TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / tigrilla / UN NUEVO COMIENZO

[C:531155]

Hacìa ya dìas que le pesaba llegar a su casa. Al bajarse del camiòn su ànimo descendìa junto con èl y arrastrando los pies llegaba hasta la puerta de su morada, luego, con mano temblorosa, como de borracho, metìa la llave en la cerradura. No habrìa sorpresas, èl sabìa de antemano lo que encontrarìa. Con las prisas, nunca podìa limpiar y dejaba tras de sì la evidencia de su vivir: una taza sucia y migajas de pan en la encimera de la cocina, una toalla apestosa a humedad en el baño, una habitaciòn en desorden, -cama destendida incluìda- y ropa sucia tirada en el piso. Y Olga?...Olga estarìa sentada en la sala, tal como èl la habìa dejado por la mañana.

Entrò y pensò que de nada valìa ya esa mirada perfecta y azul que se estrellò con la suya. Fingiò no haberla visto y se dirigiò al refrigerador de donde sacò una cerveza; luego fuè y se desplomò en su sillòn favorito y todavìa fingiendo no mirarla, se puso a pensar....

La idea de un cambio le revoloteaba en la cabeza desde hacìa ya varios dìas. Mirò de reojo a Olga, quien con su nòrdica belleza, en un principio, le habìa hecho caer en la locura. Se sintiò mal al tener la certeza de que ya no la querìa, ella no tenìa la culpa, ella no habìa cambiado nada, era èl quien habìa mudado su sentir. Tomò un trago de cerveza y la mirò de lleno y nuevamente sus miradas se encontraron. Serìa posible que la volviera a desear? No, aquello era imposible y recordò con pesar las ùltimas noches cuando juntos en la cama èl no habìa podido hacerle el amor. Se levantò despacio y se situò detràs de ella en el sillòn. Le puso las manos sobre los hombros. -Oh querida, cuànto lo siento! luego le acariciò suavemente el cuello, pero de repente sus dedos se pusieron tensos y fuertes, como garras, ejerciendo cada vez màs y màs presiòn hasta que la estrangulò.

Depositò a Olga en la caja en la que habìa llegado hacìa ya algunos meses, -siempre las guardaba-, de un costado de la misma tomò el telèfono de la compañìa de muñecas Orient para ordenar una nueva compañera. Ahora serìa una morena alta y de grandes pechos. Mientras llamaba sintiò aliviado como la emociòn perdida regresaba a su ser. Volvìa a vivir.....

Texto agregado el 24-10-2013, y leído por 233 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
09-01-2014 Bello cuento amiga sendero
12-11-2013 Estupendo. Humor no sé si negro, pero amargo, muy amargo. El final, "Volvía a vivir...", inmejorable. Saludos. sespir
26-10-2013 Bien dicen que de todo hay en la viña del señor. Lo cierto es que tenía buen gusto el personaje :/ Gatocteles
25-10-2013 Me da gusto que estés de regreso y con un buen cuento de final sorpresivo. un abrazo. umbrio
25-10-2013 Inesperado ese cambio. Ya sabes que son los finales que me gustan. Mi parte preferida: la decandencia del hogar y la vida del protagonista. walas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]