TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / godiva / El proyecto

[C:499461]

En aquellos días, sus millones eran lo más importante para mí. ¿Para qué negarlo? Creo que soporté todo por ellos. Mi único objetivo en la vida era lograr que fueran míos.

No recuerdo cuando comencé a forjar los primeros planes para asesinarlo. La idea, al principio me habrá parecido absurda. Creo que luego empecé a degustarla, poco a poco como a un buen vino. Deseaba venganza: un plato que, según los expertos, se saborea mejor cuando está frío.
Resulta gracioso que alguien como yo hiciera ese tipo de analogías. Jamás he podido disfrutar de comidas o bebidas de ningún tipo. En realidad, desconozco cuales son mis verdaderos deseos. Me parece que soy una de esas mujeres que gozan cuando son maltratadas. Por lo menos, eso es lo que opinaba mucha gente sobre mí.

Ricardo comenzó a maltratarme al poco tiempo de casados. Primero algunos gritos, luego insultos, finalmente los golpes. Supongo que aquellas estrategias para eliminarlo comenzaron a germinar en mi mente luego de alguna de aquellas golpizas. Elaboré varias, pero a todas las fui desechando. Mi marido tomaba somníferos. Durante meses fantaseé con la idea de sustituir esas pastillas por otras, pero supuse que era demasiado arriesgado. Coloqué obstáculos frente a la escalera. Él solía levantarse en la oscuridad casi todas las noches; los ruidos lo obsesionaban. No dio resultado. Estuve a punto de contratar los servicios de un profesional. Por suerte me detuve a tiempo; era una locura.

Nuestra convivencia empeoraba. Sus celos eran insoportables; ya ni siquiera me permitía salir de la casa. Yo no toleraba más la situación. Sola, encerrada en mi lujosa cárcel, comprendí que estaba enloqueciendo.

Un día descubrí que entretejer aquellas ideas descabelladas era mi proyecto de vida. Su dinero dejó de interesarme; por fin tenía una meta importante que cumplir. Mi esperanza era concebir el plan perfecto. Cuando me di cuenta de que lo había conseguido, pasé mucho tiempo disfrutando mi triunfo por anticipado. En cierta oportunidad, hasta lo pospuse. Quería prolongar aquella sensación tan placentera que sentía.
¡Era tan sencillo! La cabaña del lago... pasábamos gran parte del verano allí. Nos gustaba realizar paseos en canoa. Ricardo no sabía nadar; en realidad el agua le daba miedo. Sabía que él no sospechaba nada. Me sentía poderosa; su destino estaba en mis manos. Mi plan era muy simple: iba a empujarlo en cuanto se descuidara. Imaginaba la escena: mi marido caería al lago, trataría infructuosamente de subir a la canoa…
¡Qué placer experimenté durante esos días!

Ricardo realizó un viaje por negocios al exterior. Aproveché para revisar los últimos detalles de aquel sueño tan largamente acariciado. Una y otra vez me regocijé al pensar en la desesperación de mi esposo; me reí de sus patéticos manotazos para no hundirse, disfruté al imaginar la angustia en su rostro.
Hice miles de conjeturas, soñé tanto… que hoy cuando recibí la noticia me sentí decepcionada. El avión que traía a mi marido de regreso cayó al mar… ya no hay planes, ni venganzas...La vida carece de sentido.






Texto agregado el 20-05-2012, y leído por 292 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
28-09-2013 Dicen los boxeadores que no hay sensación más desagradable que lanzar un golpe con toda el alma, y que se pierda en el vacío. Así debe ser la venganza malograda. Excelente tu cuento, narrado como debe ser, con la precisión requerida y la extensión justa. Felicitaciones. ZEPOL
16-01-2013 Excelente. Muy muy bueno. Felicitaciones... Teresa. 5* rigoberto
16-06-2012 Me has tenido en tensión todo el tiempo, señal de que el relato es bueno. Me intrigaba sobremanera "el momento cumbre", jaja pero diste un buen giro a la historia. Me ha gustado. Idaluz
24-05-2012 jajajaja... que vacío nos deja el rencor cuando el objeto hacia el que se dirige desaparece.... seroma
22-05-2012 Es una historia donde se desarrolla todo el proceso integrador de una buena narrativa. El desenlace final es de una originalidad sorprendente. Mantienes la intriga de manera cautivante. Simplemente, genial. SOFIAMA
21-05-2012 Ya te dije que es muy bueno. te lo vuelvo a decir. Beso./ rhcastro
20-05-2012 sigue.... pero luego uno se pregunta... Ella no quería irse, (no al menos sin la plata) Nada indica que no podía, y entonces uno deja de lamentarse por su "nueva vida sin sentido".... parece un "justo" castigo... Extraño cuento, muy "atrapador"... Felicitaciones Teresa!!! musas-muertas
20-05-2012 Godiva, me encanto tu cuento, tal como comente en el foro de criticas, es imposible no sentirse identificado con ella y hasta fabular asesinatos perfectos. De hecho uno siente la frustración de que le "quitaron" la presa. Tremendo el final "ya no hay planes, ni venganzas…mi vida no tiene sentido"... musas-muertas
20-05-2012 Excelente! Impecable narración, llena de tensión hasta el final. Esto me hace acordar a una señora vecina de mi abuela allá en Caruhe, el marido le pegaba, me acuerdo escucharle contar a mi abuela sus planes...lamentablemente el marido le ganó de mano y la mató a golpes nomás! hugodemerlo
20-05-2012 esta es la continuación del mensaje de abajo Bien escrito, con ritmo calzante y justa tensión que se resuelve en una desilusión de asesina frustrada. Algo desiquilibrada tu señora!! Bravo!!! ninive
20-05-2012 Este cuenro es excelente. El modo de presentar a la protagonista nos lleva desde el desprecio por su ambición hasta la empatía por su sufrimiento de mujer maltratada . Luego aparece la mujer vengativa que goza con la futura realización del crimen al punto de posponerlo. ninive
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]