TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Safi / Escapar de la Vida

[C:486242]

Pretendía dormir. Sí, pretendía. Voces, sonidos, pensamientos me aturdían y eso me frustraba mucho. Yo tenía los párpados pesados. No exactamente de sueño, sino más bien de aburrimiento y aplastamiento. Cargaba en ellos, tan delicados, el peso de todas mis preocupaciones y problemas, era natural entonces que sólo quisieran dejarse llevar y caer. Era lo mismo que yo quería, dejarme llevar, cerrar los ojos y sellarlos así, una eternidad a ciegas. Me parecía un pronóstico alentador, una vida sin ver el caos en que me había atrapado. Ese caos que sólo yo veía, por todos lados. Sonreí ante la sola idea. Vivir a ciegas, sería un regalo que estaría dispuesta a darme, una misericordia que sentía merecer, un perdón divino que podría concederme yo misma. Sí. Intenté relajarme, me acomodé en la cama, ésa que me gustaba tanto, que me hacía sentir flotando en el aire. Cuando mis párpados estaban a punto de cerrarse por completo, me detuve. Dejé de flotar, caí bruscamente y, aunque no creo haber dormido en realidad, me desperté. Tenía las sábanas enredadas, ahógandome y tironeándome por todas partes. Me resistí a ellas, como si verdaderamente me estuvieran sometiendo, tenía que defenderme, ellas me atacaban, querían hacerse conmigo y yo no les daría el gusto. En medio de un gran alboroto, logré librarme de sus garras. Las miré, vencidas arrastrándose por el suelo, qué despreciables. Y yo era su mascota. No. No, no, no y no! Tomé mi cartera, no tengo idea de para qué, y salí de la casa en ese mismo momento.

Era de noche, las luces de la ciudad iluminaban ese paisaje negro y húmedo... ¿Húmedo? Ah, sí, estaba lloviendo. Los colores de la urbe me emocionaron, empecé a correr hacia ellas riendo alocadamente, como si reír fuera una novedad, algo desconocido con lo que jugar. Recorrí calles y calles, miré tiendas, edificios, casas desde afuera, para que la lluvia me empapara, para gozar de su frescura. Todo me llamaba, todo tenía mi nombre, iba disparada de un sitio a otro con una curiosidad que jamás tuve.

De pronto un camino se abrió ante mí, llevaba cada letra de mi nombre en él, me rogaba que lo atravesara y yo no lo iba a hacer esperar. ¿Esperar? Ja. ¿Esperar qué? Una vida haciéndolo, esperando que todo ocurra, que la vida se suceda y acabe lo más amablemente posible. Me encaminé hacia ese sendero, caminé, corrí, salté, bailé como si fuera una niña. Noté que me alejaba de la ciudad, los edificios se iban perdiendo en un horizonte entre montes y árboles, y no me importó. También eso me alegró. Mi corazón me susurraba palabras de agradecimiento, me contaba que estaba aliviado, pero no me decía por qué. Mis párpados también me lo agradecían, me decían que por fin podrían abandonarse al descanso y yo estuve de acuerdo con ellos. Me recosté en la hierba mojada, mi sonrisa se convirtió en carcajada al ver mi cartera empapada, recordé que mi celular, entre otras cosas, estaba ahí. Me burlé y me tendí abrazando la tierra y el pasto que me acariciaba. Miré el cielo inmenso que lo devoraba todo, las estrellas que parecían tan pequeñas y que estaban tan lejos. Me sentí pequeña, entendí lo diminuto que era todo, mi vida, mi hogar, mis problemas. Mis cabellos se entremezclaban con la maleza, mis manos se dirigían hacia el firmamento, luego las dejé caer. Ahí estaba yo, se sentía tan bien ser sólo yo. Recordé en ese momento que no había traído las llaves conmigo, que probablemente no podría entrar a mi propia casa cuando volviera. Entonces me reí otra vez, muy ruidosamente. No tenía nada y tenía todo. Un mundo ante mí y para mí. Sentí la lluvia un momento más antes de que el sueño me invadiera y me tomara de rehén.

Texto agregado el 23-09-2011, y leído por 167 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-01-2013 A veces sólo es necesario ver las cosas desde afuera para contemplar una situación, para encontrarle sentido y un punto intermedio entre lo bueno y lo malo. Uno no puede escapar de la vida en realidad, sólo puede descansar un poco de ella, para volver a abordarla con más ánimo. Sólo espero que el relato no haya sido literal. Nihil_Darrenmal
23-09-2011 Maravilloso, me encantó, felicidades***** sirio
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]