TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cblue / el final de mi vida

[C:558405]


Hoy me han sacado al jardín, después de mucho tiempo de encierro, pude por fin ver la luz del sol, una bondadosa mujer de blanco, se ha compadecido de esta vieja mujer que hace años vive en en la oscuridad de un cuarto con paredes manchadas y con olor a humedad, guardando en su corazón retazos de su vida, cuyos recuerdos nadan entre luces y sombras. Mientras una suave brisa recorre mi cara llena de surcos, que muestran como el paso del tiempo deja huellas por fuera y por dentro, he querido y odiado con la misma intensidad, desde niña supe que mi destino era casarme joven, y así fue , siendo adolecente, forme mi propia familia, crecí entre pañales y mamaderas, 6 hijos un marido infiel y violento, años de aguantar todo por ellos, dentro de mi ignorancia pensé que era lo mejor, no tenia como salir adelante sola, mi familia me decía que no tenían lugar para mí con tantos chicos, con pocos estudios, no había otra salida para alguien que ingenuamente creyó en el príncipe azul, que le daría una vida feliz y sin sobresaltos. a medida que mis niños crecían, también crecía mi aislamiento y mi soledad, pero yo fingía y seguía adelante, hasta que un día, aquel que lleno mis días de espanto se fue una calurosa mañana de enero, para no volver. El destino quiso que una cruel enfermedad se lo llevara, y yo lo perdone y pedí paz para su alma. Seguí mi camino sola, viendo como crecía mi familia, con la llegada de las nueras yernos y nietos, me sentí por primera vez acompañada, eran todo mi mundo, pero un día me mire al espejo y vi que la vejez me invadía en cuerpo y alma, mis piernas flaqueaban y sufría por los dolores de mis huesos debilitados por la edad, empezó mi decadencia, me dije a mi misma , esto es ser viejo ero no importa pensé , si mis hijos me ayudaran en esta transición donde todo se ve nublado y ya no se escucha como antes el sonido del viento, ni de la lluvia, que equivocada estaba, los años me pasaron por encima y con ellos la más terrible de las soledades, casi no venían a verme, no querían escuchar mis lamentos de anciana rezongona y quejosa, los llamaba cuando algo me pasaba, pero nadie acudía en mi ayuda, mi mente se perdía en las tinieblas, salía de mi casa y no podía volver, no recordaba donde era, hasta que termine de perderme a mí misma, hasta que desperté aquí, en este lugar donde hay muchas como yo, atadas a una cama , dormidas o delirando, muchachas vestidas de blanco, te cambian te bañan, te dan una pastilla rosa, que te duerme y te lleva a otro mundo, algunas te gritan y maltratan, otras se apiadan de las ancianas que estamos abandonadas en este hospital casa de reposo, no te podemos cuidar mama, acá estarás mejor, me dijeron, pensé tanto les cuesta cuidar de mi, si yo lo sacrifique todo por ellos, en fin a nadie le importa una vieja que no sabe cómo se llama. Ya entrando el sol, la chica de blanco, me toma del brazo, y me lleva de nuevo al cuarto con olor a humedad, , donde en el final de mi vida, tengo la seguridad de que ya pronto seré un recuerdo colgado en la pared de la que una vez fue mi casa . solo me queda esperar la muerte, el único alivio a mi infinita tristeza y desamparo.

Texto agregado el 19-07-2015, y leído por 52 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
19-07-2015 Crueles historias que se repiten~y repetiran~dia a dia.Bien narrada.Un Abrazo. Gafer
19-07-2015 Que relato mas desgarradoramente bien narrado. Sabiendo además, de que es la cruel realidad de muchos ancianos. jdp
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]