TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Clorinda / La vacante

[C:600518]

De mi participación en el taller: Una docena de gifs

Cuento inspirado en la siguiente imagen:
http://i.gifer.com/12xv.gif

El aviso decía bien clarito:
“Se necesita señora o señorita con habilidades para… “

No quiso seguir leyendo. Todos los avisos decían lo mismo. En primer lugar se requería buena presencia. Ella la tenía. Atractiva, desenvuelta, desprejuiciada, sin inhibiciones, libre de ataduras, independiente y sobre todo elegante. Todo eso figuraba en su currículum. ¿Qué otra cosa podían requerir?

El día anterior a la cita planificó la entrevista hasta en el menor detalle. Se puso los ruleros y durmió sentada toda la noche para no malograr el efecto deseado, ya que la primera impresión es lo que cuenta, ya se lo había dicho su tía más de un millón de veces. Aparte se depiló piernas y axilas y se aplicó en la cara una novedosa crema de limpieza.

Al otro día le dolía todo el cuello por la incomodidad de los ruleros y amaneció con antiestéticas ojeras. Observó que su piel lucía enrojecida por efecto de la depilación, y su rostro poroso a causa de la crema de limpieza que, como buena era buena, y ese efecto era previsible, de acuerdo a las palabras de una cosmetóloga amiga (todas las cosmetólogas ensalzan los productos que después te quieren vender). De todas maneras esas imperfecciones se podían tapar fácilmente con un buen maquillaje, por lo que procedió a maquillarse con más cuidado que nunca, sin escatimar los buenos productos que tenía en el tocador. Luego se fue probando toda la ropa que tenía en su guardarropa, haciendo caritas frente al espejo para lograr su propia aprobación.

Se decidió por un ajustado vestido negro de noche con insinuantes recortes de encaje en el corset y finos breteles que se cruzaban en la espalda, falda tubular y, para completar el atuendo, un hermoso collar de plata con detalle de piedras negras facetadas.

Cuando iba por la calle para dirigirse al lugar de la cita, taconeando con sus zapatos charolados tipo aguja —bastante incómodos por cierto— todos los transeúntes —muchos conocidos— la miraban interrogativamente como preguntándose: ¿Adónde irá ésta?
Ella apuró el paso tratando de pasar desapercibida y entró al edificio indicado atropelladamente, justo en el momento en que un distinguido caballero le preguntó con bastante indiferencia adónde se dirigía.
—Vine por el aviso —dijo girando seductoramente y dejando traslucir una enigmática sonrisa ante el imperturbable caballero.

Hubiera querido que la tierra la tragase cuando escuchó la voz impersonal del hombre cuando le dijo:
—Si. Necesitamos una persona para la limpieza de los baños. Pase por aquí por favor. Le daremos un par de guantes y un delantal.


Texto agregado el 05-03-2020, y leído por 114 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
12-07-2020 Bueno...creo que habrá aprendido a no ser apresurada, ha leer todo. Podría encontrarse con una sorpresa mas fea todavía. De todas maneras generó un relato bien escrito, pero tanto gasto para nada, qué lástima... Saludos hgiordan
29-03-2020 Como dirían en Chile, haciendo cualquier cosa, pero siempre digna. Buen texto. Saludos desde Iquique Chile. Vejete_rockero-48
21-03-2020 Excelente, Clorinda glori
06-03-2020 La descripción de la situación, parecería fácil para una mujer. Sin embargo, está íntimamente ligado al talente para escribir. Te felicito. peco
06-03-2020 El trabajo dignifica, pero hay algunos que dignifican menos que otros, por lo menos en la apariencia. La pobre mujer puso en movimiento toda su vanidad y presunción, sin imaginar que a los orines y acompañantes poco o nada podría importarles su buena presencia. Un abrazo risueño. guidos
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]