TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / JP-Kumi- / Selen, mi destino.

[C:554012]

Mientras cerraba mis pestañas para así descansar por todo el día agotador que había tenido, la recordé y me dije a mi mismo; el destino hará que nos volvamos encontrar otra vez, eso lo espero…

Mis dos primeros meses en aquellas clases siempre fui el primero; como siempre me lo esperaba, aunque en ese tiempo no llegue a establecer una comunicación con nadie. Para mi tercer mes llego ella, junto con otra chica que me llamo mucho la atención; la miniatura de belleza, esos cafés brillantes sin fondo, piel de color de la hermosa nieve de otoño, el silencio más hermoso que había oído provenía de ella, uno que otro accesorio que le determinaba quizás el tipo de persona que era, y que hablar de aquel cabello de ángel que poseía. Así que fue para ella donde pararon mis ojitos la primera clase del tercer mes.

Luego de un par de días, “ella” la que vino con aquella miniatura, despertó en mí un interés, y no era por belleza.

Había determinado, que ella, sería que durante ese mes lucharía por el primer puesto; tenía conocimientos, “Sabe” me dije. Así que me vi involucrado en querer sentarme al lado suyo, poco a poco fui tratando pero conociéndome sería una hazaña difícil de lograr... pero no imposible.

Hasta que un día fue ella la que me hablo y comenzó a preguntarme, y para la mañana siguiente se sentó a mi lado y detrás de mí, la miniatura. Ese acontecimiento sucedió a la mitad del mes, es decir me quedaba la mitad del mes en volverme parte de sus amistades… esa era mi nueva meta.

Ah cierto sus nombres de ellas (ella y la miniatura) eran fácil de confundirse y discernir quién era quien, pero para mí eso era pan comido, ya que ambas me parecían lo mejor de la clase. Y para la clase y otros, las brujís.

El resto del mes fue lo mejor que tuve en aquellas clases de aquel curso que tomaba para ese entonces…
Me volví su amigo de ella, y de la miniatura, solo una herida.

El siguiente mes no las vi a ninguna de las dos, vi a unos que otros del tercer mes , que se acercaron y me hablaban pero yo solo les guardaba respeto, no esperaba muchos de ellos, además dentro de ellos había una que me acosaba, me sentía así. Así son los humanos…

Ya para el quinto mes había decidido dejar aquella clase, pero algo me motivo a continuar.

Así es, el destino me volvió a reunir con ella, sentí que ya no éramos como esa mitad del tercer mes que fuimos, pero igual conversábamos lo tanto posible y me divertía. Comenzó en mí a florecer un sentimiento, un poco más de amistad pero sabía que ese sentimiento era equivoco.

Me di cuenta que comenzaba a gustarme por que al salir de aquellas clases le mentía y me iba rápido, a veces ella se despedía dejándome con las ganas de regresar en su compañía hasta el punto que nos dividía, mi forma de ser ayudaba mucho para encubrir ese sentimiento.

En las clases, me las pasaba ardiendo ante la tentación de su blusa entre el escote muy pronunciado, su olor mandaba al cansancio a otro rincón, sus muecas hacían que me muerda los labios inferiores mentalmente, de esta manera, cada vez los deseos carnales eran más fuertes que los de los sentimientos.

Ante esto, siempre dejaba de mirarla a los ojos- Ya me era imposible verla a los ojos con los mismos ojos de antes, cuando andaba su escote muy cerca a mis ojos, lo evitaba mirando hacia delante mientras ella me hablaba- Sé que muchos hombres seguirían mirando y deleitándose de la hermosura de una mujer pero mi forma de ser me lo impedía.

Ella y yo, para ese quinto mes, empezamos a decaer, nosotros no éramos los primeros ni los segundones de la clase, ya no sé qué puesto quedamos.

Lo que sé, es que era el tipo de persona que te oía y te respondería sinceramente, no me importaba gastar mi humilde fortuna; mis ahorros para un nuevo libro de Carolina Andújar, eso ya no importaba. Ella siguió en ese tipo de clases, y yo por mi parte me aleje y lo deje.

Mantuvimos comunicación los primeros días después de separarnos, actualmente, ya no hemos hablado.

Ya tengo las cabezas muy frías, y me pregunto antes de caer en el sueño, ¿el destino hará que nos volvamos encontrar otra vez?… eso espero.

En mi sueño…


¿Continuara?



Pd. Sus nombres; Ella es Selen y otra chica es Helen. Selen y Helen, riman y por cosa de humanos les pusieron el apodo de Sarah Ellen: La Vampiresa “mediática “del Perú.

Texto agregado el 27-03-2015, y leído por 61 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]