TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Somnium / Memorias de un Cronopio

[C:58314]

Primera agonía
Un día le pregunté al viento cómo poder conquistar el amor de una princesita que ni siquiera sabe que existo, una diva que se apoderó de mis pensamientos e hizo suyo cada sentimiento que brotaba de mi corazón... Quisiera pensar que el sueño de estar contigo ya no lo es más... Quisiera soñarte caminando junto a mí, y quedarme en tu mente y vivir en un rincón de tu corazón, sentir tu calor y temblar junto a tí... Pero siempre vuelvo a estar solo... Recordándote... Amándote en silencio y alimentando mis ilusiones con tu recuerdo. Quisiera poder decir tan sólo... Te amo Princesa

Segunda agonía
Respirando esperanzas, soñando palabras (tus palabras), anhelando besos (que no volverán), cristalizando recuerdos (ya sin vida), pulverizando ilusiones, vaporizando nubes y tratando de aislar la tristeza, yo, el pequeño iceberg de hielo negro intento salir, evadirme... Levantarme y dejar de pensar, y encontrar, al final de las sendas, tu tierna mirada de amor

Tercera agonía
Aunque el tiempo haya borrado las heridas de las caóticas batallas de aquel nebuloso y triste pasado, aún sigo anhelando tus espadas, tus antorchas... Aún sigo buscando tu mirada entre la gente y refugiándome en las sombras, adorando la lluvia, las estrellas y las hojas que el viento arrastraba en un profundo abrazo por las tardes de otoño

Cuarta agonía
En el último rincón de mi mente se halla grabado el nombre de una musa que hoy me quita el sueño. Emulando una herida, me recuerda su existencia cada vez que pienso en ella. Despertando de un profundo y vacío letargo, me siento desorientado, temeroso, si supieras... Si pudieras ayudarme Princesa.
...Quisiera decirte tantas cosas. Cada minuto de mi mecánica existencia lo vivo pensando en tí, me pregunto lo que sientes, lo que sueñas, pienso en la melodía de tu voz, en la inocencia y pureza de tus palabras, en tus labios, en el brillo de tus ojos, y en la armonía de tus manos al moverse. Creo amar (aún no me atrevo a decir que amo) todo lo que tú hagas, por humilde o sin importancia que para ti parezca, es para mí un valioso tesoro, porque nació de ti y refleja un pensamiento tuyo, tu dedicación, tu tiempo. Cada palabra tuya me parece el recitar de un hechizo que me envuelve y encanta y me ciega y obliga a amarte... No sé si en realidad deseo resistirme. Creo que me sentiría orgulloso de ser al menos tu esclavo. Sólo para permanecer cerca de ti.

Ultima agonía inconclusa (tarde en San Pedro)
Cae la tarde en San Pedro de Atacama, el sol se oculta lentamente y las sombras se alargan como fantasmas, silentes, macabras. Los árboles se visten de noche y la noche se esmera, materna, hurgando en su negrura para recolectar estrellas. Me quedo sin aliento, sumido en un mundo sin tiempo, buscando el momento de estar contigo para vestirme de tu piel, mientras la brisa me trae palabras sueltas, desordenados versos de amor. . .

Otoño (tarde en Santiago)
Me quedé parado un momento, me sentí pequeño al darme cuenta. La señora del jardín de enfrente, pensé. . . la de la palita. No es que no me agrade que me observen, pero prefiero hacerlo yo primero, me siento más seguro.
Cae la tarde en Santiago de Chile. El sol aquí no se oculta, de hecho, he dudado varias veces sobre si sale o no. . . y las sombras tampoco se alargan, sólo se desvanecen. . . ruidosas, dementes. El otoño desprende, con anciana paciencia, las costras naranjas y amarillentas, de los árboles de Castillo Velasco, aquellos, que parecen llevar ahí parados más años de los que sé contar, y las deja caer. . . tambaleantes parapentes de colores, concierto de mariposas moribundas de tristeza, parodia de la muerte, espectáculo de belleza extrema, que detiene el tiempo alrededor. . . sólo para ser contemplado. Embrujo adquirido voluntario, me envuelve, me invade, me corroe, me sofoca, me libera, me da aire, me libera. . . me libera. Me río de repente esquizofrénico mirando al cielo, con los ojos llenos de lágrimas, el despertar, la emoción, estoy aquí, soy mortal, sigo vivo y perdido, loco, sin barreras, soñando, mientras los viejos se enternecen, como si fuera yo una hoja, un hijo, son tan sabios que no entienden mi ignorancia. . . solo observan.
Y yo pensando que era la señora del jardín de enfrente. . . la de la palita.

Amores
Amor... !
Se dice que lo encuentras solo una vez en la vida,
si lo dejas ir, lo pierdes para siempre.
Si lo conservas...
Ni la muerte puede acabar con él.

Dios es Amor, o el Amor es Dios.
En sí, Dios y el Amor son exactamente lo mismo,
dondequiera que haya Amor, allí está Dios,
y dondequiera que esté Dios, habrá siempre, sin duda alguna,
una gotita de Amor.
Así como en los ojos de cada ser viviente hay luz,
también en cada destello de luz hay Amor,
y en el Amor hay vida.

