TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / azulada / La niña de mis ojos

[C:463154]

Un día que llegué a mi casa con las narices ensangrentadas por el topazo contra una farola, mi madre me dijo, “lo ves, Julito, Dios te ha castigado por reírte de los pobrecitos que nacieron sin el agraciado sentido de la vista”.

¿Habéis hecho alguna vez la prueba de reconocer con los ojos cerrados a las personas de vuestro alrededor? Lo hacíamos en la escuela infantil. A mi este juego me encantaba. Era la única oportunidad que tenía de acariciar a Rosita. Recuerdo que la maestra me decía, “Julito, ahora eres un pobrecito ciego, con tus ojos vendados debes de acertar quien es el niño que tocan tus manos.”

Ya en aquel entonces más despierto tenía yo los otros sentidos que el don de la vista. De mi casa al colegio iba con mis párpados apretados, guiándome tan sólo del bastón del juego de mi ceguera fingida. Treinta pasos a oscuras y llegaba justo al callejón de la panadería. El efluvio del pan recién salido del horno me avisaba que era el momento de empezar a salpicar con la punta de mis zapatos el rugoso gris del zócalo de un grupo de casas. Después, la esquina, el taller de molduras. Allí el ruido del motor de la sierra de Perico el carpintero me avisaba de que estaba en frente de la farmacia. Mis ojos, sellados a cal y canto, intuían la fluorescencia de la culebra encaramada al inri de una cruz ensombrecida de verde. A continuación debía sortear tres verdes bancos de madera, adosados junto a la espalda de la vieja tapia del cine de verano. Luego mis manos golpeaban saltarinas el enrejado de la verja hasta tocar el vacío del aire. Daba cinco saltos con mis pies juntos. Abría mis ojos. Tras mi oscura caminata, por fin la puerta de la escuela amanecía ante mi vista recién levantada radiante como el sol de la mañana.

La maestra me vendaba los ojos con un paño azul oscuro. Escuchaba anhelante el terciopelo de su voz edulcorada, antesala de mi palpación gozosa, “Julito, tus ojos son ahora la punta de tus dedos”. Y mis manos abrían sus ojos de par en par como las compuertas de un pantano desbordado por el azul de sus aguas. Yo entonces me acordaba de haber visto a la luna pasar su mano silenciosa por el lecho del río, y con la misma suavidad detenía mis palmas temblorosas sobre los pómulos sonrojados de Rosita. Y, aún con los ojos tapados, veía como las pequeñas aletas de su graciosa nariz se ensanchaban de gusto. Mis dedos se enredaban en el azabache de sus cabellos. Y cuando la digital sonda de mi recreada curiosidad hurgaba la fresca gelatina del circunloquio de sus orejas, notaba como Rosita escurría sus hombros por las cosquillas intencionadas de mis tentadoras pesquisas. La suave tibieza de su agradable piel al instante me decía que aquella dulce cara era la rosa de mi niña preferida. El brillo de sus tirabuzones, el calor de sus mofletes, los latidos de su alma, todo lo que mis dedos veían me hablaba de la hermosa flor de Rosita. Pero yo no decía su nombre por retener con los ojos de mis manos más tiempo el placer de su aroma, el sabor a melocotón en almíbar. La maestra desesperada, me decía, “¡Julito, estás ciego, venga ya, abre tu boca y dinos lo que ven tus manos!”. Pero decir Rosita y perderla todo era lo mismo. Por eso yo disimulaba mi saber y a conciencia decía el nombre de otros niños para regodearme por más tiempo con el luminoso tacto de su piel apetecida.

No hubiera traído aquí este recuerdo de mi niñez sino fuera porque tan sólo hace unos meses un trombo alocado me dejó ciego por completo. De nuevo, pero de forma diferente, he vuelto a revivir aquellas experiencias infantiles. De no ser por aquellos juegos, hoy Rosa no sería mi mujer. Tampoco yo podría ver el mundo que me rodea si ella no fuese mi mirada, mi mundo. Rosa es mi báculo, la niña de mis ojos.

El ser invidente por supuesto me impide seguir trabajando como inspector de aduanas. Pero no hay mal que por bien no venga. Mi ceguera irreversible me ha habilitado para menesteres en los que, más que los ojos de la cara, se precisan los de la intuición, el vaticinio, el presentimiento.... Actualmente soy el zahorí de esta comarca. Por cierto el subsuelo de estas tierras es muy pródigo en aguas de alta calidad. Tuve que quedarme ciego para oír el dulce cantar de nuestros ríos subterráneos.

