TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pablopoeta / CONVERSACIÒN EN FACEBOOK

[C:479756]

CONVERSACIÒN EN FACEBOOK
(CUENTO)

El trabajo entró en punto muerto.
Abrí mi facebook casi por casualidad cuando buscaba una cotización en mi email.
Vi que había siete personas en línea, entre ellas estaba Ircania, mi amiga de la universidad, y decidí perder un poco de tiempo…

Julián: -¡Hola, mujer malita! ¿Qué haces a estas horas de desayuno y trabajo?
Ircania: -jajaja…De mala bajé a malita. Aquí tranquila.
Julián: -Sí, porque la verdad que rompiste el “malòmetro”.
Ircania: -jajajaja…No me hagas reír, soy una víctima de la maldad de muchos.
Julián: -Coñete, toy jarto
Ircania: -Toy jarto es un movimiento de protesta.
Julián: -La maldad se pone de manifiesto cuando somos ingenuos.
Ircania: -Así es. Yo soy una ingenua soñadora y loca. Nunca lo he negado.
Julián: -Yo hago a conciencia lo que creo que se puede hacer en función de la realidad que vivo, sin pasarme de la raya, para no ser afectado por los malditos, que los hay por millones.
Ircania: -Muy bueno, yo no tengo límites.
Julián: -Lo malo de eso, es que la ingenuidad va acompañada de una alta dosis de bondad.
Ircania: - Hablamos luego, tengo una torturante hija queriéndome matar por unos muñequitos.
Julián: -Bueno, yo no tengo ni muñequitos. Feliz día.
Ircania: -Es bueno tener hijos. Es como dice el anuncio: caóticamente hermoso.
Julián: -Bueno, en este tiempo, ya no sé que es mejor. Sólo espero la muerte como forma de cambiar al mundo.
Ircania: -No seas dramático.
Julián: -Jajajajaajajaja…
Ircania: -Ten al menos un hijo y alcanzaras la gloria.
Julián: -O el infierno. Es que no veo nada claro a la vista. No podría dormir, ni comer mientras mis hijos estén fuera. No podría vivir. Es mejor estar como estoy.
Ircania: -No seas extremista.
Julián: - Me moriría a diario
Ircania: - Sabes, no tengo más nada en el mundo, pero tengo una hermosa niña y otro que está a punto de nacer. No pu…, no pido más. Con eso basta.
Julián: -Para mí, un bebé sería el fin de la vida.
Ircania: - Sueño con verlos crecer rodeados de versos e incoherencias que un día empezaré a publicar.
Julián: - Imagínate, yo con un hijo a estas alturas, cuando me quedan apenas 50 años de vida (bromeo).
Ircania: -No es así, un hijo complementará tu vida.
Julián: -Creo que sería el fin de mi vida. Las mujeres de hoy manipulan al hombre que las preña.
Ircania: - No, Julián. No es manipulación. Hay mucha irresponsabilidad en los hombres. .. y en las mujeres. Yo he tenido que asumir y vivir cosas que nunca creí. Vivir sola con mis hijos fue algo que no planee, pero está pasando.
Julián: -A un hombre de mi edad lo exprimen, lo torturan; le sacan el jugo sin piedad.
Ircania: -No es verdad, es que no tienes que buscar un vientre sin madre. Hay muchas mujeres que valen la pena, como hay muchos hombres.
Julián: -Coñete, no aparece una como tú tan fácil. El lio es que para eso hay que enamorarse como tú.
Ircania: -Sí, yo soy una loca, y me enamore porque creí que la vida era como yo la soñaba
Julián: -Si lo hubiera sabido hubiera sido tu siquiatra. Es una lástima, que la vida no sea un sueño. La realidad es cruda.
Ircania: - Así es. Adiós…Ya no soporto más presión de mi hija.
Julián: -Si no hay qué comer, hay que tener dinero para comprar. Si no hay dinero, hay que buscar trabajo.
Ircania: -Así es…
Julián: -Si no hay trabajo, hay penurias…Si hay penurias, se acaba todo lo que vale, porque se pierde hasta la dignidad.
Ircania: -Y cuando te ves sola, que lo que ganas no es suficiente para solventar la vida, el amor se va al carajo.
Julián: -Un día te conté algo de una amiga (que en paz descanse).
Ircania: -Sí, me has contado muchas historias de mujeres.
Julián: -Cuando la conocí, ella vivía en un cuartucho estrecho, con todo en el mismo lugar. A las doce del día todo era calor, sofocante y pegajoso. Los niños escogían momentos como esos para llorar al mismo tiempo, o para joder la tambora. Ella hubiera sido una atleta de futuro.
Ircania: -Terrible...
Julián: - Pero se enamoró de un jodido. No pensó en nada, se lo dio todo a él y se quedó sin nada.
Ircania: -Así somos las mujeres cuando nos perdemos.
Julián: -Perdió su afición por los deportes después del primer bebé. Luego llegó el otro, y el otro…, y ya eran tres los chicos por mantener. La cosa se les puso difícil, y terminaron en aquel cuartucho de mala muerte…
Ircania: -Yo no quio…
Julián: -Ella dejó de sentir deseos por él.
Ircania: -No quiero tener más. Pienso poner límites aquí. Quiero luchar por los sueños que me quedan, aunque ya sean pocos.
Julián: - …Y comenzó a lamentar aquella vida junto a él. Por eso, comenzó a tomar en las bodegas. Dejó al marido. Era aún hermosa. Se fue a la “búsqueda” a las playas de Puerto Plata, en donde la infectaron de VIH.
Ircania: -Que lástima, sólo por un desgraciado.
Julián: -Ella infectó luego a un amigo que tomaba con ella. Infectó a su esposo (con quien se acostaba de vez en cuando).
Ircania: -El amor cuando se convierte en decepción y sufrimientos vuelve loco a cualquiera...
Julián: Yo estoy vivo porque ella no quizo contagiarme
Ircania: -Dios…
Julián: -Porque un día compartimos unas cervezas. Y la encaminé. Y yo quería estar con ella. Era una mujer tierna…
Ircania: -Tuviste suerte.
Julián: -…que llamaba a estar cerca de ella. Era muy tierna y cariñosa. No puta, ni frívola. Era comprensiva. El amigo más cercano de ella, cuando supo de qué murió se suicidó ahorcándose en su casa.
Ircania: -No creo que lo hacia pork quería. La vida obliga a veces a hacer muchas estupideces. Adiós…
Julián: - Ella me d…, dijo un día que la estrechez y hacinamiento destruyen el amor...
Ircania: -Eso es cierto. Ya no soporto esta muchachita. Hablamos luego. A mí me aayud…, a mí me ayudan…, pero casi todo... soy yo sola… y estoy harta.