Hay quienes dicen que los animales no sienten Amor,
Tal vez sus ojos reflejen el Amor de Dios...
Puro e infinito.

Hay también quien dice que el Amor es para toda la vida...
No lo sé.
Tal vez el verdadero Amor vaya mucho más lejos que la vida misma.

¡ El Amor es la gloria del espíritu !

Definición del Diccionario Español, Amor. m. Sentimiento que inclina el ánimo hacia alguien o algo; persona amada; suavidad.

El Amor es magia, es el aliento del que nada tiene y la debilidad del que nada teme,
el Amor es luz y energía, es vida.
Todo ser humano lleva dentro de sí el Amor,
aunque no lo demuestre, o aunque alguno se esfuerce por ocultarlo.
Un humano sin Amor sería un muerto navegando entre sombras.
El Amor es la fusión de todas las virtudes humanas.
Dios es Amor... Por ejemplo...
Pues él es la ternura, la belleza, el perdón, la inocencia y la verdad,
Dios es vida.

El Amor es calor, pasión y locura,
es sangre derramada por otro,
es la esencia del alma.
El Amor son a veces las huellas de los años,
esculpido en el tiempo con paciencia y dedicación.
El Amor suele ser una mirada,
que dice más que mil palabras.

! El Amor es el estigma de existencia de toda criatura inteligente. ¡

Favor No leer
Debe ser el calor, tal vez el humo que hay en el aire, prefiero pensar que cuando esté lloviendo y la gente se quede en casa junto a la estufa, tal vez, si alguien tiene tiempo y se olvida del mundo allá afuera y de lo desagradable de todo, tal vez entonces, alguien lea lo que uno escribe.
Siento haber dicho lo anterior.
Un abrazo

Favor Si leer
No quisiera llamar la atención, tampoco quiero deshacer amistades que no he hecho, ni terminar solo y sin ideas ni lectura, pero quiero agradecer a todos los esclavos de sus personajes que han leído mis primeras líneas, bien saben ustedes a quienes me refiero.
Parece que allá afuera el cielo comienza a cambiar de color, parece que las nubes ya no me ignoran como antes, ahora son más evidentes, por lo que se presume renacimiento.
Parece que ya mi corazón no hierve, se estabiliza, duerme.
Parece que podré soñar la poesía no escrita.
Parece que al final sin darme cuenta y sin morir en el intento, comienza lentamente mi entrenamiento de aprendiz de escritor, o quien sabe, tal vez hasta de poeta . .

Terapia (vida en pareja I parte)
Camino lento, adormecido. Alrededor, el campo… todo huele a flores, a pasto nuevo. Me acerco con piernas de plomo y abro. La casa es nueva, muy pequeña, acogedora… dentro, el arrimo y el sofá, a la derecha, el mueble de los libros, hecho a mano, algo descuadrado.
Ella: Hola
Yo: Hola
Ella: Café?
Yo: Bueno, sí
Ella: Que tal tu día?
Yo: …silencio
Ella: Hey!
Yo: Ah?... ah, sí… bien
Ella: Como te fue?
Yo: Con qué?
Ella: En el Psicólogo.
De pronto estaba parado allí, ante un abismo de cristal, todo frío, todo azul, el borde liso, perfecto, glaciar seco, sofocante vacío… y hacia abajo, hacia el fondo… qué fondo? Eso no tenía fondo, era sólo una extensión de la nada, infinito, un cielo nocturno visto hacia abajo, pero sin estrellas, un agujero en mi mente… sentí lástima por mí, cansado de llorar… me desplomé, voluntariamente y me dejé caer, ya nada importaba, volé, se apagó el mundo. Mi cara se quedó mirándome, “y ahora que?”, siempre desespero cuando no encuentro una respuesta, por estúpida que sea, a alguna pregunta que no quería oír. No sé… pensé. No debió pasar, nunca fue correcto, sólo sucedió, si el matasanos lo capta estoy perdido, el tiempo se detuvo, no supe si el abismo iba subiendo o era yo mismo cayendo a lo más profundo, con ganas de morir… de repente, la luz. Peor… seguía parado allí, al borde, sin sentir el cuerpo, quiero creer que ya ni duele, solo queda el vacío. Aletargado di la vuelta y me fui, sollozando como un niño… es horrible, han pasado meses y esto no se pasa… por favor sigue latiendo mi amigo, bien vale la pena sobrevivir para intentarlo de nuevo… por favor.
Ella: ¡Flaco!, te estoy hablando.
Yo: Ah, sí… bueno, no. No fui… se me hizo tarde.
Ella: Otra vez?
Yo: Y mi café?

