TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / umbrio / Sin escape

[C:547878]

Sin escape

Al detective Morrison lo planea asesinar su esposa. No es un ordinario homicidio pasional; el estar casados es parte del complicado plan para ejecutarlo. La venganza es el motor que la impulsa a urdir con lujo de detalle el crimen perfecto.
Durante los últimos años solo vive por la motivación de matar a su esposo bajo dos complicadas premisas: que él tenga conocimiento de quien va a ser la autora de su muerte y que el crimen quede impune. Únicamente si se cumplen las dos condiciones quedará completa la obra a la que ha dedicado cinco años de vida, obstinación y sacrificio.
Él como detective es propenso a desconfiar de todo, ella intencionalmente le provoca sospechas con actitudes e insinuaciones pero él la ama y toma a broma sus despropósitos. Con todo, hay noches que en su mente germina una blanda sospecha que le impide dormir sosegadamente y le hace dudar de su decisión de mantener armas en casa.
Las amistades dicen que ella es hermosa pero ella no se fía, con ahínco practica sofisticados artificios de seducción con el único propósito de enloquecerlo de placer. Con esa habilidad ha logrado íntimas satisfacciones: él la ama y le teme. No ha sido ociosa ni ingenua durante estos años, lo ha llevado al borde del suicidio y lo ha salvado en el momento final; ha sido un constante derribarlo y levantarlo. Ella sabe que es cruel y sin embargo, no es suficiente. Habría sido tan fácil dejar que se quitara la vida pero no quiere privarse del placer de ser ella misma quien lo haga.
Hoy, quinto aniversario de bodas, es el día que ha elegido para darle muerte. Cuando él esté en la oficina le hablará por teléfono para mentirle: le contará que su padre ha sufrido un infarto y que ella se ha fracturado una pierna al bajar la escalera en forma desesperada, exagerará al decirle que la fractura expuesta le impide moverse para ir a auxiliar a su padre. Algunas mentiras matan, estas solo sirven para iniciar el sufrimiento; porque sabe que él se debatirá entre ir a prestarle ayuda o ir a la casa del padre. También intuye que será a ella a quien busque primero, por tanto ha escrito una nota donde informa que el dolor no ha minado su voluntad por ayudar. Finalmente lo que él decida no tiene importancia, ella ha medido el tiempo para llegar primero a la casa del padre porque es ahí donde lo matará.
Mientras él termina de acicalarse ella recorre la cortina; el cielo está gris a punto de desplomarse en lluvia. Él la besa para despedirse y le recuerda que tienen cita en su restaurante favorito para festejar el aniversario. Ella por respuesta sonríe abriendo a penas la boca, el labio inferior laxo como en éxtasis que a él tanto le excita. Cuando él sale de la recámara ella retoma sus pensamientos, afina detalles para que la muerte sea lenta y dolorosa. La puerta de salida a la calle arroja un fuerte sonido al cerrarse con violencia. Otros ruidos de alboroto suben al segundo piso. Sale de la habitación. Ve dos hombres en franca pelea en la sala principal. Piensa rápido. Recuerda que la pistola está en el librero, detrás del libro “El crimen perfecto”.
El arma está cargada. Desactiva el seguro y apunta. Los bruscos movimientos le impiden disparar con certeza. Entra una llamada al celular de su esposo. Entre golpes se oye el “ringtone” con la voz áspera de Steven Tyler cantando “dream on”. Los hombres en riña cambian de posición con rapidez. El que está encima aferra la garganta del contrincante con ambas manos, el otro responde con un golpe del puño derecho sobre el rostro. El contragolpe no tiene efecto, el que estrangula va ganando. Ahora que se mantienen quietos es el momento propicio para dispar. El estallido de la bala es atronador.
El de arriba afloja las manos dando tregua a la garganta del contendiente que se asfixia. Voltea a ver a la mujer con ojos inundados de sorpresa antes de derrumbarse hacia la derecha como consecuencia del disparo recibido en el costado izquierdo. El de abajo respira profundo de manera que se oye el silbido que provoca el aire que fluye por su garganta lastimada. Se incorpora con dificultad hasta quedar sentado en el piso y se enfrenta a la mirada de odio de la mujer a la que le ha escamoteado su deseo más grande. Él se asusta de la mirada y del arma que le apunta, con movimiento torpe levanta la pistola con la que mató al esposo, ella dispara una, dos y hasta tres veces.
Camina hacia los dos cuerpos que yacen en el piso, la suela de uno de sus zapatos se impregna de sangre. Fija la vista en el hombre al que ha dado muerte, sucumbe al reconocer que el cuerpo pertenece al hombre que había amado en su juventud y que su esposo encarceló injustificadamente hacía seis años. La causa de su venganza. Se lleva las manos a los ojos para ocultar la escena que le devela una verdad que aún se niega.
El celular ha dejado de sonar, la llamada tardía de la comandancia era para avisar de la salida de la cárcel del hombre tendido en el suelo. El silencio es terrible. Quiere pronunciar el nombre del esposo y el hálito contenido durante tantos años. Por fin logra abrir la boca dejando salir en forma de alarido lo que siente, el artero relámpago que antecede a la lluvia silencia el grito.

Texto agregado el 07-10-2014, y leído por 261 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
15-10-2014 Una historia policiaca impecable. No debemos confiar. elpinero
07-10-2014 Buenísimo! Suspence... suspence... hasta la última línea. Carmen-Valdes
07-10-2014 El mal puede tener varios matices. A veces es mero impulso instintivo; pero otras ocasiones alcanza su depuración al fermentarse con la inteligencia. La mujer del cuento nos muestra ese mal fraguado por la razón en este cuento de gran sutileza psicológica. Gatocteles
07-10-2014 Umbrio, Zepol y Gatosteles, son los tres maestros del cuento. Hay que leerlos por obligación y gusto. rentass
07-10-2014 Un texto que, como siempre, no desmerece de la calidad y el talento habitual en tu amplia producción. Enhorabuena y merecidos elogios. ZEPOL
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]