Texto agregado el 14-09-2010, y leído por 3339 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
10-10-2013 Muy tierno. Diría que eres un ciego afortunado. Rentass
15-01-2013 La niñez, una etapa que en la mayoría, añoramos. Lo has plasmado en este cuento, maravillosamente. elpinero
26-01-2011 Hermoso!!! admirable tu narración=D mis cariños dulce-quimera
18-01-2011 Bellísima historia, contada con esa maestría y dulzura que sólo la sabiduría de la vida puede expresar en esas palabras. Enhorabuena señor. Mil felicidades. tobegio
02-01-2011 Si me dejás, me gustaría compartirla con mis amigos de Facebook lilianazwe
02-01-2011 Esta belleza debería quedar plasmada en Braille y ser leída por no videntes. Tu sensibilidad y talento me conmueven profundamente. Gracias. lilianazwe
20-12-2010 Bellísimo una prueba de vida almidonado con amor mis ******sureñas!! sureana
12-12-2010 Que maravilla. Durante la infancia estamos abiertos a todo tipo de desarrollo, tal como las primeras células de un embrión son todas idénticas y sólo comienzan a diversificarse pasado un tiempo, en la infancia nuestros sentidos tienen la posibilidad de desarrollarse cada uno por igual, hasta que poco a poco la vista empieza a dominar a los demás que van atrofiándose. Bellísima historia, la leí y releí con mucho placer. loretopaz
25-11-2010 Precioso. Lo asumo como cuento y no relato personal, que si así fuera, deja de ser precioso para ser perfecto. De sentir se trata esta invitación que es la vida. NeweN
31-10-2010 Pero qué maravilla el encontrarte, Azulada!. Uno de esos placeres inesperados...***** MujerDiosa
30-10-2010 Bueno, a falta de nuevos trabajos, he releído este hermoso cuento, un zahorí, los hay de aguas, y los hay de talentos, no se si el zahorí de tu historia es medio biográfico, pero tu verbo, ese si que te es innegablemente bueno. koinonia
14-10-2010 Conmovedor, exelente. pampita
13-10-2010 Hace buen tiempo buscaba nuevos textos tuyos y me empecé a preocupar... Un gusto reencontrarte (aunque me dejas con otra preocupación, que espero sea imaginación) Saludos! achachila
11-10-2010 Son vivencias, quedan estampadas en la vida con la tinta indeleble del recuerdo, muy bueno, gracias por compartirlo koinonia
10-10-2010 El sentir a través de los otros, es una cadencia muy profunda, Las manos, los ojos, aquella invención preciosa De los Dioses… Los nombres y escuelas, Entre la leyenda, y la pausada realidad; nos cometemos Día adía.. Mis cinco Pentagrama_5_ Juan_Poeta
08-10-2010 Toca muy profundo y deja huella imborrable. piara
07-10-2010 Solo entré para ver lo que había, y me encuentro este espléndido relato ! ********** pintorezco
19-09-2010 Que bien escribes***** josepoeta1
19-09-2010 Una claridad inconfundible al leerte. Nos regalas un paseo fino y tierno de ese juego de niñéz y luego la la sabes enlazar con un presente igualmente tierno. inkaswork
18-09-2010 Bellísimo. Un personaje exquisito que no transporta a tiempos donde de alguna manera hacíamos estos juegos. Un cuento impecable. Un abrazo grande ***** flop
15-09-2010 Hermoso trabajo de placer leer***** 021259
14-09-2010 Un gusto leer algo tan hermoso, tan bien escrito. Un abrazo! galadrielle
14-09-2010 Ah, preciosa la escena de como alarga el momento de decir que es Rosita... encantadora y evocadora a más no poder. walas
14-09-2010 De esos textos que discurren suaves, sin aspavientos, que llegas al final sin darte cuenta, un arte al alcance de pocos. No hay mal que por bien no venga, gran verdad. Un cuento que le habría encantado a Tagore, seguro. walas
14-09-2010 Muy bueno, como todo lo que he leído de tu ingenio y creación. gamalielvega
14-09-2010 A mi entender el bien mas preciado de la prosa es la claridad y usted la ejecuta al pie de la nota. La capaciad de adaptación es sobrevivencia y sin duda el personaje principal lo lleva a lo magistral Un placer leerlo Rub sendero
14-09-2010 blog, perdón maria_eleonor
14-09-2010 Notable mi querido, notable, desde que lo leí en tu blig me cautivó, te lo agradezco enormemente que lo hayas colgado y te seguiré leyendo donde sea porque junto con mi amigo Noguera eres de lo mejor. maria_eleonor
14-09-2010 De lo mejor que he leído en la página.Fantástico.Un deleite. Filiberto
14-09-2010 Me paseo con los ojos abiertos por tu texto y se enreda mi vista en la belleza y la lujuria de tus letras. Tu trabajo, como siempre, es pulcro y el cuento en sí, precioso. Zahorí que, en su saber entrelazar las letras, en su sabiduría intuitiva, sabe manejar con certeza las varillas, el péndulo oscilante que escudriña, que perfora el pozo del alma del lector, hasta buscar en lo más recóndito de su ser, el elemento esencial del placer de la lectura. Es de agradecer encontrarse con tus letras, Juan, es sumamente agradable. Noguera
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]