TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / SERPIENTE / Las Moscas

[C:561705]

Julián regresaba del entierro de su padre. Vestía traje negro. Su rostro parecía mostrar comisuras marcadas de la sonrisa que en veintitrés años nadie había podido quitar.

—Juli, descanse un poquito —Dijo su abuela sirviéndose un vaso de agua.

Julián se acostó en el sillón. —Ramón era un ser admirable nona, no se metía con nadie, leía y cantaba, esa era su vida después de pensionado —Dijo Julián mientras cortaba el aire con su mano como si espantara zancudos.

—Su padre está en mejor vida mijo —Respondió la abuela que tenía ropa blanca pues decía que a los muertos se les regalaba paz.

Julián se quedó dormido, seguía huellas hasta llegar a una casa abandonada donde estaba un hombre robusto, con el rostro oculto. Era el asesino de su padre, se acercaba... Repentinamente volvió a la realidad. Se despertó molesto. Un mosquito lo estaba picando en la cara, fue a ducharse.

Durmió intranquilo. A la madrugada se colocó una sudadera y salió a trotar. Compró un jugo de naranja, calmado lo bebía cuando sintió algo extraño en su lengua, asqueado escupió: Era una mosca.
—¡Jueputa vida, bastante tengo con quedarme sin mi papá para que estas malparidas moscas me persigan! —La sangre se le subió a la cara de rabia y se marchó rápido.

Al mediodía almorzó, al llevar los platos a la cocina encontró otra mosca, era grande pero estaba muerta. Pensó en Ramón, su padre, hacía dos días lo habían asesinado y no se sabía quién, le habían pegado una puñalada en el pecho y le habían quitado una oreja.
Al anochecer, después de la novena y misa se sentó en un butaco, tomó un cuchillo y peló una naranja, sentía mosquitos en la cara, pero nadie lo notaba, quiso espantarlos lanzando su mano al rostro y se rasguñó con el cuchillo, ahora su cara ardía pero la sensación de los mosquitos volvía —Será que estoy cagado —Dijo para sí mismo y se fue a bañar.

Habló de las moscas con su abuela, ella preocupada empezó a regar veneno por la casa. Se durmieron todos; pero él seguía atormentado por las moscas.

Al día siguiente, salió a trotar, no tomó jugo de naranja por miedo a repetir la historia del día anterior. Ya en su casa encontró un plato desechable con muchas moscas muertas, —¿Qué es esto? —Pensó con pavor. Uno de los insectos pareció despegar y lo picó, era verde y grande. La aplastó con una gorra, pero lo había picado cerca al rasguño de su cara. Observó el plato que contenía las moscas, lo alzó. Debajo, en un costal, había un libro sin carátula titulado en la primera hoja: "secretos"; siguió su inspección: un recibo de la pensión de su padre, recortes de periódico, una trenza de cabello... y la oreja. Quedó frío, estático, no podía ordenar ideas, se desmayó y según sus cálculos despertó al otro día, tenía en la cara granos, pero esta vez no sintió las moscas. Estaba adolorido, palido, sin fuerzas y la imagen de la oreja casi lo hacía vomitar; se quedó dormido en contra de su voluntad. Despertó luego, y su abuela atenta le daba remedios, como los granos avanzaban los rellenaba con crema, el alcohol ardía, tenía mucho malestar. Extrañaba las moscas. Se enfermó mucho en poco tiempo. Sentía dolor en la cara, en el estómago, en la cabeza y más en el alma por su padre, no podía tener un pensamiento firme, estaba consciente pero volvía a dormir, consciente, inconsciente... En un lapso entre sueño y realidad pensaba en moscas gigantes elevándolo, lo estaban arrastrando a un lugar desconocido.

—Aunque ahora no puedo pensar con claridad solo te puedo decir: Gracias nona, por todo, te quiero...—Dijo entre sollozos a su abuela, segundos antes de que sintiera un dolor terrible y se desvaneció. Minutos más tarde su abuela entró con nostalgia actuada y le cortó una oreja al cadáver.

Con este cuento estoy participando en un concurso llamado MES DEL ARTISTA, pueden apoyarme con un "me gusta" aquí: https://www.arauca-arauca.gov.co/Institucional/Paginas/Mes-del-Artista.aspx en la sección de literatura está: LAS MOSCAS - Coraima Villamizar. Gracias a los que voten y a los que me leen por supuesto.

Texto agregado el 27-10-2015, y leído por 119 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
16-02-2016 Pocas veces se me han dado los cuentos, admiro a quienes logran ir mas alla. play
28-10-2015 Extraña manía u obsesión eso de arrancar orejas a los difuntos siemprearena
28-10-2015 La verdad me parece un muy buen cuento, mucha suerte!. TuNorte
27-10-2015 interesante. Suerte en tu concurso seroma
27-10-2015 ¿Su abuela era "Mataora de toro,pa' cortar tantaj'oreja?.UN ABRAZO. GAFER
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]