TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Donseba / Las sombras del guasimal

[C:508241]

En la década de los setenta del siglo pasado el batey sufrió una de las crisis más severas de alimentos y de bebidas alcohólicas de que se tenga noticias.

El compay Carralero plantaba su colador* en las sombras del guasimal** y allí, en torno a su improvisada destilería artesanal, se reunía lo más selecto del vecindario y entre tragos de licor y chupetadas de cigarrillos fuertes dejaban transcurrir apasiblemente la tarde,dándole rienda suelta al vicio y a la ociosidad.Era alcohol de tienda lo que colaba el compay Carralero.Era etanol,alcohol etílico de 96 grados,clasificado como alcohol desnaturalizado porque se le aplicaban aditivos especiales como el metanol para hacerlo desagradable al paladar y tóxico por demás.De antemano se sabía que este líquido no estaba hecho para beber, se usaba como combustible para el precalentamiento de las hornillas de queroseno,muy generalizadas en aquellos tiempos.La mayoría coincidía que si el alcohol de tienda no se le sometía a la depurada técnica de destilación que le aplicaba el compay Carralero la toxicidad de éste bién que podría destrozarle el hígado a un caballo El alcohol estaba normado a una botella de 750 mililitros por cada miembro del núcleo familiar y se traía en camiones pipa y se almacenaba en enormes tanques dispuestos en la parte trasera de la tienda.Para adquirirlo era menester presentar la libreta de racionamiento básico***,previo apunte en el cuaderno se despachaba rigurosamente el producto, o en su defecto,si el individuo era amigo del administrador,éste bién que podría tomarse la prerrogativa de resolverle, clandestinamente, una o dos botellas,en dependencia del grado de amistad que mantuviera con aquel.Más que encender hornillas el alcohol de tienda se convirtió en una alternativa a las carencias de licores y bebidas y constituyó,por mucho tiempo,la predilección de los moradores del batey.La necesidad provocó una ansia desaforada por la adquisición del producto,se lucraba con su venta, una botella llegó a cotizarse por encima de lo que ganaba un trabajador agrícola en dos semanas de intenso bregar en los campos cañeros.Las gentes perdía el juicio,arruinaban la paz de sus familiares, sus puestos de trabajo,se rompían vínculos matrimoniales,se cometían desafueros,adulterios,ilícitos y tropelías de todos los ordenes y calibres,por el simple hecho de consumir la bebida que genialmente preparaba el compay Carralero en las sombras del guasimal.Las vecinas insultadas fueron donde el representante del orden público a elevar una queja común contra el compay Carralero,artífice y único responsable de haber convertido parte del batey en seres pervertidos,vagabundos y viciosos y la otra porción en víctimas del mal proceder de los primeros,merced a las cualidades adictivas de su endemoniada bebida.Pero el representante del orden se excusó diciendo,a las agraviadas,que el susodicho ciudadano no cometía ilícito alguno y que trás una minuciosa pesquisa por quejas similares, surgidas anteriormente, se llegó a la conclusión que el compañero simplemente elaboraba lo que otros le pedían y que como había dicho,no se tenían evidencias de que vendiera**** siquiera una onza para su lucro y beneficio personal,por tanto se carecía de pruebas para acusarlo de que su actividad fuera calificada de hecho delictivo.Por temor a que los vecinos vandalizaran el deposito enclavado en las inmediaciones de la tienda y sustrajeran su contenido impunemente,se montó una guardia armada con fusil de alto calibre y bayoneta calada,que ejercía el ministerio de vigilancia desde la caida del sol y hasta principiar los claros del siguiente día.Pero las autoridades tuvieron que enfrentar una amenaza superior al ansia desmedida de los alcohólicos: una plaga de roedores.Se desconoce de dónde vinieron,pero llegaron en oleadas de cientos de miles invadiendo sembradíos de caña de azúcar,destrozando de múltiples dentelladas las gramíneas maduras,ocasionando pérdidas cuantiosas en el rendimiento fabril.Ocuparon los predios del batey,invadieron casas y escondrijos. Se atrincheraron en la tienda contaminando comestibles, poniendo en riesgo la salud y seguridad de los moradores del lugar ,no había una sola cosa que no hubiese sido requisada,sopeteada y trucidada por el accionar de los roedores,ni rincón que no fuera insalubre.El aire olía a inmundicias,era puro excrementos y orines de rata lo que se respiraba.Los vecinos alarmados,temiendo ser devorados vivos,pidieron ayuda a las autoridades sanitarias del municipio.Se actúo con prontitud y llegaron camiones repletos de comprimidos para combatir la plaga y se constituyeron brigadas voluntarias para regar toneladas de veneno aqui y allá.Las ratas estaban eufóricas,tenían abundante comida,el sebo distribuido fue bastante.Luego comenzaron a morir lentamente y hubo que recoger, como si fuese una cosecha de patatas, los cadáveres y hacer grandes piras que se quemaron en lugares abiertos,por temor al brote de epidemias.Cuando todo terminó y la plaga fue exterminada felizmente se recordaron que hacia semanas que no bebían y estaban sedientos y con ganas de festejar. Fueron todos allá...,con botellas de alcohol de tienda,a la casa del compay Carralero, a que le colara nuevamente en las sombras del guasimal,pero el compay no respondió y cuando se decidieron a entrar vieron lo peor: un cadáver,fétido, recostado a la pared, roido hasta los huesos....Nunca se supo,porque no se le practicó la autopsia, si falleció antes envenenado,tal vez, por una vecina agraviada o si fue devorado vivo por los roedores.


* A falta de cafetera para elaborar el café espresso se utilizaba el colador,era éste una funda de tela,en tu interior se depositaba el polvo de café y luego se le echaba el agua hirviente endulzada,previamente, con azúcar parda.Debajo una vasija recolectaba el humeante líquido.Los coladores no sólo se utilizaron para colar café,también se emplearon para filtrar el alcohol de tienda liberándolo de impurezas y sustancias tóxicas.
** Guásima: es un árbol frondoso que crece en los campos de Cuba.
*** Los artículos de uso y consumo se vendían normados y para ello cada núcleo familiar poseía una libreta con el nombre de sus integrantes y un casillero donde se apuntaba haciendo una cruz lo que se despachaba.
**** En el batey estaban prohibidas, por ley, las ventas.
(G.D.M) San Bernardino,15 de Enero del 2012.

Texto agregado el 14-10-2012, y leído por 158 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
20-01-2013 buenisima historia! hijadezeus
06-11-2012 Increíble narrativa. Como las historias contadas junto a las fogatas. Saludos. kone
22-10-2012 Tiene un estilo que no desentona con la narración, una ingenuidad aguda...*****!! achachila
14-10-2012 guauuuuuu, me fascino la historia Teb, te felicito calurosamente, riquisima narrativa, me recordo un cuento de Horacio Quiroga cuando unas hormigas se comen un cristiano je je je un abrazo hermano!!!!! 5 aullidos yar
14-10-2012 Me ha gustado esa historia por su contenido real, dramático y educativo. Muy bueno elpinero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]