TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Arenyndriel / La desaparición de la música

[C:589291]

Este fin de semana me enteré, además de la muy penosa y lamentable muerte de la gran diva Aretha Franklin a causa del cáncer, del asesinato de Fabio Melanitto ¿Y quién era ese? No los culpo si no lo recuerdan (incluso yo debo admitir que ya lo había olvidado), pues su época de fama y reconocimiento fue hace ya más de una década, a comienzos de este milenio para ser precisos. Él, junto con otros cinco muchachos de su edad, formaba parte del band boy venezolano UFF, la cuál hizo las delicias de las adolescentes y niñas de entonces. Aunque nunca fui fan de tal agrupación, sí llegué a escuchar varios de sus éxitos, y ciertamente me gustaban. Su estilo pop bailable y pegajoso fue parte de mi infancia, y continuaron sonando con cierta fuerza hasta 2005, cuando por problemas internos (y como suele suceder con muchas bandas) terminaron por desintegrarse. Luego de eso, cayeron en el olvido y no se volvió a saber de ellos hasta hace unos días, por el triste motivo ya mencionado.
Y, a todo esto, ¿por qué escribo al respecto? A menudo una noticia me conduce a una reflexión mayor, y esa es la razón de este texto. La muerte de ese (en su momento) ídolo juvenil me llevó a pensar en sus canciones y en una parte de mi existencia que, aunque plagada en su mayoría por malísimos recuerdos a causa del bullying que sufrí por años; también tuvo sus buenos y muy disfrutables momentos en los que conocí a potenciales amigos, jugué con ellos, leí interesantes libros infantiles y escuché canciones que me llegaron a fascinar. La música y los artistas que poblaron mi niñez, lamentablemente, son muy distintos de los que ahora oyen los infantes actuales: Maluma, Daddy Yankee, Bad Bunny y otros reggaetoneros más, en cuyas “composiciones” se habla explícitamente de situaciones sexuales que los niños ahora asimilan con toda normalidad y consideran como algo “positivo”. Mientras lo más erótico a lo que los artistas de entonces se referían eran a besos, abrazos y bailes pegaditos; los de ahora mencionan sin recato alguno sexo oral, perreo intenso y promiscuidad, cosas que en lo personal, me inspiran un profundo asco.
Con el fallecimiento de Melanitto, desaparece también un representante de la música que marcó una crucial etapa de mi vida, y es un brutal recordatorio de que esa linda música pop que tanto me gustaba de chica, posiblemente esté dando sus últimas patadas de ahogado ante un feroz y desvergonzado trap. Aun así, me niego a resignarme a ello, y prefiero pensar que esas canciones a{un no mueren, y sólo están ocultas por ahí, esperando ser encontradas no nada más por mí, sino por las nuevas generaciones que, al igual que yo las llegarán a disfrutar con la misma intensidad e inocencia. Adiós, Fabio, descansa en paz, pero tú, buena música, por favor nunca te mueras.

Texto agregado el 24-08-2018, y leído por 25 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
25-08-2018 Me gustó lo que escribiste y coincido en lo que respecta a la mayor´parte de la música actual. No conocí a Fabio, pero es bueno que alguien recuerde a un músico que fue parte de su juventud. Magda gmmagdalena
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]