TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gcarvajal / MUERTE DE UN ROBLE

[C:583209]

MUERTE DE UN ROBLE
(2009)


El centenario roble, se erguía con su tronco torcido al frente de nuestra casa. En la bifurcación principal tenia un gran hoyo que delataba que estaba podrido internamente justo donde se originaba la rama principal, que se extendía amenazante, dando la impresión de que en cualquier momento se quebraría y caería estruendosa sobre la casa.
La corteza dejaba ver el mal estado en que se encontraba, desprendiéndose en trozos que poco a poco dejaban a luz la desnudez de su deteriorado tronco.
Por mas de un año se habían estado haciendo gestiones y trámites para tratar de conseguir que las autoridades de la ciudad lo mandaran a cortar, pero todo había sido inútil y el coloso enfermo, seguía allí, floreciendo abundantemente en cada primavera, ofreciendo una reposada y amplia sombra durante el verano y dejando caer millares de hojas cada otoño, aunque siempre con la incertidumbre de que se podría derrumbar en cualquier momento.

Después de dar algunas vueltas en la cama, supe que ya no podría dormir más, e instintivamente mire el reloj. Eran las 4:02 de la madrugada.
Acomodé las almohadas y tome el libro de cabecera, Una Vida, y me instalé cómodamente a leer.
Cerca de las siete de la mañana me levanté y entré al baño para tomar una prolongada ducha para tratar de borrar los vestigios del desvelo.
Bajo el agua escuché el timbre de la puerta y un minuto después mi esposa entró al baño y me dijo: -Apúrate, vienen a cortar el árbol-.
Pronto, escuché el sonido de las cierras que empezaron a talar una a una las ramas del viejo árbol.
Casi inmediatamente se oyó el timbre de mi celular, que sonó hasta agotarse, pues mi esposa estaba afuera en el corte del árbol.
Antes de cerrar la llave del agua, sonó el timbre del teléfono de la casa y entonces tuve un devastador presentimiento. El timbre del teléfono y el corte del árbol simultáneos, solo podrían traer un mal presagio, como cuando vuela una mariposa negra al abrir una puerta.
Tan pronto salí de la ducha, escuché los mensajes dejados en los teléfonos y entonces supe que el presentimiento tenia fundamento. Me pedían que me comunique de urgencia a mi casa en Bogotá.
Entre los incisivos sonidos de las motosierras y un extraño nudo en la garganta, me confirmaron que otro viejo roble, finalmente había caído. Mi madre, a los noventa años de edad, había fallecido a las 4:30 de la mañana.

Texto agregado el 02-11-2017, y leído por 28 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
03-11-2017 Me dejas sin palabras con esta historia tan bien contada . En realidad es maravilloso llegar al lector de la forma que lo haces así sea con mucha tristeza al leer el desenlace***** //un extraño nudo en la garganta, me confirmaron que otro viejo roble, finalmente había caído. Mi madre, a los noventa años de edad, había fallecido // Un abrazo Victoria 6236013
02-11-2017 Un relato muy bien llevado y cargado de tristeza. Gran trabajo. 5* BarImperio
02-11-2017 Que triste final, aunque fue muy grato leerlo. Seguro se desvelo por lo que le iba a pasar a su madre... un presentimiento. Yo conozco un viejo roble que cayó a los 101 años. Saludos sofi_al
02-11-2017 Un trabajo bien realizado que mezcla historias muy bien hiladas, me gustó. Saludos desde Iquique Chile vejete_rockero-48
02-11-2017 Que triste tu relato. Me hizo pensar si mi madre me faltara alguna vez o cuando llegue ese momento...pues mi madre también es como un roble. Agradezco tus letras... justina1111
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]