TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fragoncum / El hombre en la silla

[C:536131]



Despierta después de un profundo sueño. Lo último que recuerda es que cuando su mujer le dio a beber un jugo de manzana, comienza a dar el mismo viaje que da por las noches, después de ser derrotado por el cansancio. En la boca tiene un pedazo de tela que dificulta su respiración. Se encuentra amordazado y amarrado a una silla. Mira instintivamente a su alrededor. En la habitación se nota el mismo orden de siempre. Da una mirada más incisiva, empeñándose en la idea de que un asaltante le había visitado. Corrobora una y otra vez que está bien despierto, que lo que está viviendo es real, que simplemente lo han amarrado a la silla con un propósito inimaginable. Los intentos por deshacerse de las ataduras, sobrepasan la lógica que debería tener a su edad. El ataque al corazón que lo mantuvo hospitalizado por un mes, no le impide cejar en su empeño. Recuerda que su mujer fue muy parca en sus visitas, y sus atenciones fueron mínimas. Concluye que las circunstancias en las que se encuentra, tienen que haber sido provocadas por ella. Hace unos meses que lo rechaza, lo trata con una inexplicable agresividad, y se ocupa cada vez menos, de su quebrantada salud.

Los movimientos bruscos de lado a lado consiguen multiplicar su orfandad, hiriendo su piel desvencijada. Desiste de tal acción contra sí mismo, cuando escucha que abren la puerta. Sus ojos parecen dos lunas queriendo alumbrar la habitación oscurecida por el encierro. Ve dos cuerpos que se acercan. A medida que su presencia los hace más visibles, reconoce a su mujer acompañada por un desconocido. En el rostro de ambos, la confianza de viejos amantes, la felicidad de los herederos. Contempla sus mutuas miradas, el brillo en sus ojos, y los brazos de él, rodeando su cintura. Le dan la impresión de estar a punto de tener una luna de miel, como si ese encuentro con ellos, fuera de despedida. Frente a sus narices, juntan sus labios para darse un beso prolongado y asesino. Sus cuerpos se mueven al compás de la respiración, y el estrujamiento, da la impresión de querer encolarse. El viejo ve que a través de los labios salen al encuentro sus mutuos instrumentos del habla, iniciando un bailoteo interminable. Las punzadas en su corazón, hacen acto de presencia cuando comienzan a desnudarse como lo hacen los artistas de los clubes nocturnos.

Continúa haciendo lo imposible por salir de aquella silla y vengar la afrenta. Su indefensión le obliga a mantenerse observándolos con un llanto que lo descuartiza por dentro y destroza lo poco que queda de su niño interior. En el lecho conyugal que tantos ratos felices había pasado junto a ella, ve a los amantes dar riendas sueltas al acto criminal. La presencia del marido los lleva muy cerca del límite del deseo y el éxtasis; imposible de lograr para ellos, bajo condiciones normales. El furor de sus cuerpos crece cada vez que miran hacia la silla, y ven al viejo agonizando de rabia, y, sin poder emitir un grito que aminore el sentimiento de odio que lo carcome por dentro. Los amantes, sin fijarse ya en el viejo, emiten quejidos de placer cada vez más continuos y ensordecedores. El hombre en la silla contempla bañado en lágrimas la espantosa escena.

El dolor en su pecho supera el sufrimiento de la traición, ya no sabe donde se encuentra, y la escena se pierde de su vista. La mujer, exhausta y desahogada, al fijarse en su marido, salta de la cama, se acerca y contempla al hombre con el que ha vivido por espacio de 10 años. No tenía hijos ni familiares cercanos y sabe que es la única heredera del viejo. Así reza el testamento que ella logra con estratagemas y tratos especiales.
El hombre en la silla ve a su mujer sacudiendo su cuerpo, ve su mirada de odio y sus lágrimas de alegría. La ve sacar a su amante del cuarto después de obligarlo a vestirse. Y vuelve él, a mirar su cuerpo inmóvil con la cabeza descansando sobre la parte izquierda de la cavidad torácica. Ve a su mujer paralizada en medio de la habitación, con la sonrisa más hermosa que jamás le había visto. Y agradeciendo la solidaridad de las fuerzas del cielo, continúa su ascenso a través de las nubes.



Texto agregado el 25-01-2014, y leído por 407 visitantes. (25 votos)


