TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vendettanonimo / La escolta de los perros

[C:512926]

Caminaba acelerado, como si una sombra
Propia lo persiguiese, como si las hojas
Le intentaran tocar los talones, como
Si los cuervos intentaran arrancar sus dedos,
Como llanto de niño asustado,
Asustado ante el reflejo fiel de las cicatrices
Que el destino había curtido en sus ojeras,
En sus manos
En el sudor que brotaba de su frente
De la frente de su hermana gigante,
Que secaba con pequeños dedos de rana
Flores que brotaban de las malezas
Botones que escapaban de las camisas rotas
Mi madre ladrando desde la ventana más alta de
La torre de los 283 días que estuve fuera
Escapando de la muerte que me buscaba, que me
Llamaba como un long play reproduciéndose eternamente
En un loop infinito de agujas que saltaban al
Ritmo del Agogó del salón de fiestas de una mansión donde
Rocinante galopaba fuerte y firme, golpeando con
Sus pezuñas cada uno de los parqués que estaban en el
Suelo, manchado de sangre que salía de mis narices, de
mis fauces que habían estado involucradas en la batalla,
en la pelea aquella donde el minero quiso robar las colleras
De topacio que estaban en mis puños, envueltos en el escondite
Oscuro, frío, húmedo de los pechos de aquella mujer que
Olía a lodo, a pasto recién cortado, a nubes de lluvia, a
Himno de un país que no quiero recordar, como escobas de
Verbenas que se recogen en un madero para sepultar
Las coronas que están sobre nuestras cabezas, como laureles
Que arden en un eterno fuego que está bajo nuestros pies,
En la antítesis de un sueño ultrasónico, golondrinesco, casi
Propio, pero también ajeno, candente, silencioso, trompético,
Azuloso.

Texto agregado el 17-12-2012, y leído por 108 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]