TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / arccloud / Eran uno para el otro

[C:571247]

Él era un frío muchacho; y ella, una dulce chica. Completamente opuestos, pero, de alguna forma, muy parecidos. Curiosa combinación. Se complementaban de una manera extraña que solo ellos comprendían.

La mayoría del tiempo estaban sentados en alguna cafetería o alguna banca, o si no, por algún motivo, les gustaba caminar por las calles. Sin embargo, sin importar dónde estuviesen, siempre estaban uno al lado del otro.

A él le encantaba caminar bajo la lluvia al lado de la pequeña chica, pues, en esos momentos, podía abrazarla y sentirla más cerca; sus cuerpos se daban calor uno al otro, sus manos se tocaban y sus dedos se entrelazaban, y él un dulce beso en la frente le regalaba. Ella solía ruborizarse ante este inocente acto. Eran caminatas agradables y cálidas a pesar de la lluvia y el frio.

Él solía admirarla, cuando ella le hablaba; sin embargo, era muy complicado entender lo que ella le decía, pues sus enormes ojos marrones lo hipnotizaban por la belleza y dulzura que transmitían. Luego, su mirada solía desviarse unos centímetros más abajo, hacia sus labios. En ese momento, lo único que cabía en su mente eran las ganas de morderlos y saborearlos. Un joven distraído era él. Ella lo sabia perfectamente, pero aún así le seguía contando sus historias, porque, en el fondo, no tenia idea de lo que decía. Solo le gustaba observar la manera cómo él la miraba.

Ella solía detenerse al contar sus historias, de vez en cuando, para robarle un beso, pues así le devolvía la vida. Luego, se alejaba unos centímetros, se apoyaba en el pecho de aquel chico y le acariciaba la barba dulcemente. Él se engreía y le daba un beso en la frente e inmediatamente después le daba las gracias por darle un poco de calor en el corazón.

Ella era una chica que se hacia respetar cada vez que el torpe chico cruzaba la línea de lo que debía y no debía hacer. Sin embargo, en los momentos indicados esta chica desbordaba pasión por cada centímetro de su ser y la mirada de dulce joven en la de una apasionada amante se convertía.

Él la adoraba y ella a él también. Podían simplemente mirar uno al otro, mientras se decían cuánto se querían solo con la mirada. Una tierna pareja.
Eran uno para el otro.

Texto agregado el 24-08-2016, y leído por 161 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]