TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Koke_Vejete_2001_2016 / Cuento de Roxana (Escrito 13/03/2003)

[C:560197]

Sabia que seria la ultima vez que estarían juntos, suele pasar que las personas que nos marcan en la vida, están presente solo en pequeños espacios de nuestras existencias, más viven dentro de nuestros recuerdos para siempre. Perpetuamos aquellos breves momentos y les damos vida eterna junto a nuestras almas, los sentidos y sentimientos los guardamos en los eternos laberintos de nuestro sentir.
Cada palabra dicha, cada beso prolongado se transforma en la luz que nos guía hacia nuevos futuros y desconocidos abismos donde se hayan puertas mágicas y la llave trae la claridad que hace retirar la oscuridad de nuestra soledad.

Sentada en la parte posterior del vehículo que la trasportaba hacia su destino divagaba en mil pensamientos, veía el desfilar la cadena interminable de viviendas que le marcaban el nuevo camino por recorrer. Bajó la ventanilla y dejo que la suave brisa acariciara su rostro, que el viento jugara con su cabellera. Hacia mucho tiempo que no estaba en paz consigo misma, recordaba un lejano pasado, donde construyera un grueso y largo muro alrededor suyo y de las personas que la rodeaban, una etapa ya ida, una etapa que jamás olvidara; donde habitaban personas que con sus prejuicios y egoísmos la juzgaran y la condenaran.
En casa dejó a su hijo, fruto de un antiguo amor, el cariño que él le entregara le impedía verlo como un error, cómo una equivocación, ¿puede ser la luz de tus ojos una equivocación?,¿Puede ser una parte de ti un error? Verlo crecer día a día ya en sí era un triunfo, doblegar el triste destino profetizado por las amargas palabras de quienes la querían ver fracasar.
Abandono su medio de transporte mucho antes de llegar a su destino, deseaba caminar y sentir el calor del sol en su cuerpo, beber del nuevo aire.
Camina disfrutando del vuelo de las multicolores mariposas que danzaban entre las flores de los jardines, palomas que jugaban entre las verdes copas de los árboles le robaron una blanca y cristalina sonrisa.
Se sentó en un gastado asiento de la vieja estación de buses, mirando las idas y venidas de la gente que deambulaba por los largos corredores, encendiéndo un cigarrillo, miro su reloj y esperó.

Dormitaba con la cabeza apoyada en el grueso vidrio, el cansancio hacia presa de cada uno de los miembros de su adolorido cuerpo. Era un largo y monótono viaje, el bus continuaba su pesada carrera, devorando las líneas de la gran carretera. Miró su reloj y la impaciencia se hizo más furiosa. Cerro los ojos y viajó hacia el pasado, un pasado no tan remoto, un pasado reciente. La casualidad unió sus rumbos, usaron una sincera amistad como cimientos donde apoyarse mutuamente, convirtiéndose en cómplices de sus sueños. Él la tomo de la mano y la condujo por caminos vetados a al vista de las máscaras de las personas, la subió a su pequeño planeta y viajaron juntos, no importaba donde fueran, ni para adonde las hilanderas del destino les tejieran su porvenir, el breve tiempo fue el bálsamo que ambos necesitaban, un gozo que guardarían eternamente, amigos, complices, amantes.
El bus diminuyo la velocidad lentamente hasta detenerse por completo, el sabia que seria la ultima vez que estarían juntos, el tiempo dejo de correr cuando lentamente bajó los escalones que lo separaban del preciado momento. La encontró parada junto a un gastado asiento de una vieja estación de buses, los cálidos rayos del sol iluminaban sus dorados cabellos, dentro de sus profundos ojos verdes encontró solo su reflejo. Lágrimas de alegría brotaban llevando esculpido su nombre. Tomándole el rostro con ambas manos besó dulcemente sus labios. No necesitaban ya de palabras; Aun cuando todo esto terminara con el alejamiento definitivo, se mantendrían siempre unidos. No era una etapa que finalizaba, era un nuevo amanecer, y con los colores de su mirada dibujó una sonrisa en sus labios. Tomando su mano caminaron sin hablar, sin importarles donde les llevaría el largo camino que ambos eligieron. Las dudas desaparecieron y las respuestas se abrieron bajo sus pies.
.

Texto agregado el 17-09-2015, y leído por 113 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]