TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Koke_Vejete_2001_2016 / La Caida de Neruda (Escrito 2005-2006)

[C:561129]

Tengo una biblioteca con mas de doscientos cincuenta libros, cada vez que me regalan o compro un texto lo voy dejando en una parte del estante que lo denomino como “la sala de espera”, es dónde permanecen los que aún no he leído.
Hoy le tocó el turno a “confieso que he vivido” de Pablo Neruda.
Me detengo en un capitulo en especial, dónde el poeta culpa al embajador chileno en España de ese entonces; Don Carlos Moria Linch de la muerte de Miguel Hernández al negarle asilo en la embajada.
Sé que dichas acusaciones son falsas, debido a que sí se le ofreció refugio, pero el poeta de Orihuela con titubeos rechazaría la oferta, por sentir que sería una traición de su parte abandonar la patria que en ese momento se encontraba en conflicto. Hay muchos registros documentados que corroboran esta afirmación.
La verdadera razón por la cual Neruda hiciera esta imputación, sería por las reiteradas desavenencias entre él y el embajador, quien en reiteradas oportunidades se entrometiera en su matrimonio. Un asunto que siempre se oculta por el “endiosamiento” del escritor. Sus debilidades amorosas hacía Delia Del Carril, en perjuicio de su hija Malva.
En una fecha no precisada en 1936 Maria Antonieta y su hija se alejan de España antes de la ocupación nazi, la pareja Neruda Hanegaarse se disolvió en el momento que la guerra civil azotaba la Ibérica península. Ellas viajan en conjunto con la mujer de Manuel Altolaguirre.
Neruda llega a Paris y le escribe a Delia para que a la brevedad se reúna con él, llevándole objetos de valor fundamental para el poeta.
Parece que el “dios-poeta” borró de su vida ese pasaje tan importante, el abandono de la madre e hija. Esta última aquejada por hidrocefalia, enfermedad que la mantiene postrada en cama. A la niña no la nombra en sus memorias, ni siquiera respondió el telegrama que recibiera en México anunciándole su temprana muerte. Pero si escribió poemas llenos de autocompasión dónde podemos apreciar la huella que marcara esa etapa en su vida.
Maria Antonieta tampoco es de los “trigos limpios”, al llegar a Holanda da a su hija en adopción a Hendrik Juising y Geraina Sierks, quienes poseían tres hijos; Heika, Geesje y Frederik. Se cree que ellos le entregaron a la pequeña el amor que le fuera negado por sus padres biológicos.
Creo fuertemente en el legado que nos diera el literato; sé que es de vital importancia cada uno de los escritos que dejara. Es merecedor de cada premio y elogio que se predicara, pero hace mucho tiempo que deje de creer en los “hombres-dioses”. Edgar Alan Poe muriendo totalmente en la miseria y alcoholizado en un oscuro callejón, Oscar Wilde siendo investigado por la policía, por la similitud entre sus escritos y asesinatos ocurridos tiempo antes que ellos vieran la luz de día, Dostoievsky arruinando absolutamente a su familia por la adicción al juego que controlara su vida.
No restémosle tributo a sus trabajos, personalmente no le quito importancia al aporte de cada uno de ellos, social e intelectualmente. Más hay que recordar que son simples mortales y no dioses.

“Hier rust once lieveling Malva Marina Reyes” Aquí descansa nuestra querida Malva Marina Reyes, nacida en Madrid el 18 de Agosto de 1934, fallecida en Gauda el 2 de Marzo de 1943. (Inscripción de la lapida en el cementerio holandés recientemente nombrado patrimonio nacional)



Texto agregado el 12-10-2015, y leído por 80 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]