban su lugar para ser el primero, el mejor, el único yo. Se asustó con toda razón al analizar lo anterior, porque en ese momento se comprendió múltiple, ya que cada yo individual era un yo de él. Parecía locura afirmar lo anterior, pero no lo era; en su interior habitaban yos perfectamente discernibles, con intereses y habilidades diferentes, los cuales se habían desarrollado más o menos de acuerdo a las circunstancias, a las experiencias vividas por aquel hombre.
Desde muy pequeño estudió música y tocaba la guitarra con gran habilidad; por eso, su yo musical era uno de los más desarrollados. Como también le gustaba la mecánica, su yo mecánico igualmente había crecido enormidades, le disputaba mano a mano al yo musical, el primer lugar. Otros yos más humildes, tímidos, sin demasiada personalidad, intentaban brillar por ahí, en particular el yo escritor; como éste se menospreciaba, no había crecido mucho, pero era de los que tenían potencial.
El hombre ya no sabía qué hacer; a diario se le presentaba una lucha interna feroz entre todos sus yos, que lo agotaba, que lo dejaba sin fuerzas; por fin descubrió o intuyó que su yo más preciado, con el que se llevaba mejor, era uno muy pequeño al que tenía bastante descuidado. Algo tendría que idear para dejarlo salir a flote, que no se muriera entre los demás.

El hombre múltiple decidió a favor del más desamparado, dejó de tocar la guitarra, interesarse en la música, en la mecánica y en todos sus secretos. Dejó de escribir. Así con todos sus otros yos: dejó de leer, de memorizar poemas, de tener amigos, de estudiar matemáticas, de creer en Dios. Todo lo cambió por hacer crecer a su yo verdadero. Con lo que aquel hombre no contaba, es que el que había elegido para ser su yo verdadero, sólo se interesaba en sí mismo; es decir, no tenía interés ni quería esforzarse por ser en verdad un mejor yo, el mejor yo. La situación se convirtió en un callejón sin salida, que no conducía a ningún lado, un tobogán sin fondo, un círculo vicioso y vacío. Con tanta lucha interna aquel pobre hombre, terminó vacío como la cáscara de una nuez. Un día, de tanto vacío, se fue agostando poco a poco hasta convertirse de un hombre múltiple, precisamente, en nada.

Texto agregado el 08-08-2020, y leído por 59 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
08-09-2020 Somos tantos dentro de un mismo cuerpo... godiva
13-08-2020 Bueno, casi todos tenemos personalidades múltiples, a veces carpintereamos, nos metemos en el entretecho, de repente agarramos un papel y comenzamos a dibujar cualquier cosa. Y escribiendo, nos encontramos con cada uno de esos seres un tanto fallidos que pican por aquí y pican por allá, sin ser mejores en lo suyo que ese otro que también hace lo suyo. El tema es cuando nos vamos a dormir, ¿habrá espacio para todos? Un abrazo y gracias por visitarme. guidos
08-08-2020 Un caso de personalidad múltiple, donde varias de éstas se disputan el Yo único. La pelea fue a muerte y finalmente se quedó sin nada, dejó de ser un hombre multifacético. Ser de todo un poco,indiscutiblemente, es mucho mejor que nada...Muy bueno tu planteo con su resultado. Saludos hgiordan
08-08-2020 Qué bueno te quedó! Felicitaciones. Me gustó mucho ese ser que de multifacético se agotó. Un abrazo, sheisan
08-08-2020 Perdón.. . Mario... Un abrazó hermano mexiquense Steve
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]