TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / LILI9 / No me reconozco

[C:553933]

El camino es largo y esta lleno de hojas que se van cayendo lentamente de los árboles que están bordeando el camino, la suave brisa que juega con su cabello, la tibieza de los rayos del sol que se filtraban entre la ramas de los arboles, proyectando en el suelos variadas figuras que se mueven al ritmo del viento, la sensación suave al tacto de la piel de otra mano tomando la suya mientras caminaban lentamente, hasta que un frío y fuerte viento levanta las hojas caídas en un fuerte remolino que crece hasta cubrir al hombre que la acompañaba y cuando las hojas vuelven a caer, el hombre ya no está, ahora transitaba ella sola por el camino, mientras cae la tarde, pero no hay sentimiento de soledad, ni perdida, solo tranquilidad, hasta que de nuevo vuelven las preguntas a su mente y justo en ese momento un gran espejo aparece en frente suyo.

En el espejo su rostro es diferente, no se reconoce a ella misma y sus ojos aun mas distantes, como sin vida, su piel se ve marchita, pero más que preocuparse por su apariencia, le preocupa lo que pasa en su interior, le molesta todo, le molesta la persona que es, es tan molesto esa molestia, le cuesta reconocerce a mis misma y entonces su reflejo cambia.

Ahora, ya no es una desgarbada mujer en un vestido transparente, es el reflejo de un Minotauro y de espaldas a él, esta su laberinto, pero encerrada por desición propia, por la vergüenza de ser ella misma, pero a veces cansada de lo es, intenta encontrar la salida pero sin lograrlo, solo se choca contra sus errores o tontas elecciones y empieza a llorar y el espejo se rompe.

A mitad de camino se queda en estado de Zombi, no piensa, no se mueve, esta llena de rabia, siente tanta violencia dentro de si a punto de estallar, como si sus instintos clamaran por venganza, pero como no tiene un objetivo claro, se vuelve contra mi misma, como si su propia alma estuviera tan aburrida de si misma, que quisiera hacerle pagar tanto sufrimiento estúpido.

El paisaje cambia y ahora camina en un valle de sombras y al reconocerlas son sus sombras pasadas, los pedazos de espejos rotos brillan y estas desaparecen, es tan fuerte el resplandor que debe cerrar sus ojos y cuando los abre, esta en una cama, en una habitación con paredes blancas y las manos del doctor sostiene una linterna pequeña mientras le alumbra los ojos y le pregunta por su nombre y ella solo responde:

- Doctor, no se quien soy, no me reconozco.

Texto agregado el 25-03-2015, y leído por 61 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
25-03-2015 Me gustó. buena historia. Saludos! TuNorte
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]