TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / El_Quinto_Jinete / Ya visto (Déja vu)

[C:548387]

Ya visto

Creo que nací en Francia. Mis padres eran artistas de circo, como mis abuelos y así hasta siglos atrás según entiendo.
El circo con su carpa y carromatos vinieron a América quien sabe en que barco hace muchísimos años.
Muchos piensan que el circo es obligadamente explotado por los gitanos y nuestra familia no lo es. Según mi madre la gente de circo es como los misioneros cristianos; itinerantes. Estos llevan educación de valores para derramar en los niños, a todas partes del mundo, nosotros juegos de miedo, sorpresas y alegrías con música y payasos. En el circo aprendemos varias disciplinas y nos suplimos según las necesidades, aunque siempre esta el destacado en algunas.
No conocí a mi padre, me hubiera gustado ver a ese gran equilibrista de altura del que tanto he escuchado y lo mucho que se lo extraña.
Hoy sin animales ni carromatos tirados por equinos, el circo se ha empobrecido en los espectáculos, producto de haberse transformado en empresas no familiares, con mucho dinero y números mayormente acrobáticos con ingeniería técnica que obliga a radicarse por tiempos largos o grandes empresas que contratan acróbatas, payasos, equilibristas, con mucha gente que arma y traslada para volver a armar siempre dejando atrás grandes distancias.
Nuestro circo familiar fue muriendo y mi madre murió en su carromato de tristeza por la falta de esperanzas, supongo.
Llegué a la Argentina con mis 22 años deseoso de aventuras. Vivo de noche en una pensión y de día salgo a los parques y plazas con mi disfraz de payaso. Llevo bolos, anillas para hacer malabares y globos para retorcer. Pero poco a poco mi ánimo decayó al ver temor en lugar de alegría en los niños.
Hace unos días un anciano comenzó a resultarme familiar pues lo había visto antes. Me acerqué a su banco de la plazoleta y lo saludé. Muy cordial con voz muy baja contestó mi saludo y me preguntó por que no lo hacía en los semáforos delante de los autos. Le manifesté que me gustaba ofrecer mis habilidades, sacar sonrisas y no ver caras disgustadas. El anciano hizo silencio, tomó el bastón y levantándose se alejó encorvado. Hoy traje mi monociclo y los bolos y luego de un tiempo, decidí a hacer mi espectáculo en el semáforo de la esquina de la plaza. Algunos automovilistas habrían las ventanillas y me daban monedas, algún billete y también recibí insultos.
Me volví al cabo de unas horas a la sombra de un árbol en la plaza y allí estaba el anciano sentado mirándome fijamente. Me senté a su lado sin decir palabra.
Eres bueno chico- susurró-
Nací en un circo chico, tal vez en Francia, y tu?

Texto agregado el 25-10-2014, y leído por 153 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
02-01-2015 Casualidad? Muy bueno efelisa
16-12-2014 No me gusta que los circos se lleven a cabo maltratando animales, pero sin embargo los circos causan alegría a la familia, lástima de que se pierda la tradición y deje desempleada a gente con habilidades increíbles. la_sombra
23-11-2014 Me gustó mucho***** Victoria 6236013
19-11-2014 La tradición y la modernidad, tan enfrentadas pero finalmente complementarias. Un relato lleno de candor con un final tan abierto como puede ser el optimismo del lector. sagitarion
31-10-2014 Muchas veces, la entrada de nuevas tecnologías, en lugar de mejorar las tradiciones, las distorsiona y termina ´por aniquilarlas. Me dejaste un sabor nostalgico y esperanzador con tu precioso relato. Gracias por ello. Arenyndriel
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]