Aprendiz de Poeta (vida en pareja II parte)
Había una vez una hermosa princesa
Que vivía presa
En su alcoba real
En la torre más alta de un palacio de cristal…
(entra ella y cierra la puerta con delicadeza)
Yo: Hola
Ella: Qué haces?
Yo: Nada… solo…
Ella: Otra vez? (sonríe tiernamente)
Yo: Sólo intentaba algunas rimas
Ella: A que hora llegaste?
Yo: mmmm... hace un rato.
Ella: (ya no sonríe) ¡NO FUISTE¡
Yo: (ofuscado) Más o menos, quise ir pero me quedé dormido y tú ya te habías ido, se me hizo tarde… además ese trabajo no me gusta.
Ella: (silencio) …y qué te gusta?
Te demostraré que mis dedos no son de palo, y que puedo escribir poesía, tanta y tan buena como el mejor… debí haber vivido más tiempo con mi madre, tal vez así podría entender mejor a las mujeres, que se quejan tanto y que tan poco aportan para llegar al entendimiento en la relación de pareja, pero parece que la armonía y la felicidad no son plato fácil de preparar… ella siempre dice que soy un bruto, que no me fijo, que no sé cerrar la puerta y que jamás llegaré a ser un caballero, mucho menos un poeta, que aunque no necesariamente caballeros, tienen mentes brillantes y almas luminosas, no toman cerveza con los amigos ni juegan a la pelota, de hecho amigos… casi no tienen. Demasiados requisitos para ser un triste escritor de ilusiones y cuentos de amores, pero pese a esto, se que no puede ser imposible, nada lo es. Mañana tampoco iré, creo que no volveré a trabajar ahí, no me gusta.
Yo: …no sé… me gustan otras cosas
Ella: Como qué? (sonríe… esta vez con picardía, se acerca lentamente…suave, coqueta, excitada)
Yo: (sonrío, ya más calmo, espero, me dejo acariciar) jaja, no sé… otras cosas...

Tempestad…
Frío... debería sentir frío.
El cielo se estaba poniendo negro, en el desierto casi nunca llueve y cuando llueve, no llueve mucho. Hoy no fue un buen día precisamente, más bien ha sido un día de mierda, y el cielo parecía estar de acuerdo con mi mala suerte para darle un aire de tristeza a todo el ambiente… de vuelta en mi mente… Ella… principio y fin de todo… cuando la desesperación de que las cosas salgan siempre mal me sobrepasa, es cuando más falta me hace… para colmo llevo ya casi una semana sin trabajo… algo no anda bien en mi cabeza, los vacíos se hacen más frecuentes. Mi habitación, un poco lúgubre, oscura, los muros de adobe, el piso de cemento, frío, sin vida, mi ropa… desorden. Afuera ya el cielo truena enfurecido, demencial, se apagan las luces, la tormenta desatada y llueve… las gotitas van empañando el vidrio de la única ventana, humedeciendo las áridas callecitas de tierra en medio de una noche ciega con aire de muerte. Las negras nubes lloran torrentes, mis ojos se nublan, mi pecho se comprime, me ahoga, extraños efectos de una droga no apta para mí, ebrio. Intento salir, despertar, desespero, mi mente se me escapa, la razón me abandona, la tormenta me levanta, me gira, me da aire y no respiro, me sacude, lloro… me desplomo. Se acabó. Ya casi amanece y miro al cielo, se despeja, lentamente. De pie, en el campo, la primera luz me trae aire, el que necesito, la tierra húmeda, el aroma me invade, me traspasa.
Macarena pasa corriendo… llora? Que le pasa? Es un día hermoso.
Regreso a mi habitación y me encuentro… a mí… colgado… sin vida... interte... frío… debería sentir frío.
………………………………………………………………………………………………………….
A mi amigo Semilla... que ya no está. :(


Primer Haiku (amante)
Teñida de fuego
vestida de miel
me buscas... infiel

Segundo Haiku (Skabrona Vergarabath)
TrEnZiTAs dE mOnA
KoRaSOn dE fUEgO
dUlSe sKaBrONa

A los Cronopios...
"El sueño del hombre es el don de volar
el sueño de un ave es el don de sentir
dejad que las aves vuelen y sentid, amad, apasionáos...
empuñad vuestras plumas y soñad, dejáos llevar...
solo así podréis descubrir el don de volar"

Texto agregado el 21-09-2004, y leído por 367 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
28-10-2008 De lo que tienes publicado, me quedo con éste... :) Un abrazo milita_babilonica
25-09-2004 lo imprimií para leerlo, y te digo, que me gustó muchísimo, buenísimo, las primeras imágenes increíblemente bellas alucinantes, lo que sigue maravillosamente conmovedor, haikus incluidos. mis mas sinceras felicitaciones. un beso arianna
23-09-2004 Me gustó. Lo bajé para tenerlo. ¡Por favor no más "cortes"! orlandoteran
23-09-2004 muy bueno el ensayo, excelente, con respecto a los haikus el primero lo entiendo, el segundo no estrellas por el ensayo y gracias por leerme y comentar india
22-09-2004 pensé: ah mierdas... que manera de escribir y yo voy a perder tiempo e inspiración leyendo a este tipo.... ahora pregunto: cuando vas a vomitar más para que me avises!!!!, da gusto tener gente así en este portal.... he ganado... me has abierto el apetito de miles de ideas... buenisimo cosa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]