Lectores Opinan
27-11-2015 Podría ser una cronica del periodico. Pero con un plano corto, tan corto que me he sentido dentro de los hechos. Muy bueno. El_Quinto_jinete
20-10-2015 Hermoso relato, un abrazo chinitas
20-10-2015 Hermoso relato, un abrazo chinitas
20-10-2015 Hermoso relato, un abrazo chinitas
20-10-2015 Hermoso relato, un abrazo chinitas
19-05-2015 CUANTA MALDAD. PERO MUY BIEN RELATADO MIS 5* BESOS NILDA yo_nilda
27-10-2014 Siento este texto tan lleno de maldad como un parangón a lo que se vive en estos últimos tiempos. Aunque siempre ha existido,no se hacía o no se mostraba de una forma tan evidente. Claro que por otra parte tu texto es de una creatividad excelente. Mis estrellas horrorizadas***** Un abrazo Victoria 6236013
24-09-2014 no hay lugar para mitigar la maldad que brota de la escena , solo se puede juzgar por el relato que sostiene la misma, con condimentos ocultos cada quien imagina, sus instrumentos ,que ruedan por el piso, la salvación de las almas quien sabe donde la buscaremos. Duro relato, gratuito de odio y placer morboso. Mis estrellas muy bien relatado, tema fuerte . rulosodemonserrat
19-09-2014 Sí, ese cuento yo ya lo había leído...aunque la impresión de horror e impacto siguen siendo las mismas que la primera vez que lo leí. Esa "vieja" es una auténtica hija de la c********! Bien contado, carnal! Arenyndriel
18-09-2014 Ya lo había leído, lo reconocí desde las primeras letras. Me causa una gran inquietud el hecho de que puede que no se encuentre muy lejos de alguna realidad. Solo_Agua
17-09-2014 buen relato aunque macabro******** yosoyasi2
22-08-2014 me agrada, buen estilo y uso del lenguaje, me gusta como detallas las escenas ya que lo puedo imaginar perfectamente. Gracias por compartir! Gatosky_Frank
08-04-2014 No importa como, pero el crimen siempre se paga. Buen relato. ouacosta
13-03-2014 Buen relato. Bien hilvanado. Cargado de emociones. Malvada la mujer... Me pregunto...¿ Qué pasará con la silla...? Como es tan codiciosa, capaz que la venda en Mercado Libre. Genial su cuento******* pithusa
26-02-2014 Interesante prosa, vaya forma de asesinar, sin dejar rastros, y para eso, se necesita eso que la mujer de tu relato tiene. siemprearena
10-02-2014 Una trama muy tramada, jejeje... Muy impactante. Un gusto! monik_2491
10-02-2014 Me gustó bastante. No es porque sea del estilo que más me gusta, sino porque está bien hecho. ***** Alejandro-Granada
10-02-2014 Como bien dicen, suena a película.***** Solo_Agua
06-02-2014 Impactante! Este relato sería ideal para un cortometraje de suspenso o hasta de terror gore, por el sutil sadismo con que el pratginista es asesinado! Felicidades! Arenyndriel
06-02-2014 terrible manera de morir, torturado, traicionado... sin duda una tragedia impresionante adelsur
05-02-2014 Impactante!! Que buena forma de matar. Hasta donde llega la codicia... SAMBO
05-02-2014 El ser humano y su enigmático comportamiento. Buen texto, me gustó. Agostina
05-02-2014 ¿Quién puede odiar tanto y no saber que ese odio es liberador para el odiado? Sentimientos encontrados y tan egoístas sólo pueden ser malos para el poseedor de ellos. Al final sólo les quedan las manos vacías y un pequeño recuerdo de los celos despertados por un instante. Potente descripción de las pasiones humanas. ***** odliam
05-02-2014 me gustó a pesar que de pronto te das cuenta que el ser humano lleva un diablo grotesco adentro gianina1
04-02-2014 Un cuento muy al límite. El odio de ella se palpa, el dolor de él también. Llega un momento en que repele, pero no lo puedes dejar de leer. ikalinen
04-02-2014 Un relato estremecedor, mueve las fibras humanas de cualquier ser por malo que sea. La impotencia del hombre lo acabó de matar. Una historia cargada de pasión, aberrante, cruel. !Excelente! Estrellas infinitas ************** NINI
04-02-2014 Impresionante, me encantó tu genialidad!! Un abrazo. gsap
01-02-2014 Genial! sandyvalerio
28-01-2014 un gran cuento************** yosoyasi2
28-01-2014 Buen relato! Ojalá fuese un sueño, a quién le gustaría estar en esa silla? Felicidades. bamaka
28-01-2014 Te pa sas te!!!! ******************* sabiel
28-01-2014 Oye, esta genial. ¡Que sensaciones! Felicidades. Serpiente
26-01-2014 Genial si...me hiciste sufrirrrr!!!! ana_blaum
26-01-2014 Tal que silla elécrica... hipsipila
26-01-2014 Muy bien perfecto, te felicito...***** jose_concepcion
26-01-2014 Muybien contado, deja enseñanzas, abrazos y estrellas NELSONMORE
25-01-2014 Gracias por compartir. Me has dado un par de buenas ideas. Mañana mismo me consigo una silla bien recia y un par de mecates de marinero. Luego te cuento. ¡Esta vez no se me escapa la suegra! ZEPOL
25-01-2014 Excelente texto. Felicitaciones. kharey
25-01-2014 Más efectivo que la cámara de gas. Rentass
25-01-2014 Tu historia está llena de fuerza. Te metes en la escena, ves a los personajes, sufres... Genial**** senoraosa
25-01-2014 Perfecto!!! Me encantó fabiandemaza
25-01-2014 Pese a haberlo leído, la impresión que me causa es idéntica. Un relato excelente, formidable!!! ***** MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]