TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Hipsipila / Crónicas de un pueblo

[C:598196]

Cuando quebró el banco de Faustino, ubicado en el pueblo de al lado, fueron varios los vecinos de Villaflor afectados por la bancarrota.
Ricardo había decidido abrir una cuenta con cinco mil pesetas para la celebración de la Comunión de su única hija. Corría el año 68, uno de esos años de las postrimerías del franquismo, esa época de colores oscuros, en blanco y negro, como aquellos primeros televisores de los años de la Carta de ajuste y el Nodo que presidía las proyecciones en el cine.
Cuando la entidad se vino abajo, decidió no dar parte de que era uno de los damnificados.
- Es poco dinero y no quiero ser objeto de burlas en el pueblo- le comunicó a su esposa Carmen.
Sabida es la costumbre de los pueblos de hacer chanzas de todo.
Fue en vano. No se libró Ricardo de las mofas de sus habituales compañeros de partida en el bar.
- ¿ Qué ,Ricardo? ¿ Cuánto te ha rentado la cuenta del banco este mes?-le preguntó , con sorna, su compañero de tute.
Los demás parroquianos prorrumpieron en sonoras carcajadas.
Ricardo, tímido, se quedó atónito. No se explicaba cómo la gente pudo haberse enterado tan pronto.
De vuelta a casa, su esposa le sacó de dudas. Aún le duraba el rubor de las mejillas.
- Han sacado una lista en el Ayuntamiento , donde figuran los damnificados.
- ¡ Vaya ocurrencia!- exclamó Ricardo, todavía alterado por la comidilla del bar.
La abuela, cuyos ingresos en el banco que se vino a pique eran más cuantiosos ,tuvo que desplazarse a la localidad vecina con ánimo de subsanar las pérdidas.
- ¿ Dónde vas, abuela? - le preguntó la nieta cuando la vio dirigirse al autobús ,que paraba frente a su casa.
- A ver " Lo que el viento se llevó"- le comunicó ,guasona, a la pequeña.
Tuvieron que pasar varios años para que aquella niña , que ni siquiera sabía de la tal película ,entendiera las enigmáticas palabras de la abuela.
Eran aquellos años de escasez; no obstante, el humor y la socarronería salvaban los momentos.
- Dios proveerá- solía decir la matriarca cinéfila.
Y claro que Dios remedió y la pequeña pudo gozar de una emotiva fiesta por la celebración de su Primera Comunión.
Ahora bien, aún a día de hoy los vecinos recuerdan con risotadas la historia aquella.




Texto agregado el 16-10-2019, y leído por 104 visitantes. (17 votos)


Lectores Opinan
17-10-2019 Dios Proveerá. Dicho que aún sigo escuchando principalmente en localidades rurales. Excelente relato amigo. Saludos. clandestino
16-10-2019 Qué bien escribes joía ***** ; ) grilo
16-10-2019 Buen relato. Tejera
16-10-2019 Un texto lleno de encanto, de ese aire de antes con todas sus glorias, tristezas y nostalgias. MujerDiosa
16-10-2019 Hipsipila, ya noto que dejaste hace rato la crisálida; tus letras no son para nada tristes y con tu relato hay mas de alguna carcajada. Como lo señale en algunas de mis reflexiones, los cuentos están en todas partes mas aún si estos son recuerdos. Felicitaciones. Van ***** como mi humilde reconocimiento. pastorga
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]