Ircania está desconectado/a.

Terminó la conversación, y pasaron las horas. Salí del trabajo a eso de las tres de la tarde.
Al llegar a mi casa encendí la televisión y me puse a ver como andaba el mundo. Me impactó la noticia sobre tres jovencitos, casi niños, que habían asesinado a siete taxistas, y que fueron atrapados por la policía porque no advirtieron que su última víctima aún estaba vivo.
Cuando le preguntaron por qué cometieron esos crímenes, respondieron que por diversión, que a ellos les gustaba ver sangre. Nunca olvidaré sus risas mientras eran conducidos a la cárcel.
Esa tarde, no sé por qué recordé a Ircania luchando con su hija, y sentí pena por ella.
Ayer fui al mercado y compré un perro. Se llama Julián, como yo.


FIN

©Pablo Martínez
(Dominicano)

Texto agregado el 08-06-2011, y leído por 217 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
22-06-2011 Mucho diálogo para ser cuento carelo
14-06-2011 Yo entiendo, pero no me gusta qué la vida sea así :( y lo peor es que ésto es poco... Qué final tan cruel jaja Muy bien enlazadas las conversaciones, ameno texto. Gracias! solo_agua
10-06-2011 Me gustó y mucho, cómo de algo tan cotidiano como una conversación -en este caso en Facebook-, puede salir un cuento tan lleno de detalles, lamentablemente estos detalles hablan más sobre la decadencia humana que de otra cosa, lo bueno que al final se decidió por comprarse un perro, jaja. Muy bueno Pablo, ya sabes que siempre me gusta lo que escribes... ;) marthymp
08-06-2011 Tiene el mérito de crear, o recrear personajes reales, con vidas idem, como las nuestras, o que podrían serlo. Al final del día estamos hechos de retazos de conversaciones, de historias, online, que intentamos unir para darle sentido a la propia. Buen trabajo y gracias por invitarme a leer. NeweN
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]