TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gcarvajal / EL LADO OSCURO DEL AMOR - Capitulo I

[C:554498]

En un futuro distante, en el que los recuerdos de la realidad se confundían con la ilusión de la fantasía del pasado, se encontraba Daniel en la infructuosa búsqueda de Horacio, una noche mientras esperaba que este regresara a su casa y recorría palmo a palmo cada rincón de su habitación, como si esperara encontrarlo debajo de algún libro o dentro de algún cajón y recordó la época en que en esa misma habitación se reunían en interminables tertulias a discernir la vida con su amigo.
Ese había sido un tiempo hermoso de sus vidas, en el que para ellos todo parecía intenso y complejo, aunque en realidad fue fácil y descomplicado y en ese momento sintió lo más parecido a lo que los seres humanos definían como nostalgia.
Hizo una rápida regresión que le permitió no solo evocar los recuerdos sino revivir las sensaciones de esos días lejanos.

Horacio y Elsa se habían conocido en una exposición de pintura en la facultad de Artes y a pesar de estudiar carreras diferentes y que no fuera fácil que coincidieran en sus clases, empezaron a frecuentarse. Como solía ocurrirle a él, fue amor a primera vista, pero esta vez se trató de algo diferente.
Congeniaron desde el primer momento y en pocas semanas se convirtieron en pareja. Pasaban juntos la mayor parte del tiempo y a pesar de tener los conflictos propios de todas las parejas, se llevaban muy bien.
Horacio identificó tempranamente en Elsa la virtud de la lealtad y descubrió a través de esa virtud una de las más elevadas manifestaciones del amor y estaba convencido que sería muy difícil que pudiera encontrar a otra persona igual.
Poco a poco ese sentimiento se fue acrecentando con el descubrimiento de nuevas afinidades en la forma de ver muchos aspectos de la vida.
Para Horacio esa relación fue lo más cercano que pudo encontrar al amor perfecto, como él lo concebía, sin celos, sin egoísmo, sin manipulaciones y sin ánimos posesivos.
A los ojos del mundo se convirtieron en una pareja ideal, que lo mismo podía disfrutar los colores de las flores de un jardín, o el juego de unas aves con sus polluelos en el nido, que de un concierto de música clásica, o de una de sus canciones favoritas en la radio, o de una buena película o una obra de teatro.
Se complementaban muy bien en gustos e inclinaciones, pero por encima de todo se respetaban, no en los términos convencionales de respeto, sino en los parámetros que Horacio lo definía y que Elsa compartía plenamente en el sentido de permitir ser al otro sin coacción de ningún tipo.

Texto agregado el 09-04-2015, y leído por 90 visitantes. (4 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]