TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / betelgueuse / Señorita Y

[C:603265]

La señorita Y desde hacía algún tiempo que venía provocándolo con invectivas, directas e indirectas. Obviamente sus comentarios satíricos los realizaba como deben ser hechos para que surtan efectos en el depositario de sus mensajes, esto es, iban sazonados con una risa fútil, dulce y sobretodo engañosa.
Su desdén estaba acompañado de una eventual preocupación por el estado de su eventual amigo, que no pasaba de ser un compañero de trabajo. En este orden no dejaba de poner en evidencia situaciones menores o baladíes, pero que para él podrían tener significancias psicológicas.
A fuerza de insistir sobre los mismos temas, produjo cierto desasosiego en el otro. Pero éste, en vez de responderle con filípicas, le sonreía y dejaba pasar los comentarios que se le venían a la cabeza cada vez que se acordaba de ella y que estaban relacionados con su obesidad o cierta tendencia a la modorra, a lo que sumaba que sus maquinaciones en el terreno amoroso no lograron obtener el cariño y respeto de su amante, sino que éste prefiriendo a su esposa, la dejó con un hijo, una larga serie de obligaciones, que surgieron sin que ella lo planeara(no así al retoño) y una compensación económica que no alcanzaba a cubrir todos sus gastos mensuales.
Pero su amigo la entendía por una razón. Hacía algún tiempo ella le había mostrado un antiguo Anuario Escolar donde lucía la belleza primordial, potencial, pero ahogada en vino y refriegas adolescentes, dibujando una forma y semblante propio de una mujer adulta, que ella
parecía no querer ver.
En una de las hojas del referido Anuario, ella escribió un día 15 de abril de 19..., cundo apenas tendría unos 8 años de edad: "Y estuvo acá". El comentario, se correspondía al año en que se divorciaron sus padres. El trazo era claro, nítido e incluso se podía advertir la inocencia y la alegría por ser parte de ese documento de su Colegio. Luego al año siguiente y durante varios más siguió escribiendo y cada vez con una letra más difusa e inentendible: "Y estuvo acá".
Al cabo de unos años se le acabó la hoja y ya no hubo espacio para exponer su comentario, esa cantinela propia de niña de pronto golpeada por las circunstancias y a la que no le quedaba más remedio que responder ante el mundo de pronto hostil, con indiferencia, desprecio, pero también con altivez, arrogancia e incluso con dosis de maldad.

Texto agregado el 03-08-2020, y leído por 62 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
03-01-2021 Algunas veces la empatía es mal interpretada, tristemente nunca destaca tanto como los rasgos físicos y es un problema, pero ¿de quién? ***** Antonela80
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]