TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / tora_tora / Código de honor

[C:487654]

Foro talleres

Inolvidable escena de película

Jonathan cursa el tercer año de Ciencias Físicas en una reconocida Universidad, gracias a sus sobresalientes calificaciones escolares obtuvo una beca estatal, hijo menor de madre soltera, cuyos escasos recursos económicos los obtiene trabajando en tiempos de cosecha, como temporera, y en la feria libre de frutas y verduras la mayor parte del año, cuatro hijos varones, cada uno, el fruto de amores esporádicos.

El hijo mayor trabajó como obrero de la construcción y completó sus estudios secundarios en un Liceo vespertino para luego ingresar como voluntario al Servicio Militar, los dos que le seguían solo alcanzaron estudios de enseñanza básica, no eran aplicados como su hermano mayor, había escasez y necesidades por lo que decidieron acompañar a la madre en su esforzado trabajo y de este modo permitieron a Jonathan hacerse dueño de su propio destino.

Su innata humildad además de su inteligencia y disciplina, provocaban en sus compañeros displicencia y el acoso permanente, él lo aceptaba, su compromiso era otro.

Al término del semestre académico, Jonathan y sus compañeros rindieron una prueba escrita, los resultados en general fueron nefastos y aprovechando un descuido del profesor, tres alumnos robaron las pruebas y las arrojaron en los sanitarios. Hubo confusión entre el profesorado y el Rector, comenzaron los interrogatorios, Jonathan había sido testigo del robo pero había recibido una calificación de excelencia, no ameritaba hacerla desaparecer, los verdaderos culpables eran intocables, sus padres, poderosos empresarios, benefactores del establecimiento estudiantil.

Al día siguiente del malintencionado suceso, el aseador de la Institución universitaria encontró los baños inundados, las pruebas sustraídas por los jóvenes habían estancado el paso del agua y flotaban en medio del desconcierto, informó la situación y la rectoría decretó un comité de disciplina.

Denunciados por una profesora que se encontraba muy cerca del área de servicios inoportunamente, fueron citados acompañados de sus apoderados los tres jóvenes culpables y Jonathan, que solo había estado en el lugar incorrecto en el momento menos adecuado.

El no contaba con un apoderado, se presentó solo ante el comité, esta situación posibilitó que sus compañeros responsables del incidente fueran mejor respaldados por sus acaudalados padres y el rector. Al ser interrogado y amenazado con el término de su beca, Jonathan musitó respuestas vagas, imprecisas, que agravaban la ira del demandante, pero él se obstinó en mantener reserva y fidelidad a su código de honor, no era un soplón, sus compañeros podrían esconderse en los bolsillos de sus padres, no vendería a nadie para comprar su futuro.

Inesperadamente alguien se sentó a su lado, en el sillón desocupado destinado a su apoderado.

_ ¿Y, usted quién es?_ Preguntó, muy molesto el Rector.

_Cabo de infantería de Alta Montaña Bryan Soto Loncomilla, hermano mayor de Jonathan, he venido a representarlo. Jonathan no necesita títulos ni bienes para ser un integrante más de ésta Universidad, él por si mismo ya lo es y lo han inculpado por una falta que no ha cometido, los verdaderos responsables sonríen con cinismo amparados por su condición social y económica, a mi hermano, ustedes, le están destrozando el alma.

Soy un sobreviviente de la tragedia en donde cuarenta y cuatro jóvenes soldados, más jóvenes que los que aquí se encuentran presentes, murieron congelados bajo una fuerte nevazón cordillerana, otros sobrevivieron para ser amputados, vi piernas congeladas, y brazos, y manos, pero no hay nada más desolador que un espíritu amputado, no hay prótesis para el alma.

Están ejecutando su alma porque no es un joven de su elite universitaria. El no va a delatar a nadie, y eso se llama integridad, coraje, eligió el camino correcto por el principio que conforma su carácter, su futuro está en sus manos, un futuro valioso.

Los hará orgullosos un día.

Lo juro_

Se produjo un silencio solemne al término del discurso del cabo Soto Loncomilla ante la Asamblea presente, el Rector que la presidía ordenó a los profesores reunirse privadamente para emitir su veredicto, ellos solo se agruparon sin alejarse del estrado, percibiendo en el secreto lenguaje de la mirada que entre ellos se transmitían, su coincidente resolución.

Habían escuchado hablar a un soldado, de honor, de la encrucijada entre el poder y la ausencia de valores, de cómo se forma un líder, de la educación y la templanza, de la fuerza de un alma intacta e inocente de los cargos imputados. Para ellos, docentes académicos, una disertación valerosa y sincera sobre una de las grandes verdades de la vida.

La libertad, la fuerza interior y la integridad que otorgan los valores morales, no se compran ni se venden, están escritas en el alma.


Película: Perfume de mujer

Texto agregado el 18-10-2011, y leído por 232 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
20-10-2011 ¡Excelente interpretación! Tu relato me ha llevado a ver la película y es francamente bella, como ha escrito girouette, un texto que entrega un mensaje, esos valores que pareciera, al menos en nuestro país, se olvidaron, el recuerdo a los conscriptos de Antuco, me emocionó, no tuvieron la suerte de los 33 mineros, un hecho lamentable recordándolos en un escrito para recordar. zimarron
19-10-2011 No recuerdo haber visto la película, pero si tu relato es el argumento, necesariamente la peli es buena, porque el relato tambien lo es.+++++ crazymouse
18-10-2011 Para no caer en la confusión, aclaro mi comentario anterior: Quise señalar que el relato rescata fielmente el mensaje de la película de marras y sobre la que se elaboró una variante. Salú. leobrizuela
18-10-2011 Palabras más o menos, es el argumento de Perfume de Mujer, con Al Pacino. Salú. leobrizuela
18-10-2011 Bella prosa amiga. Encendiste una luz en esta sociedad opacada por la corrupción. Recordaste a los mártires de Antuco (jóvenes llenos de esperanzas) que no tuvieron quien los defendiera. Te reitero Mis Felicitaciones Victoria; y te envío un abrazo lleno de estrellas. girouette
18-10-2011 Cierto. Muy cierto. Lo felicito. Con decirle que hasta mis zombies manejan un su cierto código de honor. YATAGAN
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]